Abarth 124 Spider, descapotable, eficaz y divertido

Debo hacer una confesión. Cuando era un imberbe, mi pasión por Abarth era tal que guindaba las pegatinas que embellecían las zagas de muchos coches de distinto pelaje para trasladarlas a mis carpetas de estudiante. Ahora, he conducido un Abarth 124 Spider sin necesidad de afanarlo y con gusto lo hubiera hecho para prorrogar la diversión que me ha proporcionado este eficaz descapotable.

Ascauto (Fiat, Alfa, Abarth, Jeep)

La marca del escorpión que tanto me fascinaba de pequeño (pasión que no ha menguado de mayor) carrozaba para distintas marcas. Así, de 1949 (año en que se fundó), hasta 1959, suministró carrocerías para Ferrari. Pero en lo que más se distinguió fue en la puesta a punto de motores y elementos mecánicos, muchos de ellos para la competición, como sus afamados sistemas de escape. Sus renombrados ‘kids’ de preparación fueron solicitados por marcas como Porsche, Simca, Seat y, sobre todo, Fiat, potenciando sus mecánicas. En 1971, Abarth fue adquirida por Fiat, convirtiéndose en la sección de competición de la firma italiana, base de grandes éxitos. Uno de ellos es el 124 Spider, un descapotable con una pinta espectacular que no acaba en su deportiva ‘fachada’, pues su conducción es tan espectacular como excitante, sintiendo el apasionante glamur de la competición.

Bello y cautivador

Como apasionante es la estética de este automóvil que utiliza el chasis e interior del Mazda MX-5, en un acuerdo al que llegaron ambas marcas, carrozándolo cada una a su gusto, siendo más cautivador, a mí parecer, el italiano. Del Fiat 124 Spider (‘hermano mayor’ cuya máxima potencia son 140 CV, 30 menos que el Abarth), el protagonista de esta prueba se distingue estéticamente por su color negro intimidatorio, al igual que las llantas de 17”, las pinzas de freno Brembo en excitante rojo, tonalidad que aparece estratégicamente en muchos elementos, tanto interiores como exteriores, resaltando el carácter deportivo de este coche que cautiva nada más verlo, pues es realmente bello.

El interior es el del Mazda MX-5, diferenciándose por la identificación Abarth y el cuentarrevoluciones en rojo. Sea japonés o no (que lo es), el habitáculo es el que se espera en este tipo de vehículos, con un cuadro de mandos deportivo y no por ello deficitario en información, pantalla táctil de 7” con conectividad (opción con el pack Radio Plus) en el centro del salpicadero. Bajo ésta, los mandos de la climatización. Es un habitáculo bien acabado y con materiales de calidad. El puesto de conducción es perfecto, tanto por la sujeción del asiento calefactable (tipo baquet) de cuero bicolor (otra opción más), como por sus reglajes, al igual que el volante multifunción con las levas del cambio, en este caso el ‘Sequenziale Sportivo’ automático (2.000 euros) de seis velocidades y rápidas transiciones. Al ser un biplaza de apenas cuatro metros y 1,75 de ancho, no es muy amplio, como es obvio por su concepción, pero supera en habitabilidad a su hermano japonés.

La capota de lona es manual, siendo innecesario el motor eléctrico para recogerla y viceversa, pues es tan contenida que basta desanclarla del parabrisas y tirarla hacia atrás (maniobra fácil incluso para quien la fuerza no le acompañe) para retirarla, quedando encajada con una ligera presión.

170 CV para poco más de 1.100 kilos de peso 

Pero lo mejor, sin duda, está al apretar el botón de arranque. El espectacular sonido, grave y potente, que emite el sistema de escape Abarth Record Monza con dos salidas dobles a cada lado, es música celestial para cualquier ‘quemado’. Un bramido que no pasa desapercibido para los de ‘afuera’, al igual que el petardeo en las reducciones, haciéndonos sentir en una montura ‘racing’.

El motor 1.4 Turbo Multi-Air de 170 CV a 5.000 rpm, con un par de 250 Nm a 2.500, y el poco peso del conjunto, 1.134 kilos, ofrece una aceleración que te deja pegado en el respaldo del asiento. Tiene, además, dos modos de conducción, Normal y Sport. El primero, más ‘tranquilo’, mientras que el segundo aumenta las reacciones del pedal derecho (también los latidos del corazón) y de la caja de cambios automática, que son más rápidas, así como la sensibilidad de la dirección y el funcionamiento de los controles de tracción y estabilidad. Es posible que para este coche la caja manual sea mejor aliada que la automática probada, pues ofrece una conducción más ‘racing’ y directa, pero me lo pasé espectacularmente bien. El Abarth empuja desde abajo gracias a su magnífico par, a su sensacional relación peso/potencia y a la buena puesta a punto de todos sus elementos mecánicos, tanto la dirección, rápida y precisa, como los frenos, efectivos y con mordiente.

Punto y aparte es la tremenda estabilidad que tiene este deportivo que parece que circule por raíles, de lo aplomado y seguro que devora kilómetros a buena marcha. Y eso gracias a su perfecto chasis y elaboradas suspensiones, con un compromiso entre comodidad y efectividad de difícil parangón. Así, lo mejor para gozar de la conducción del 124 Spider es poner el modo Sport y disfrutar en carretera de montaña, que es el hábitat natural de esta máquina de devorar curvas. El responsable de tanta efectividad es el diferencial autoblocante, que sujeta el eje trasero sin perder eficacia. El control de estabilidad hace su parte al pisarle, tanto es así que de quitarlo deberemos ser muy cuidadosos con la ‘chancleta’ para que la zaga no nos adelante, que lo intentará a poco que nos pasemos. Bien por la dirección, de tacto preciso, y los efectivos frenos de disco de 280 mm.

El Abarth 124 Spider es pues un descapotable seductor, eficaz y divertido. Sus 170 CV son suficientes para sentir el placer de la aceleración en cualquiera de las seis relaciones del cambio automático. Y no es ‘gastón’: 7,2 l /100 km de media, llegando a los 8 litros en ciudad. El pero está en el precio, 38.000 euros, a los que hay que añadir las numerosas opciones de la unidad de prueba, superando entonces de largo los 40.000 euros.

Texto y fotos: José Mª Alegre

El Abarth 124 Spider desaparecido del configurador 

Si se entra en la página oficial Abarth, nos encontramos todos los modelos de la marca italiana, salvo… el 124 Spider, ausencia que cabe interpretar que no se encuentra a la venta en España. Dos son los posibles motivos, uno, la desaparición temporal o definitiva del modelo; el segundo, que se esté a la espera de la llegada del nuevo 124 Spider que releve al actual.

DESTACA

– Bello, eficaz y divertido.
– Prestaciones.
– Comportamiento.

MEJORABLE

– Habitabilidad.
– Maletero.
– Precio.

EQUIPAMIENTO

Airbag frontal conductor; Airbag frontal pasajero; Airbags de cabeza delanteros y traseros; Airbags laterales delanteros; Airbags laterales traseros; Antibloqueo de frenos (ABS); Arcos antivuelco tras reposacabezas; Aviso de cinturón no colocado; Capó activo para protección de peatones; Control de crucero; Control de estabilidad (ESC); Control de presión en neumáticos; Control de tracción; Desactivación de airbag de pasajero delantero; Diferencial trasero de deslizamiento limitado; Dirección asistida eléctrica; Distribución electrónica de frenado (EBD); Faros antiniebla; Faros de xenón; Fijación de silla infantil en asiento copiloto; Fijación de silla infantil en fila posterior; Frenos Brembo; Luz de conducción diurna; Mandos multifunción en volante; Ordenador de viaje; Reposacabezas activos; Retrovisores exteriores calefactados; Selector de modos de conducción; Sensor de ocupación asiento pasajero delantero; Suspensión deportiva; Volante con ajuste horizontal; Volante con ajuste vertical; Acceso y arranque sin llave; Aire acondicionado; Asiento del conductor con ajuste de altura; Asiento del conductor con ajuste eléctrico; Asientos delanteros con calefacción; Asientos delanteros deportivos Corsa by Sabelt; Botón de arranque; Cierre centralizado; Climatizador; Elevalunas eléctricos delanteros; Elevalunas eléctricos traseros; Encendido automático de faros; Limpiaparabrisas con sensor de lluvia; Luz de lectura delantera; Parasol acompañante con espejo de cortesía; Retrovisores exteriores con ajuste eléctrico; Retrovisores exteriores plegables eléctricamente; Temporizador de apagado de faros; Toma de corriente eléctrica de 12V; Alfombrillas Abarth; Faldillas laterales con remate negro; Luces traseras LED; Manillas de puertas pintadas en el color de la carrocería; Pedales en aluminio; Pinzas de freno en rojo; Tapicería de piel Abarth; Volante deportivo en piel; Asientos posteriores (segunda fila) abatibles; Maletero con iluminación; 4 altavoces; Cargador de CD; Conexión AUX; Navegador; Puerto USB; Radio AM/FM MP3; Kit reparapinchazos; Llantas de aleación de 43 cm (205/45 R17) Abarth Corsa; Alarma antirrobo; Capota de lona de accionamiento manual

Ficha Técnica Abarth 124 Spider

Motor: Gasolina, cuatro cilindros en línea, turboalimentado
Cilindrada: 1.368 cm3
Potencia: 170 CV a 5.000 rpm
Par: 250 Nm a 2.500 rpm
Velocidad Máxima: 232 km/h
Consumo (urbano/ mixto): 8,2 / 7,2 l/100 km
Emisiones CO2: 148 gr/km
Dimensiones: 4.054 / 1.740 / 1.233 milímetros
Maletero: 140 litros
Peso: 1.135 kg.
Cambio: Manual de seis velocidades
Depósito: 45 litros
Precio: 38.000 euros

Comentarios desactivados en Abarth 124 Spider, descapotable, eficaz y divertido

Catalogado como Pruebas

Comments are closed.