5 consejos para conducir seguros cuando ha helado en la carretera

La época invernal en la que nos encontramos puede hacer que más tarde o más temprano nos tengamos que enfrentar a una carretera helada, por lo que vamos a darte cinco importantes consejos para que afrontes con seguridad una de las inclemencias meteorológicas más delicadas para la conducción.

El hielo es uno de los grandes enemigos de los conductores en invierno. Probablemente, estamos ante la inclemencia meteorológica más delicada a la hora de ponerse al volante, pues las placas suelen provocar pérdidas de control repentinas y bruscas, siendo muy complicado detectarlas mientras conducimos. Por ello, te vamos a dar cinco consejos para que puedas lanzarte al asfalto de la manera más segura posible durante esta época.

El coche en perfecto estado de revista

El coche siempre debe estar en buen estado, pero más si cabe en invierno. El frío no solamente nos afecta a nosotros, con lo que se vuelve más fundamental que nunca que nuestro vehículo esté preparado para afrontar lo que se le viene encima. Comprueba, si no lo has hecho ya, el estado de puntos tan críticos como la batería, los neumáticos -si instalas unos de invierno mejor que mejor- o las luces. Tampoco está de más que compres unas cadenas, aunque sea de las de tela. Nunca sabes cuándo te van a hacer falta.

Infórmate antes de salir a la carretera

Con Internet a mano como tenemos hoy en día es más que sencillo enterarte del estado de las carreteras por las que vamos a pasar. Consulta tu trayecto para que los posibles problemas no te pillen desprevenido, especialmente si éste incluye algún puerto de montaña donde siempre suele haber una climatología más adversa. Y si puedes viajar en las horas centrales del día, cuando el poco sol que tenemos ayuda a derretir las placas de hielo, mejor.

¿Cuándo aparecen las placas de hielo?

Si la temperatura ambiente es de 4 grados centígrados o menos, debes estar muy atento. A partir de ahí puede haber placas de hielo en la carretera, especialmente en zonas sombrías y húmedas donde las heladas hacen de las suyas.

¿Qué precauciones debo tomar?

Cuando sospechemos que pueda haber placas de hielo en la carretera debemos tomar una serie de precauciones al volante. La primera de ellas es reducir la velocidad, a lo que debemos unir un aumento de la distancia de seguridad con el coche de delante. También ayuda conducir en marchas largas para enviar menos fuerza a las ruedas y evitar patinazos. A esto último también ayuda el acelerar y frenar con mucha suavidad. Y a la hora de afrontar curvas, evita pegarte en exceso al interior.

¿Y si se me va el coche?

Una pérdida de control del coche puede recuperarse. Si es la trasera la que se nos va, debemos contravolantear, o lo que es lo mismo, girar el volante en el sentido opuesto al de la marcha. Si por el contrario perdemos la parte delantera -el coche deja de girar- hay que levantar inmediatamente el pie del acelerador y no caer en la tentación de pisar fuerte el freno. Es importante reaccionar rápido, pero con calma.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario