Chevrolet Corvette Stingray: Pasión yanqui

Corvette Stingray

Uno de los deportivos con más tradición de los yanquis es el Corvette, cuya última entrega añade la denominación Stingray. Dotado de un propulsor V8 de 455 CV, presenta interesantes cambios estructurales y de diseño. En Estados Unidos se venderá a partir del próximo verano.

Muchos años de historia hay detrás del Corvette, hasta el punto de ser uno de los deportivos de procedencia estadounidense más conocidos y también deseados por los clientes europeos. La última entrega, con apellido Stingray incluido, acaba de ser desvelada por Chevrolet y llegará al mercado yanqui a partir del próximo verano.

El nuevo modelo presenta casi las mismas dimensiones que su antecesor, con la salvedad de que ha aumentado ligeramente la distancia entre ejes hasta los 2,71 metros. Mide 4,50 metros de longitud, 1,88 de anchura y 1,33 metros de altura.

El motor es un gasolina atmosférico 6.2 V8 de 455 CV que ha recibido interesantes modificaciones: es de inyección directa y cuenta con el sistema de desactivación de cilindros (cuatro de ellos se desconectan cuando la exigencia de prestaciones no es alta). Los cambios asociados son un manual de siete velocidades (también el Porsche 911 tiene una transmisión con ese mismo número de marchas) y un automático, por convertidor de par, de seis.

El aluminio continúa siendo el principal material en el Corvette (aunque también hay piezas de plástico y de fibra de carbono), que ha visto reducido su peso hasta aligerarse 45 kilos. Las suspensiones continúan siendo estructuralmente las mismas, aunque se han modificado algunas piezas en ellas.

El Corvette permite modificar al conductor la puesta a punto con un mando denominado Driver Mode Selector, que varía la respuesta al acelerador, la asistencia de la dirección, la dureza de la suspensión, la permisividad del control de estabilidad, la gestión electrónica de la mecánica, etc.

En el habitáculo se estrenan asientos (hay unos para usar en circuitos), volante e instrumentación con pantallas digitales. Además, ahora es más completa la información que se proyecta en el parabrisas.

La versión más deportiva se llama Z51 y viene con diversas mejoras respecto a la convencional: suspensión variable por corriente eléctrica, frenos más potentes, diferencial trasero autoblocante, etc.

Dejar un comentario

Catalogado como Novedades

Deja un comentario