BMW M4 Cabrio: Pasión sin techo

BMW M4 Cabrio (frontal)

Pisar el acelerador y sentir el enorme empuje de un motor de 431 CV, y, todo ello, con el cielo por techo, es una experiencia reservada a los afortunados dueños del BMW M4 Cabrio, del que no hay fecha de comercialización.

En los últimos meses, las novedades de BMW son ya incontables (Serie 2 Coupé, X3, X4, M3 y un largo etcétera). La última en presentarse, la carrocería Cabrio del M4, con techo duro retráctil de tres piezas que se puede activar a una velocidad máxima de 18 km/h y que tarda 20 segundos en guardarse o desplegarse. El maletero varía de 220 a 370 litros según la posición de dicho techo.

Respecto al M4 Coupé es 253 kilos más pesado, pero 60 más ligero que su antecesor, el M3 Cabrio. Ello ha sido posible gracias al empleo de aluminio y plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC).

BMW M4 Cabrio (trasera)

Las prestaciones son ligeramente peores que las que logra la versión cerrada. El Cabrio acelera de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos con la caja de doble embrague DKG de siete velocidades (4,6 con la manual de seis marchas) y consume, de media, 8,7 l/100 km con la transmisión automática (9,1). El Coupé tarda, como mínimo, 4,1 segundos y gasta 8,3 l/100 km. En ambos casos, la velocidad máxima está limitada a 250 km/h (a 280 km/h con el paquete opcional Driver).

El motor es el ya conocido 3.0 de seis cilindros en línea con dos turbocompresores que desarrolla 431 CV. El eje trasero es el motriz y varían las dimensiones de las ruedas según el eje: 255/40 delante y 275/40 detrás, todas con llantas de 18 pulgadas.

El resto de información del Cabrio la comparte con el M4 Coupé.

Dejar un comentario

Catalogado como Novedades

Deja un comentario