Cómo conducir en invierno sin ansiedad. Consejos para conductores poco experimentados

El invierno, la estación más exigente para la conducción, produce inquietud en muchos a la hora de conducir. Estadísticamente, los conductores menos experimentados tienen más probabilidades de sufrir accidentes de tráfico. Pero los conductores noveles pueden disfrutar de la conducción si sus vehículos y sus neumáticos están en buenas condiciones.

La gran variabilidad en las condiciones climáticas del invierno, así como los cambios en la fricción y el agarre provocados por la nieve y el hielo pueden coger por sorpresa a los conductores poco experimentados. Las condiciones de visibilidad pueden ser bajas y el barro y el agua-nieve en la carretera pueden tener una incidencia nada desdeñable en la maniobrabilidad del vehículo y en las distancias de frenado.

Las personas que conducen con menor frecuencia a menudo tienen problemas en las carreteras que dificultan su viaje debido a las condiciones climatológicas adversas. Por otra parte, conducir en centros urbanos, estar atrapados en los atascos, tener que aparcar, y tener que conducir de noche o en condiciones de escasa visibilidad puede provocar temor o ansiedad en los conductores noveles.

Datos de la Comisión Europea indican que los conductores con edades comprendidas entre los 16 y los 24 años figuran más en las estadísticas de accidentes de tráfico, incluidos aquellos con víctimas mortales. Y eso es porque tienen unas probabilidades tres veces mayores de verse implicados en accidentes que los conductores con mayor experiencia. Los percances en los que aparecen dichos conductores son producidos por la pérdida del control del vehículo o por la conducción a velocidades elevadas, con mayores posibilidades de que ocurran durante la noche.

Las condiciones del vehículo y un adecuado conocimiento de sus prestaciones, sus cualidades y características tienen un efecto sustancial en la seguridad. Los conductores jóvenes a menudo conducen vehículos de mayor antigüedad que carecen de sistemas de asistencia y apoyo a la conducción y de los equipamientos de seguridad más modernos. En vez del “segundo vehículo” de la familia, a los jóvenes conductores habría que proporcionarles el vehículo que disponga de las mejores condiciones de seguridad.

Pero incluso es necesario tener una conciencia clara de cómo se comportan en condiciones de conducción extremas los vehículos más modernos. En invierno, volver al carril derecho después de efectuar un adelantamiento (en aquellos países en los que se conduce por la derecha) es un escenario habitual de pérdida de control del vehículo, afirma Martin Dražík, director de Productos de Nokian Tyres Europe, quien recuerda que incluso los sistemas automáticos y los equipos de seguridad más avanzados de los vehículos de prestaciones especiales (4×4) no siempre pueden mantener en la carretera vehículos tan pesados si la velocidad es demasiado elevada.

Mantenimiento de los neumáticos, elección segura

Además de al propio vehículo, los conductores poco experimentados deberían prestarle mayor atención a los neumáticos. Dražík recomienda escoger el mejor modelo disponible o la línea de productos más novedosa a aquellas personas que conducen con menor frecuencia.

Los últimos modelos de neumáticos siempre proporcionarán un mejor agarre y adherencia y cuentan con las últimas innovaciones de vanguardia que contribuirán favorablemente a proporcionar una mejor sensación de control y de seguridad cuando se conduzca sobre carreteras con firme deslizante. Los neumáticos nuevos se hallan en buenas condiciones, pero no obstante hay que comprobar la profundidad de los surcos de la banda de rodadura con cierta regularidad. También es importante mantener la presión de hinchado correcta.

Y, por supuesto, se debe conducir con extremada precaución en situaciones de tráfico denso, especialmente en invierno.

Consejos para conductores poco experimentados:

Mika Kuusi, piloto de pruebas de Nokian Tyres, da estos consejos al conductor novel, que, no obstante, sirven también para todos los demás:

  • El único modo de aprender a conducir es conduciendo, que es como se obtiene la práctica necesaria para superar situaciones complicadas, juntamente con la prudencia. Apuntarse a cursos de conducción en el RACE, por ejemplo, es una garantía de aprendizaje
  • Practicar la conducción sobre superficies deslizantes en lugares que no conlleve riesgos nos ayudará a saber cómo se comporta el vehículo en situaciones extremas.
  • Conducir con calma es la clave del éxito. Evitar el pánico o pisar bruscamente el pedal de freno y la rigidez en los hombros y, en situaciones inesperadas, observar la posibilidad de tomar una vía desvío hacia la que poder dar un volantazo e intentar mantener el control del vehículo.
  • Comprobar la presión de los neumáticos con cierta frecuencia puede parecer algo de escasa importancia, pero puede tener una enorme relevancia cuando se conduce en condiciones extremas. Por ejemplo, los vehículos con una presión de hinchado incorrecta pueden tener comportamientos extraños en maniobras evasivas a altas velocidades.

Comentarios desactivados en Cómo conducir en invierno sin ansiedad. Consejos para conductores poco experimentados

Catalogado como Noticias

Comments are closed.