De cada diez entradas a los talleres en España, dos son para realizar la revisión del fabricante

El 18% de las entradas que se realizan a los talleres son por revisión del fabricante, según los datos de Norauto, la red de autocentros especializados en taller y mecánica rápida, que recuerda las averías graves que puede ocasionar un defectuoso mantenimiento del vehículo.

Aproximadamente, uno de cada seis coches del parque español tienen la garantía del fabricante, bien sea la legal o una extensión. No realizar la revisión en los plazos establecidos, perjudica tanto al conductor como al automóvil, pues, además de perder la garantía, las revisiones oficiales ponen el coche a punto y detectan posibles fallos que si bien pueden no manifestarse en un primer momento, pueden acarrear averías graves posteriormente. Por ejemplo, no hacer el cambio indicado en el filtro de combustible puede conllevar problemas de inyección; poner un aceite erróneo puede suponer una avería en el motor y no cambiar los filtros de aire y combustible, un mayor consumo.

Por ello, la cadena de mantenimiento y equipamiento integral del automóvil, recuerda la importancia de realizar las revisiones periódicas recomendadas por el fabricante. De esta forma se optimiza el rendimiento del automóvil, se garantiza su vida útil y se mantiene la validez de la garantía.

¿Qué se revisa?

En las revisiones se analizan y controlan el desgaste que sufren las diferentes piezas del vehículo. Esta revisión puede ser anual, según cada cierto tiempo o según determinados kilómetros: el plazo que se cumpla antes.

Los fabricantes de coches determinan qué debe ser controlado en estas revisiones y lo indican en el ‘Libro de Mantenimiento del Automóvil’. Por este motivo, la revisión se puede realizar fuera de los servicios oficiales de la marca sin perder la garantía del fabricante. Para ello es necesario que se sigan las especificaciones de revisión necesarias y sellar el libro una vez se ha realizado la revisión.

En prácticamente todas las revisiones oficiales, que se pueden hacer tanto dentro como fuera de la propia marca, se realiza un cambio de aceite y filtro de aceite. También se suele cambiar el filtro de habitáculo (antipolen). En el 30% de los casos se cambia el filtro del carburante y en el 40%, el filtro de aire. En este sentido, suele ser frecuente rellenar el líquido del limpia-parabrisas y el líquido refrigerante. Además, el líquido de frenos se debe cambiar cada dos años.

Norauto recuerda que realizar la revisión del fabricante contribuye a que no aparezcan averías inesperadas y también a que se pase la ITV con éxito.

Norauto revisa más de 45 puntos de control y sigue las especificaciones del ‘Libro de Mantenimiento’ de cada fabricante. La diferencia principal suele radicar en el precio, hasta un 50% menos que en un concesionario y servicio oficial, asegura.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario