Continental presenta dos nuevos conceptos tecnológicos en el Salón de Frankfurt

La marca de neumáticos Continental ha presentado en el Salón de Frankfurt dos nuevos conceptos de tecnología llamados ContiSense y ContiAdapt que permiten la monitorización continua del estado del neumático y la adaptación del rendimiento del mismo a las condiciones de la carretera.

Continental ha aprovechado el Salón de Frankfurt para presentar sus dos últimos conceptos tecnológicos, ContiSense y ContiAdapt, los cuales permiten monitorizar de forma continuada el estado del neumático y adaptar el rendimiento del mismo a las condiciones de la carretera.

Comenzando por ContiSense, vemos que está basado en el desarrollo de compuestos de caucho conductores de electricidad, que son los que permiten enviar señales eléctricas desde un sensor en el neumático a un receptor en el automóvil. Los sensores de caucho van monitorizando sin interrupciones la profundidad y la temperatura de la banda de rodadura, avisando mediante una alerta al conductor si los valores medidos están por encima o por debajo. Además, si algo penetra en la banda de rodadura, el conductor también recibirá una alerta. Este sistema resulta mucho más rápido que los utilizados hasta ahora, que solamente nos avisan cuando la presión del neumático ya está descendiendo.

La idea es que en el futuro ContiSense cuente con sensores adicionales que también se pueden utilizar de forma individual, de tal manera que la información sobre la superficie de la carretera, su temperatura o la presencia de nieve, pueden ser datos “sentidos” por el neumático y transmitidos al conductor. Estos datos, además, podrán ser transmitidos a la electrónica del vehículo o a un smartphone vía bluetooth.

 

Por otra parte tenemos ContiAdapt, que combina microcompresores integrados en la rueda para ajustar la presión de los neumáticos con un borde de ancho variable. Este sistema es capaz, por tanto, de modificar el tamaño de la huella de contacto, un factor decisivo para la seguridad y el confort.

Hasta cuatro combinaciones diferentes permitirán una perfecta adaptación en condiciones húmedas, zonas irregulares, resbaladizas y normales. Por ejemplo, si tenemos una huella de contacto más pequeña combinada con una alta presión de los neumáticos permite que la resistencia a la rodadura sea reducida. De esta manera conseguiremos una conducción más eficiente en carreteras sin irregularidades y con asfalto seco. En el caso contrario, la combinación de una huella de contacto más grande con una menor presión de los neumáticos, obtendremos un agarre ideal en carreteras con pavimento deslizante. Además, el sistema permitirá contar con presiones por debajo de un bar en nuestros neumáticos para facilitar que saquemos el vehículo aparcado tras una intensa nevada o para que circulemos con mayor seguridad por un tramo helado.

Como no podía ser de otra forma, ContiSense y ContiAdapt se unen a un concepto de neumático que permite aprovechar los beneficios de ambos sistemas. Éste dispone de tres diferentes zonas de rodadura para conducir sobre superficies húmedas, resbaladizas o secas. Dependiendo de la presión de los neumáticos y de la anchura de la llanta se activan diferentes zonas de la banda de rodadura, adoptando la huella requerida en cada momento. Estas tecnologías suponen un importante paso hacia adelante por parte de Continental, además de la adopción de interesantes soluciones para la movilidad del futuro.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario