Consejos básicos para que el coche no nos fastidie la Semana Santa

Ayer, Domingo de Ramos, comenzó la Semana Santa. La DGT, que estrenará más de 30 radares móviles, prevé en torno a los 15 millones de desplazamientos. Por ello, además de observar prudencia extrema, te interesa conocer cómo tu coche no te fastidiará las ansiadas vacaciones de primavera.

Comienza la Semana Santa y también los preparativos del viaje para las ansiadas vacaciones de primavera. El coche es el medio de transporte favorito para estos cortos días de asueto. Por ello conviene que nada falle en él para tener unas fiestas perfectas. El viaje supone exigir al coche un esfuerzo y rendimiento mayores de lo habitual: recorrer cientos de kilómetros, cargar el doble de peso, sufrir las consecuencias de la circulación lenta y los atascos: todo lo que pone a prueba la resistencia de los vehículos.

Pero, según una encuesta de Autingo (www.autingo.es), sólo tres de cada diez conductores revisan sus coches antes de viajar. Esta plataforma, que calcula el precio de las intervenciones mecánicas y reservar cita ‘online’ en talleres de toda España, recopila los consejos básicos para que, revisando los puntos clave del coche los días previos a emprender el viaje, seas uno de ese escaso 30% de conductores conscientes y disfrutes de la escapada sin que tu vehículo te dé problemas: recuerda que realizar una puesta a punto antes de salir a carretera reduce el riesgo de sufrir un accidente y sus consecuencias.

Consejos

Revisar aceite, líquidos y anticongelante. Con sólo levantar el capó, puedes comprobar fácilmente si las cantidades de lubricante y líquido refrigerante son suficientes, si ambos niveles están entre las señales de mínimo y máximo, siempre con el coche parado, en horizontal y en frío. Si hace falta rellenarlo y se tiene un poco de pericia, puede hacerlo uno mismo; si no, lo mejor es acudir a un especialista. Revisar también el nivel de agua del limpiaparabrisas.

Probar los frenos. Es una comprobación primordial que los frenos estén en perfecto estado para viajar con seguridad. Para probarlos, pon en marcha el vehículo y circula a distintas velocidades, presionando el freno; si detectas que la calidad de frenado no es óptima, lo mejor es acudir al taller para que los revisen.

Chequear luces, batería y sistemas eléctricos. Basta con encender todas las luces del vehículo, incluido los intermitentes y si hubiese alguna bombilla fundida, sustituirla. Y aunque la batería funcione correctamente, es útil llevar en el maletero unas pinzas eléctricas de arranque. Comprobar también que el sistema eléctrico, elevalunas, etc, está en buen estado.

Comprobar el estado de los neumáticos. Hay que revisar que la profundidad del dibujo no sea inferior a 1,6 milímetros y que la presión de aire sea la especificada por los fabricantes. Si la presión está alta se desgasta la goma sólo por el centro y reduce la capacidad de agarre al asfalto. Si está baja, la superficie de contacto es mayor y esto desgasta más el neumático y eleva la distancia de frenado. Si se detectan grietas o abultamientos anormales, es precioso cambiar el neumático afectado.

Revisar los limpiaparabrisas y elementos de seguridad. Son unos de los grandes olvidados al realizar una revisión rápida del vehículo, pero son igual de importantes en el viaje. Además de revisar el depósito del agua del limpiaparabrisas, tener en cuenta que las escobillas se desgastan y hay que cambiarlas para que funcionen adecuadamente. Por otro lado, no dar por hecho que airbags y cinturones funcionan: comprobar que nada falla, que los airbags no están desactivados y que el sistema de enganche y bloqueo de los cinturones funciona bien.

No olvidar los triángulos y chalecos reflectantes dentro del coche y que antes de salir hay que comprobar tanto el estado de las carreteras como la situación meteorológica e ir equipados con todo lo necesario de ropa, comida y otros enseres para los posibles imprevistos que puedan surgir.

Acudir a talleres y profesionales de confianza: Desde Autingo recuerdan que lo ideal siempre es realizar una puesta a punto en talleres profesionales y con licencia. Esas revisiones de mantenimiento incluyen desde la comprobación de los distintos niveles del vehículo y su sustitución y la revisión de hasta doce puntos del coche. A través de la web o app de Autingo se puede calcular el coste de dicha intervención y obtener un único presupuesto cerrado, para a continuación reservar cita ‘online’ en talleres de confianza de toda España.

Para facilitar esa tarea, la compañía ha lanzado tres paquetes especiales para realizar una revisión de mantenimiento. Estos son el mantenimiento básico por 69 euros que incluye aceite y cambio de filtro; mantenimiento completo por 109 euros, que además del aceite incluye cambio de filtros de aire, combustible y habitáculo y, por último, mantenimiento oficial, que incluye todo lo anterior y hasta doce puntos de control, y cuyo precio depende del modelo y kilometraje del vehículo.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario