American Fest, Cheste. Whelen NASCAR Euroseries y Gran Premio Camión: “Drivers Start your engines”, Caballeros, enciendan sus motores….

1-alzamora-fin-de-fiesta

No se me ocurre una forma más elegante de iniciar una carrera de coches que esa frase. Es la ‘Whelen Nascar Euroseries’. Los pilotos dentro de las cabinas de esos coches que nos llevan a recordar los óvalos de carreras que tantas veces hemos visto en las películas americanas.

Suenan los himnos, el norteamericano en honor a la competición; el nuestro, en honor al país de acogida. Unas animadoras marcan sus pasos con pompones brillantes y entonces comienzan a retirarse de la pista mecánicos, azafatas y quien no deba encender el motor tras la orden del Grand Marshall.

Los semáforos lucen rojos y entonces se apagan. Me he quedado embobada viendo todo el proceso y un comisario corre a echarme del muro… Cruzo corriendo el pit lane y arrancan. Se escucha el estruendo de los motores. Desde la pared de boxes solo puedo escuchar el ruido. El muro me tapa la visión de todo. Entonces veo a unos mecánicos encima de sus pedestales improvisados, unas ruedas les elevan por encima del muro. La experiencia…

Vuelvo al muro y primer accidente en la NASCAR

Estos coches se rompen con facilidad y se arreglan con la misma sencillez, son de fibra y veo muchos de ellos con costurones de cinta americana. Y aguantan. Su interior es austero, pequeños cuadros y mandos, hasta los retrovisores son mínimos. Unas mallas hacen de ventanas y parece la jaula en la que los pilotos dejarán salir su parte más salvaje, la de ganar y competir.

Sus medios son mínimos, nada que ver con otras competiciones

Antes de salir del pit lane, los coches dentro de sus boxes, los pilotos en sus asientos, últimos retoques incluyendo arreglos de casco de última hora, apretones de mano, concentración máxima. Veo a nuestros pilotos, Borja García y Ander Vilariño, que ganará finalmente la competición.

En la NASCAR, hay mujeres piloto y aquí no hay medias tintas. Francesca, Gabriella… Dentro de los coches no hay diferencias. Los coches se comparten por dos pilotos y en los resultados vemos que hay manos iguales.

Tras el primer accidente y las vueltas detrás del coche de seguridad, salida lanzada. Esta vez no me echan del muro, aceleran delante de mí y el viento que provocan las bestias me mueve. Tenemos aquí esos coches que hemos visto en las películas americanas: Chevrolet SS, Ford Mustang, Dodge Challenger, Chevrolet Camaro, con las pegatinas de sus patrocinadores y muchos colores.

Cheste ha sido una vez más una gran fiesta del motor. La American Fest ha traído ese espíritu de carreras con un gran gozo para todos, incluidos grandes castillos para los chavales y juegos de la Cuna de Campeones. En Cheste el motor se lleva en la sangre. El Circuit de Valencia ha organizado un gran evento, con mucha gente disfrutando de los espectáculos dentro y fuera de la pista.

Camiones decorados, impresionantes, con sus dueños desfilando con ellos o matando el tiempo jugando con sus pequeños camiones teledirigidos a semejanza de sus hermanos mayores. En el área de restauración y mientras comes, un concierto rapero en el que se escucha: ”No solo hay coches, aquí también hay sentimiento” y la música te lleva a mover los pies.

Las Harley’s alineadas brillan al sol, con sus pilotos que van a entrar al circuito, con sus mejores galas. Veo como las moteras se ponen guapas, llevar casco no es impedimento, yo hago lo mismo siempre que subo en la moto, barra de labios y preparadas para dar ¡gasss! Me saludan y me voy a hacerles fotos mientras ruedan.

Es un no parar. Cuando pasas por el paddock, nuevos rugidos. En el recinto cerrado que han preparado para el Stunt, Emilio Alzamora y otros stunteros hacen diabluras encima de cualquier cosa, un car, un quad, una Ducati Panigale; en sus manos, motos que a los demás nos cuesta levantar, parecen de juguete. Me meto prácticamente dentro de la pista y huelo la goma quemada de las ruedas, piden aplausos, el speaker del acto, que hace girar su car como si tal cosa, dice: “Estas motos no van con gasolina, se alimentan de aplausos”, y la gente, que agolpa para ver el espectáculo, les alimenta con sus palmas.

2-cheste

Ambiente de circuito

Estoy dentro de la pista, en las zonas en que los fotógrafos se sitúan con las cámaras preparadas para cazar esa foto diferente. Todos sabemos las curvas en las que suele pasar algo, porque brillan en esos puntos los chalecos amarillos.

Ver camiones correr es una cosa. Ver una carrera de camiones a pocos metros, tan cerca, que tiembla el suelo, es otra. La pregunta es: ¿puede haber adelantamientos en una competición de camiones? La respuesta es: ¡Por supuesto que sí!

Se acercan por detrás y prácticamente empujan al de delante, si se pasan de la raya, los comisarios les penalizarán y les penalizarán con un drive trough.

Veo adelantamientos y la diferencia entre las marcas y su potencia. Y la gente aplaude al último. Despierta simpatías del público ver como se descuelga vuelta a vuelta y acabada la prueba, el divertido camión amarillo lo celebra. Orlando nos ha demostrado que un camión no solo adelanta, puede hasta hacer donuts en la pista, marcando rueda, poniendo a la gente de pie.

El espectáculo del último

Se alternan las carreras de Nascar y camiones, con pruebas de aceleración de clásicos: Mustang, Pontiac y los preciosos Corvette.

Veo la última carrera desde la grada, después de muchas fotos, de hablar con la gente del circuito y agradecerles su amabilidad como siempre, queremos disfrutar de la última disputa de camiones. La gana Antonio Albacete, con unas vueltas de infarto, perseguido por su rival, Jochen Hahn, y la gente le anima en cada vuelta. Es un gran espectáculo.

Nos despedimos del circuito. Última foto, a Adrián, el controller de la puerta del Media Center; en sus gafas se refleja el final de la jornada y le mando un saludo, aunque sea de Nikon ;-).

Debería haber una forma tan elegante de terminar las carreras como la del inicio del ‘Caballeros, eso es todo por hoy, apaguen motores y al siguiente circuito. El campeonato ha comenzado, que no pare el espectáculo.

¡Qué gran fin de semana!

Por Silvia González

1 comentario

Catalogado como Competición

Una Respuesta a American Fest, Cheste. Whelen NASCAR Euroseries y Gran Premio Camión: “Drivers Start your engines”, Caballeros, enciendan sus motores….

  1. Adrián

    jajajaja… ole! al final has puesto mis gafas… Te busqué en facebook Silvia… te mando un mensaje, y si puedes me envias las fotos que me hiciste! Gracias en FB soy Adrian Jaramillo. Saludossss

Deja un comentario