BMW se enchufa a los coches eléctricos con el i3

BMW abre una nueva era con el i3, turismo de energía eléctrica exclusivamente. Con este modelo, el fabricante alemán se enchufa a los coches ecológicos aportando, además, soluciones novedosas, como los materiales empleados para aligerar su peso.  Su potencia es de 170 CV y puede llevar un motor de combustión para recargar la batería. Desde 35.500 euros. (Ver vídeo).

No es un coche más. El i3 es la apuesta eléctrica de BMW para situarse arriba en la apasionante carrera por cambiar el modelo de movilidad urbana y el de los desplazamientos en general. No hay que ser un lince para adivinar que en no mucho tiempo los coches eléctricos serán una realidad en la reducida oferta actual existente en el mercado automovilístico. Y tampoco hay que ser un vidente para asegurar que no habrán de pasar muchas generaciones para que los coches y motos funcionen con esa energía, comentando entonces con asombro que en tiempos anteriores los vehículos hacían ruido y contaminaban. En ambos casos, BMW está presente, en cuatro ruedas, con el modelo que nos ocupa, el i3, y en dos, con el C Evolutión, maxiescúter totalmente eléctrico que acaba de ser presentado (se pondrá a la venta en la primavera de 2014) y que señalan el camino a seguir.

El BMW i3 es un turismo de cuatro plazas y motor eléctrico de 170 CV, que ofrece una versión (Range Extender) que lleva un motor de combustión de dos cilindros y 650 cc (es el utilizado por los maxiescúter de la marca, los C 600 Sport y C 650 GT) que sirve únicamente para recargar la batería, aumentando su autonomía en 100 kilómetros más (300 kilómetros en total). Sin él, se pueden hacer 150 kilómetros en la modalidad de conducción Normal, 20 más si se conduce con la Eco-pro y otros 20 kilómetros con la Eco-pro+, modos de utilización del coche que vienen de serie. A estas distancias hay que sumar los 100 kilómetros más si optamos por la versión de autonomía extendida ya citada y cuyo coste es 4.500 euros.

BMW i3 (frontal)

Las prestaciones del motor eléctrico deberán proporcionar grandes satisfacciones a su conductor (la presentación fue estática). Con un par de 250 Nm casi desde parado, el i3 pasa de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima limitada es 150 km/h, con una recuperación de 80 a 120 km/h en 4,9 segundos. Cifras que da en silencio y con consumo y emisiones cero, ¿alguien duda de que el futuro de la movilidad en ciudad y fuera de ella está en los vehículos eléctricos? La carga de la batería del i3, que se realiza a través del enchufe de casa, tarda entre 6 y 8 horas, y sólo 30 minutos con la función opcional AC/DC, por la que hay que abonar 750 euros.

Con una longitud de cuatro metros (3.999 mm), 1.775 de ancho, 1.578 de alto y 2.570 mm la batalla, el i3 tiene un peso contenido de 1.195 kilos en vacío (1.390 kilos con el motor de gasolina). Tal frugalidad es el resultado de la utilización de materiales ligeros, aunque no por ello menos resistentes, al contrario, como la fibra de carbono en la construcción del habitáculo (lo que ha reducido su peso un 50%) y el aluminio en la del chasis. El motor está situado en la parte trasera y la tracción, al igual que en todos los modelos de la marca alemana, en el eje posterior, preservando de esta forma el sello de identidad de los modelos de la casa.

BMW i3 (interior)

Para no penalizar la habitabilidad de la cabina ni la capacidad del maletero (260 litros y 1.100 litros con los respaldos traseros abatidos), al que se accede batiendo el portón trasero, la batería se ha situado repartida bajo el habitáculo, solución que, además de ganar espacio, da mayor estabilidad al vehículo al bajar su centro de gravedad. De ión-litio, está formada por ocho paneles muy delgados e intercambiables, por lo que si alguno de ellos necesita ser sustituido, se hace sin necesidad de cambiarla en su totalidad, como sucede en otros modelos de la competencia.

El interior del i3 está homologado para cuatro personas. Para acceder a él, hay que abrir las puertas delanteras, liberando entonces las de atrás (como sucede en el Mazda RX-8: las puertas de conductor y acompañante se cierran sobre las posteriores). Este sistema permite ahorrarse el montante central, facilitando la entrada a las plazas posteriores, que gozan de un suficiente espacio para las piernas y, sobre todo, para la cabeza, pues el BMW tiene el techo alto. Las delanteras son cómodas y el puesto de conducción es amplio. El volante se regula en altura y profundidad. Los relojes del cuadro se han sustituido por una pantalla que informa de la velocidad, autonomía, estada de carga, etc. En la parte central del salpicadero, el sistema de aire acondicionado, y sobre él la pantalla del navegador, con la que se puede interactuar gracias al sistema ConnectedDrive de BMW.

En la consola central, destaca la ausencia de la palanca de cambios, pues el i3 sólo tiene dos velocidades, adelante y marcha atrás (D, N y R), que se activan desde una palanca situada tras el volante. Para subrayar su carácter eminentemente ecológico, el interior se ha revestido con materiales renovables tratados de forma natural, como la madera de eucalipto de poro visto, el cuero curtido con derivados de la hoja de olivo y la lana como aislante térmico. El resultado es una cabina elegante, muy acogedora, de gran luminosidad, con colores agradables y nada estridentes y perfectos acabados.

BMW i3 (detalle)

Estéticamente, el i3 sorprende. Y lo hace porque, salvo la parrilla frontal, que conserva  los clásicos riñones de la marca que le identifican, no guarda parecido alguno con ningún modelo del fabricante. Aunque no supera los 4 metros, su anchura y envergadura lo hacen parecer mayor. Se le ve musculoso y aplomado. Destacan las formas curvas, los robustos paragolpes, los pilotos de la zaga incrustados en el portón y las ventanillas traseras, más bajas que las delanteras para que los ocupantes dispongan de mayor visibilidad. Un coche que, aunque circule sin hacer ruido, no pasará desapercibido.

BMW i3 (baterias)

Con tres niveles de equipamiento, el BMW i3 se pondrá a la venta el próximo mes de noviembre en nueve concesionarios de la marca: Madrid (2), Barcelona, Valencia, Alicante, Asturias, La Coruña, Málaga y Vizcaya. También se podrá solicitar a través de Internet. Para su adquisición, 35.500 euros la versión con motor únicamente eléctrico, y 4.490 euros más la Range Extender, BMW ofrece la posibilidad de financiar el i3 con una entrada de 7.854 euros, 35 cuotas de 399 euros y un pago final de 17.900 euros. Al contrario que otros coches eléctricos, los precios apuntados incluyen la batería (que cuenta con una garantía de 100.000 kilómetros u ocho años). En otros casos, como los Renault Zoe y Fluence, la batería se paga aparte con un alquiler mensual y si se trata del Nissan Leaf, puede utilizarse la fórmula anterior, la del alquiler de la batería, o bien abonar 5.900 euros por su compra, a los que hay que añadir los 18.500 euros que cuesta el modelo.

Dejar un comentario

Catalogado como Presentaciones

Deja un comentario