Barcelona Harley Days

Harley Days 2012

La cuarta edición de los Barcelona Harley Days superó en diversión y asistencia a las tres anteriores, pese a que éstas ya resultaron todo un éxito. En total, 21.000 Harleys procedentes de 20 países diferentes tomaron la Ciudad Condal, llenando las calles de colorido y sonido.

Ya desde el viernes, la Ciudad Condal se entregaba al grave sonido de los escapes de los bicilíndricos de Milwaukee, y poco a poco la metamorfosis se fue produciendo. Desde la mañana se podía realizar alguna de las rutas guiadas por los alrededores de Barcelona, que a lo largo del fin de semana llegaron a sumar más de 500 motos. 500 también, fueron los que tuvieron la oportunidad de probar alguna de las Harley que la marca tenía preparadas para la ocasión y darse una vuelta con ella por los aledaños de la montaña de Montjuic, y siguiendo con algunas cifras, alrededor de 600 fueron los que se montaron en alguno de los dos simuladores Jumpstar que había instalados, y que consistían en una Harley montada sobre rodillos y que podías arrancar, y meter marchas como si estuvieses conduciendo de verdad, pero sin moverte del sitio; una buena idea para que se puedan hacer una idea de lo que es conducir una Harley aquellos que todavía no tienen moto o, ni siquiera carnet.

También desde el mediodía del viernes comenzó la música en directo, algo que no cesaría ya a lo largo de todo el fin de semana, entre otras cosas debido a los más de 20 conciertos que ofrecieron las bandas de rock ganadoras del concurso de facebook de Harley Davidson, algunas de ellas realmente buenas. La fiesta para socios del H.O.G. en el Harley Bar se fundiría con la fiesta de todos los asistentes, que duraría hasta las dos de la madrugada, momento en que la música se acababa y nos mandaban a recuperar fuerzas para el día siguiente.

La mañana del sábado transcurriría como la del viernes, pero con mucho más ambiente, el goteo de motos que iban llegando al recinto era continuo y numeroso, los múltiples chiringuitos se veían cada vez más concurridos, el parking interior, reservado exclusivamente para Harleys comenzaba a mostrar el cartel de no hay entradas, la Plaza de España estaba totalmente tomada por miles de motos aparcadas en sus aceras…

Dentro del recinto de la Fira, el rock volvía a sonar, los encuentros con viejos amigos eran continuos y el calor reinante se combatía con unas buenas dosis de cerveza (eso sí, a precio de whisky irlandés), tanto en el asador texano como en el Harley Bar… cuyos camarer@s solo hablaban inglés ????

Desde las cuatro de la tarde, el parking Harley se convirtió en centro de exposición de las motos presentadas al Custom Bike Show, cuyo premio sería entregado a las seis de la tarde al pie del escenario de conciertos, que tras el parón para la entrega de premios, volvería a arrancar con el 2º Country Party, con diferentes conciertos hasta casi las doce de la noche.

Mientras, miles de curiosos, moteros de toda condición y harlystas en particular, paseaban de un lado a otro por alguna de las carpas, tanto harlystas como generalistas, que perfectamente diferenciadas, llenaban el recinto.

Lo anterior, el hecho de que miles de curiosos, moteros o no, harlystas o no, puedan acceder al evento y además, de forma gratuita, es sin duda la principal clave del éxito del evento y desde luego, una magnífica manera de llegar no solo a tus fieles, sino a quienes no conocen la marca, y esta fórmula, que ha demostrado su validez en Barcelona, ya ha sido exportada a Brasil, donde desde hace dos años se celebran los Río Harley Days… no quiero ni imaginármelo…

De nuevo, las dos de la madrugada llegaron antes de lo que todos los que estábamos por allí hubiésemos podido imaginar (lo rápido que pasa el tiempo cuando te lo estás pasando bien), aunque hay que reconocer, que no es mala hora para emprender regreso hacia la piltra, si al día siguiente quieres estar 100% operativo para volver a disfrutar de todo.

El domingo ofrecía el que quizás sea el momento más importante de todo el evento, el desfile de las banderas, y tras irse reuniendo en lo alto de Montjuic las ¡15.000! motos que en esta edición participaron en el desfile, este dio comienzo a un recorrido de 13 kilómetros por algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad, dejando a otro buen número de miles de viandantes con la boca abierta y el teléfono en las manos haciendo fotos de la impresionante caravana de harleys que una vez más, habían convertido Barcelona en la capital del mundo Harley.

Pero durante y por supuesto, después del desfile, la fiesta continuaba en el recinto, y este día estaba dedicado a Elvis. El rey del rock, que murió el 16 de agosto de 1977 a los 42 años, recibía, un mes antes del 35 aniversario de su muerte, un extenso homenaje en el que actuarían ocho de las mejores bandas imitadoras de Elvis, entre ellas, el británico Ben Portsmouth, coronado Mejor Elvis del Mundo en 2010. Tampoco faltó la carpa museo dedicada al cantante, en la que se podían ver algunas de las mejores fotos, portadas de discos y objetos relacionados con él.

De la misma forma que todo empezaba el viernes, poco a poco, el domingo (que eso sí, se alargó hasta las doce de la noche), fue devolviendo su imagen habitual a la ciudad, y de una en una, o en grupos de los más diversos tamaños, los bicilíndricos fueron enfilando la proa hacia sus lugares de origen, algunos realmente lejanos como Australia, Islandia o Arabia Saudí, además de todos los lugares de Europa.

Hubo mucho más, pero si te lo cuento, ibas a saber tanto como yo, y en cualquier caso no iba a ser lo mismo, por lo que te recomiendo que te reserves unos días (los más posibles, Barcelona bien lo vale), para asistir en 2013 al V Barcelona Harley Days, y créeme, da igual que seas harlysta o no, la fiesta, el evento, bien merece la pena para cualquier motero, aunque eso sí, si eres de los que está dudando respecto a las Harley estás perdido, caerás sí o si. Que lo disfrutes.

Texto y fotos: Miguel A. Fernández

 

Dejar un comentario

Catalogado como Motos, Noticias

Deja un comentario