BMW presenta el espectacular 3.0 CSL Hommage en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este

image

Entre estudios de diseño y auténticas bellezas automovilísticas del pasado reunidas en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este, BMW presenta su nuevo BMW 3.0 CSL Hommage, toda una declaración de intenciones para rendir homenaje al icónico coupé atemporal BMW 3.0 CSL de los años 70.

image

“Nuestros coches Hommage no son sólo una muestra de los orgullos que nos sentimos de nuestro legado, sino también de lo determinante que puede resultar el pasado a la hora de forjar el futuro”, asegura el vicepresidente senior del Equipo de Diseño de BMW, Adrian van Hoodyonk. “El BMW 3.0 CSL Hommage representa un guiño a los logros en materia de diseño ligero y rendimiento de su predecesor. Con una estructura ligera y unos materiales modernos, el 3.0 CSL Hommage trae consigo el carácter del modelo anterior hasta el siglo XXI con una apariencia nueva y excitante”, resume Hoodyonk al respecto de cómo abrodó el proyecto el equipo de diseño.
Las siglas CSL significan Coupé Sport Leichtbau (coupé, deportivo y ligero) y estaban destinadas a un coche aligerado predestinado a competir en los circuitos. Mientras que por los años 70 el material ligero era el aluminio, hoy se utiliza la fibra de carbono o el plástico reforzado con fibra de carbono PRFC aún más ligero. Materiales que hoy día para BMW no resultan ningún secreto, puesto que son líderes en la fabricación de estos componentes estructurales en los modelos M y especialmente en los modelos i.

image

El nuevo 3.0 CSL presenta un diseño que combina los genes de carreras con la elegancia de una berlina, generando una estética atractiva cargada de elementos característicos similares a los de su predecesor. Algunos de los paralelismos no se perciben inmediatamente, pero el conjunto sin duda evoca al original.

image

Su carrocería alargada está plagada de deflectores de aire, con potentes pasos de rueda y destacados alerones hacia el techo y la zaga. Elementos aerodinámicos clave para que el aire fluya de forma óptima por sus laterales. Las cámaras traseras sirven para reducir la resistencia aerodinámica, mientras que el tremendo alerón imprime más carga aerodinámica sobre el eje motriz trasero, mejorando también la transmisión de potencia.
El frontal irradia pura potencia, con uno de los frontales más anchos y bajos de la gama BMW. En el centro los amplios riñones se elevan ligeramente en alusión a las entradas verticales del clásico, otorgándole un aire de calidad y exclusividad. Cantidad e fórmulas innovadoras se dan la mano en este nuevo 3.0 CSL Hommage, como una combinación de la luz láser y la tecnología LED que presentan una imagen gráfica vanguardista, así como un innovador motor de 6 cilindros con eBoost. En el paragolpes una moldura en fibra de carbono se coloca entre el morro del coche y la carretera, creando un muy particular morro de tiburón.

image

El lateral equilibra la marcada línea atlética del frontal y la trasera. Una amplia distancia entre ejes y un morro alargado estiran la silueta del Hommage. Una línea horizontal negra rodea el vehículo rindiendo homenaje al original, un rasgo distintivo del 3.0 CSL, así como sus espectaculares aletas ensanchadas. La línea de techo es muy particular, dividida en partes hasta la zaga, como lo hiciera el 3.0 CS de la época. Se corona el aspecto con llantas de aleación de 21 pulgadas en color negro mate o en versiones bi-color muy brillantes, así como con las salidas de escape laterales dobles por delante de las ruedas traseras.

La zaga es la zona más musculosa del conjunto, con superficies generosas y elementos horizontales que acentúan su anchura. Las luces traseras tienen un atractivo especial, gracias a un tira de LED colocada sobre el alerón y que une los pilotos traseros, creando así un dibujo impresionante en la oscuridad. El faldón trasero incorpora un difusor en PRFC y le aporta una imagen brutal.

El interior presenta un diseño muy ligero propio de las carreras, que emana sofisticación por los cuatro costados. Cada elemento está ahí por verdadera necesidad, con un diseño específico en función de la conducción y con una calidad extrema. El interior está completamente realizado en PRFC, excepto en el panel de instrumentos transversal que muestra una moldura de madera, de nuevo una referencia al anterior 3.0 CSL. Tras un volante tipo aviación partido con agarres a los lados en forma de joysticks, emerge una pantalla digital con los colores azul y rojo típicos de la deportividad en BMW, en la que muestra el nivel de carga del eBoost del motor así como información relacionada con la conducción, como la velocidad, las revoluciones o el momento del cambio de marcha.

Los asientos son bacquet evocando a la competición, con costuras de alta calidad y cinturones de 6 puntos de anclaje. Los únicos elementos en la parte trasera son dos cascos integrados en el túnel de transmisión, que se sostienen con un cinturón. En el lugar del asiento trasero se encuentran las cubiertas de los acumuladores de energía eBoost, con LEDs longitudinales que crean un impresionante efecto 3D.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario