Citroën pone a prueba su nuevo WRC para 2017

Citroen-1

La temporada 2017 será el comienzo de una nueva era para el Mundial de Rallyes -WRC-, con lo que los participantes ya empiezan a desarrollar sus armas para entonces. Uno de ellos es Citroën, que se ha desplazado hasta tierras portuguesas para continuar con la puesta a punto de uno de los vehículos que pretende aspirar a todo.

Tres semanas después de su primera aparición en Francia, Citroën Racing continúa con el desarrollo de su World Rally Car 2017 en el sur de Portugal. Después de enfrentarse a una meteorología variable, Kris Meeke y Stéphane Lefebvre han acumulado muchos kilómetros durante cuatro días de pruebas, antes de disputar el Rallye de Portugal de esta temporada. Llevar dos programas paralelos, uno mirando el presente y otro el futuro, es más necesario que nunca ante un cambio de normativa como el que se avecina en 2017.

“Estamos contentos por habernos encontrado unas condiciones variables ya que así hemos podido probar diferentes reglajes y ver la capacidad de resistencia de la carrocería cuando hay mucho barro”, explica Laurent Fregosi, director técnico de Citroën Racing. “Durante los test nos habíamos planteado muchos objetivos. Queríamos comprobar la fiabilidad de varios componentes. El kilometraje realizado por cada pieza se analiza para asegurarnos que cumple con las especificaciones. Además hemos trabajado centrados en el rendimiento y el confort de marcha”.

Citroen-2

Tras graduarse en Ingeniería en el INSA Lyon, Laurent Fregosi fichó por Citroën Racing en 1995, cuando el ZX Grand Raid dominaba en el Dakar. Ha trabajado en todos los proyectos de rallyes desde el Xsara Kit-Car. Nombrado responsable de chasis en 2005, Laurent ha tomado el cargo de Xavier Mestelan-Pinon a principios de 2016. Lleva más de año en el programa de 2017, que va a dar lugar un coche del que el propio Fregosi nos cuenta lo siguiente: “Ver nuestro World Rally Car terminar dos largas sesiones de test sobre terrenos difíciles sin haber encontrado problemas importantes, es muy satisfactorio y supone una gran recompensa para aquellos que han estado trabajando en el proyecto durante más de un año. Como siempre, comenzamos diseñando unas especificaciones basadas en la reglamentación de la FIA y en los objetivos de marketing de la marca. Una vez que elegimos el modelo base, recuperamos los datos CAD para definir el diseño de los componentes principales: motor, transmisión, depósito de combustible, ruedas de repuesto, etc. El diseño del arco de seguridad se deriva de todo esto así como de la posición de piloto y copiloto”.

Citroen-4

Una vez que el equipo de diseño hizo sus primeros bocetos, se puso a diseñar cada uno de los componentes: “El enfoque es siempre el mismo: se diseñan componentes duraderos, luego los ligeros, y después se busca ajustar y bajar el centro de gravedad. Se les pide opinión a todos los que tienen relación con el vehículo: piloto y copiloto, además de ingenieros y técnicos. Todavía necesitamos mejorar las piezas que pueden ser reemplazadas en las asistencias”.

“Como siempre, el trabajo se realizó teniendo en cuenta la experiencia adquirida en los últimos veinte años al mayor nivel del mundial de rallyes. Pero enriquecemos aún más nuestra base de conocimiento con los test de desarrollo del muleto del DS 3 WRC”, comenta Laurent Fregosi. “Tras reducir el desarrollo en 2014, hemos querido probar nuevas soluciones para el futuro. Utilizamos un motor del Citroën C-Elysée WTCC, lo que significa que el coche tiene la misma potencia que la del año que viene. También hemos probado los últimos sistemas de suspensión”.

Citroen-3

Una vez aprobado por la oficina de diseño, los dibujos se entregan a los diferentes talleres (transmisión, suspensión, dirección, frenos, electrónica, componentes plásticos, etc.) para su fabricación y posterior montaje. En menos de un mes el montaje del primer prototipo requirió el trabajo de varios equipos: “Fue un momento crítico porque nos llevó mucho tiempo la fabricación de algunos componentes. En los talleres los técnicos trabajaron muy duro para estar listos en la fecha que teníamos previsto. Aunque hemos realizados dos sesiones de pruebas, esto sólo es el comienzo. El analizar los datos y los comentarios del piloto nos ayuda a desarrollar la técnica y elegir así las soluciones más eficientes. Al mismo tiempo estamos preparando un segundo coche, que pronto utilizaremos para realizar pruebas sobre asfalto. Esta forma de trabajo, que afecta a todas las áreas desde el chasis hasta el motor, incluida la transmisión y la aerodinámica, continuará hasta que necesitemos la homologación del coche para el Rally de Montecarlo de 2017. Parece que está muy lejos, pero llegará antes de que nos demos cuenta”.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario