BMW actualiza el X1 y lo asocia a más motores

BMW X1

Después de dos años y medio desde su lanzamiento y coincidiendo con su desembarco en el mercado estadounidense, BMW actualiza el X1 con una oferta de propulsores ampliada que va desde los 143 hasta los 245 CV. El todocamino alemán estará próximamente disponible.

En 2009 hizo su aparición el cuarto miembro de la familia X de BMW, el X1, con el objetivo claro de ser una alternativa puntero en el competido segmento de los SUV premium compactos. Desde entonces, se han adquirido más de 275.000 unidades en todo el mundo, un éxito de ventas que, junto con el inminente desembarco del todocamino alemán en suelo estadounidense y el inicio de la producción en China, ha propiciado que la marca bávara apueste por la actualización de este modelo.

El lavado de cara del X1 incluye ligeros cambios estéticos, como el frontal, que ahora luce un faldón de nuevo diseño y con más superficie pintada en el color de la carrocería que el de su antecesor. El protector de los bajos se ha hecho más prominente en la zaga para potenciar su robustez, y se han incluido faros rediseñados con luces de día por leds. El habitáculo, por su parte, destaca por un mayor número de elementos cromados, así como por la consola central, ahora más orientada al conductor.

En el apartado de la mecánica, lo más destacable es la ampliación de la oferta de propulsores con la llegada de un turbodiésel de cuatro cilindros en línea y 218 CV, que sustituye al de 204 CV, y que se incorpora al resto de niveles de potencia de este propulsor 2.0: 143, 163 y 184 CV. Además, se incluyen dos motores de gasolina turbo más: el primero, con una cilindrada de 1.997 cc y dos niveles de potencia (184 y 245 CV) y el segundo, un 2.0 de 150 CV.

Tanto unos como otros están disponibles con transmisiones, bien manuales o automáticas, de seis velocidades. De hecho, y exceptuando los sDrive18i, sDrive16d y sDrive20d EfficientDynamics Edition (este último, el más ecológico de la gama, con un consumo mixto homologado de apenas 4,5 l/100 km), el resto de versiones del X1 puede combinarse opcionalmente con una transmisión de ocho velocidades. Dependiendo de la variante, la tracción es trasera o total, en este caso con el sistema xDrive patentado por BMW.

BMW ofrece dos alternativas inéditas para configurar y personalizar el X1: la línea xLine, por un lado, y la Sport, por otro, que se unen al equipamiento de serie básico y al kit deportivo M, este último opcional.

El actualizado X1 incluye, como equipamiento de serie, dirección asistida electromecánica, indicador de cambio de marchas, compresor desacoplable del climatizador, modo Eco Pro y recuperador de la energía. En el apartado de seguridad, destacan, entre otros elementos, seis airbags, cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje en todos los asientos, programa electrónico de estabilidad (DSC) y control dinámico de la tracción (DTC).

En cuanto a los elementos opcionales, se encuentran, entre otros, navegador con disco duro y sistema de mando, techo panorámico de cristal, retrovisores (exteriores e interior) con función antideslumbrante automática, asientos regulables eléctricamente, sensor de lluvia, calefacción para el volante, activación y desactivación de las luces de cruce, cámara de visión trasera o control de crucero adaptativo.

El restyling del BMW X1 estará próximamente disponible en el mercado español.

J.A.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario