Audi A5 Coupe 2.0 TDI S Tronic Quattro: Irresistible

Audi A5 2.0 TDI S Tronic Quattro (frontal)

Pierde claramente en la faceta práctica con el Audi A4 pero, ¿quién puede resistirse a este cupé si no se van a utilizar frecuentemente las plazas traseras? Con el fantástico cambio automático S Tronic y la tracción total permanente Quattro, el agrado de conducción es mayúsculo.

Prueba realizada con BP Ultimate

Hechuras deportivas y un destacado compromiso entre comodidad y eficacia. El Audi A5 Coupe, con una notable anchura de 1.854 mm y una altura de tan sólo 1.372 mm, es uno de esos coches creados para distinguirse entre el asfalto y pensado para aquellos que no cuentan con obligaciones familiares y que no les importa perder aptitudes prácticas frente a una berlina de formato convencional. Su innegable belleza le hace acaparador de muchas miradas, pero el alemán no se queda en un brillante ejercicio de estilo, sino que cumple con exquisitez como rodador y también como devorador de curvas.

En el apartado dinámico, lo primero que hay que advertir es que no estamos ante un deportivo al uso, pese a sus formas. Por dimensiones y peso, su agilidad y su rapidez en los cambios de apoyo no son comparables a los de un A3, pero realmente se puede pasar por terrenos revirados a igual e incluso a mayor velocidad que con el compacto y teniendo la sensación de que el coche no se va a desbocar nunca. Los neumáticos opcionales con una gran anchura de 245 mm, la suspensión deportiva de serie (hay otra más racing, la S line, y una adaptativa) y la tracción total permanente Quattro, también con sobreprecio, provocan que, como se comenta muchas veces, el A5 vaya sobre raíles. La conducción debe ser muy, muy exigente para encontrar las cosquillas al modelo alemán.

Audi A5 2.0 TDI S Tronic Quattro (trasera)

Pero dejemos a un lado las curvas y gocemos de una calidad de rodadura superior. Más cómodo que un BMW Serie 3 Coupé y más sensible a las reacciones del volante que un Mercedes-Benz Clase C Coupé, el Audi A5 se convierte en el modelo más equilibrado de la terna, haciendo gozar a los pasajeros de un aplomo perfecto durante los viajes y de un interior en el que los ruidos aerodinámicos están muy mitigados, pese a que las ventanillas no llevan marco. Por puesta a punto, sumar kilómetros en el germano resulta todo un placer.

El opcional chasis adaptativo Audi Drive Select, con cinco modos de conducción: Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e Individual, permite variar, en nuestra unidad de pruebas, la respuesta al acelerador, la rapidez en los cambios de marcha y la asistencia de la dirección. Los cambios son perceptibles y van en función del tipo de conducción deseada.

En la ciudad, pese a no disponer de la misma visibilidad que una berlina más alta y con mayor superficie acristalada, no hay que poner mucha más atención en la conducción, excepto en las incorporaciones, pues la visión en diagonal hacia atrás es más bien limitada.

Audi A5 2.0 TDI S Tronic Quattro (interior)

Buenas prestaciones
En la gama A5, hay tres motores turbodiésel disponibles, de 177, 204 y 245 CV. Nosotros escogimos el de acceso a la gama TDI, de 2,0 litros y cuatro cilindros en línea (los otros dos son V6). Asociado al fantástico cambio automático de doble embrague S Tronic de siete velocidades, con modo Sport y manejo secuencial, empuja desde casi el ralentí y permite lograr destacadas prestaciones (ver ficha técnica). A diferencia de otros bloques de gasóleo que dan la potencia máxima a poco más de 3.500 vueltas, éste es elástico, pues hasta las 4.200 rpm no se logra esa cifra punta de 177 CV. Su sonido está muy mitigado en el interior y registra consumos plausibles: de media 7,5 l/100 km a ritmos normales, y premia con registros aún más bajos en terrenos favorables y siendo mimosos con el acelerador. De serie, el volante multifunción de tres radios no incluye levas para realizar los cambios, por lo que hay que rascarse aún más el bolsillo si se quiere la máxima diversión con el S Tronic, cuyo único pero es la falta de suavidad en las maniobras de aparcamiento si éstas se realizan en cuestas. Hay que ser muy cuidadosos con el acelerador para evitar que el coche se embale y golpee al vehículo delantero o al trasero.

Como suele suceder en las marcas premium, el fuerte desembolso por esta versión TDI S Tronic Quattro del A5, 46.880 euros, no garantiza un equipamiento muy completo. Para adquirirlo a gusto del cliente, hay que seguir invirtiendo dinero en packs y elementos opcionales. Las economías desahogadas se lo pueden permitir.

En este enlace hay información del Audi A5 Sportback 3.0 V6 TDI: http://quintamarcha.com/index.php/audi-a5-sportback-3-0-tdi-s-tronic-quattro-coqueto-y-estable

DEPORTIVOS. Nuestra unidad de pruebas contaba con los opcionales asientos delanteros deportivos, tapizados en Alcántara y cuero. Pese a su nombre, no implican una sujeción extraordinaria en curvas, sino que permiten un uso diario cómodo y cumplen, sin más, en terrenos revirados. Ambos tienen memoria y la regulación longitudinal, tras entrar o salir un pasajero trasero, se realiza de forma eléctrica, pulsando un botón. Con ellos, se viaja en una posición baja, suficiente para que incluso adultos de talla alta no sufran agobios en la cabina. Las regulaciones del respaldo, del reposacabezas y la lumbar también es eléctrica. Asimismo, la banqueta es extensible para que se pueda apoyar más más parte del muslo en ella.

Lógicamente, al ser un coche bajo (1.372 mm en su parte más alta), el acceso y la salida de estas plazas implica contornear más el cuerpo y hacer un mayor esfuerzo. Además, en el caso del conductor, hay que tener cuidado con la columna de dirección pues nuestra pierna derecha puede golpear contra ella. Dependiendo de nuestra agilidad, la operación será más o menos complicada. Hay que tener en cuenta que, respecto al A4 o al A5 Sportback, las puertas son más pesadas y que su apertura es más engorrosa si tenemos al lado otro coche o cualquier otro elemento. Una curiosidad es que el cinturón no tiene regulación en altura, algo que ya suele ofrecerse en la mayoría de los coches de última generación.

El mando MMI, situado entre los dos asientos delanteros, por el cual se gobiernan varios parámetros: navegador, Bluetooth, radio, reproductores externos, configuración del coche, etc, a través de una pantalla central a color, resulta más convincente a medida que pasan los días y memorizamos la posición de cada botón para no tener que desviar demasiado la mirada de la carretera.

DOS PLAZAS. Detrás, el A5 Coupe tiene dos plazas individuales con contornos bien marcados y salida de aire. Sirven, como mucho, para adultos de talla media (alrededor de 1,70 metros) porque ni la altura ni la longitud disponibles permiten más. El respaldo está lo suficientemente inclinado como para que la posición sea relajada. La conclusión es que el A5 Coupe no está pensado para que viajen frecuentemente más de dos pasajeros. De hecho, hay que pagar por los anclajes Isofix (100 euros), elementos que son de serie en practicamente todos los coches actuales.

AMPLIO. En contraste con las plazas traseras, el maletero del A5 Coupe sí que es amplio. Ofrece 455 litros de capacidad, que puede aumentar a 829 litros abatiendo los asientos traseros. Esta operación se realiza de forma sencillísima con dos tiradores situados en el cubículo (no hace falta entrar en las plazas traseras y accionar las clásicas palancas). Además la superficie de carga resultante es plana. Al maletero se accede a través de una tapa y no de un portón, por lo que, para coger el equipaje del fondo, hay que estirar bien los brazos. El Pack Maletero (115 euros), incluido en la unidad de pruebas, viene con dos redes, una principal y otra para el lateral, ganchos adicionales y toma de 12 voltios. Muy recomendable su adquisición. Como solución a un pinchazo, hay de serie una rueda de repuesto de emergencia, aunque también se puede adquirir un gel sellante con compresor (más fácil de utilizar, aunque sólo sirve para pequeñas fugas de aire, no para reventones).

TRACCIÓN QUATTRO. El sistema Quattro del Audi A5 Coupe está compuesto por un diferencial central que reparte, en condiciones normales de adherencia, un 40% del par motor al eje delantero y un 60% al trasero. Opcionalmente, hay un diferencial posterior deportivo (1.600 euros) que reparte el par de forma variable entre las ruedas traseras en función de las necesidades. Cabe recordar que la tracción 4×4 implica siempre mayor seguridad y no sólo en invierno. También en situaciones veraniegas, como un fuerte chaparrón, disponer de dos ejes motrices supone un menor riesgo de descontrol del coche.

PAQUETE TÉCNICO. Entre los numerosísimos elementos opcionales del A5 Coupe, hay que destacar el Paquete Técnico (1.570 euros) porque reúne la mayor parte de equipamiento que solicitan los clientes: faros de xenón plus, luces diurnas por leds, lavafaros, retrovisor interior fotosensible, cambio automático de luces largas a cortas y viceversa, control automático de velocidad, sensor de parking trasero y Bluetooth. Todos estos elementos, si se adquieren por separado, implican un mayor desembolso.

Nuestra unidad de pruebas también contaba con el apreciado Paquete Exterior S Line (2.000 euros), con parachoques delantero y trasero de diseño deportivo con elementos en gris platino, faldones laterales en el color de la carrocería y emblemas S Line.

Texto y fotos: F.M.

GAMA A5 COUPE: Desde 38.190 euros.

1.968 cc / 177 CV / 1.650 kg / 225 km/h / 7,5 l/100 km / 46.880 €

DESTACA:
– Equilibrio entre confort y deportividad.
– Conjunto motor TDI/cambio S Tronic/tracción Quattro.
– Calidad de rodadura.

MEJORABLE:
– Cuatro plazas/habitabilidad en las traseras.
– Acceso y salida del habitáculo algo incómoda.
– Rueda de repuesto de emergencia.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador trizonal; llantas de 17 pulgadas; equipo de audio con ocho altavoces; suspensión deportiva; retrovisores con intermitentes led integrados; sensores de alumbrado y lluvia; asientos delanteros regulables en altura y traseros abatibles; volante de cuero multifunción de tres radios; Start&Stop; sistema de recuperación de la energía; decoraciones en aluminio; reposabrazos delantero y trasero; cristales tintados, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); detector de fatiga; secado automático de los discos de freno; inmovilizador electrónico, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero longitudinal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.968 cc.
Potencia máxima 177 CV a 4.200 rpm.
Par máximo 380 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Total permanente.
Caja de cambios Automática, 7 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, electromecánica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras Multibrazo (ambos ejes).

DIMENSIONES

Peso 1.650 kg.
Largo/ancho/alto 4.626/1.854/1.372 mm.
Cap. depósito 61 litros.
Vol. maletero 455-829 litros.
Neumáticos 225/50 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 225 km/h.
De 0 a 100 km/h 7,8 segundos.
Urbano homologado 6,4 l/100 km.
Durante la prueba 7,5 l/100 km.
Emisiones CO2 139 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario