De Punta a Punta: 2.500 km en 4 días para hacer un viaje emocionante, único y divertido

1-punta-a-punta-junio-2014

Hacer 2.500 en sólo 4 días y en moto, seduce a un motero como yo. Y hacerlo en un viaje por etapas, siguiendo un roadbook, rodando por carreteras secundarias y hasta caminos, llevando un ‘tesoro’ en una cantimplora, con una buena organización a cargo de BMW Motorrad, reconforta. Se llama De Punta a Punta y me ha encantado.

BMW Motorrad España me ofreció pasar unos días moteros realizando la ruta De Punta a Punta, evento que la filial española de la multinacional alemana organizó con total acierto y que transcurrió durante tres jornadas entre Alicante y Estoril (Portugal), en las que los participantes rodamos en moto cerca de 1.500 kilómetros (más los de ida y vuelta desde y al lugar de origen) por carreteras secundarias y pistas de tierra en un trayecto selecto, variado, divertido y con encanto que colmó las expectativas de todos.

La prueba no fue competitiva, no hubo vencedor ni vencidos, ni primero ni último. Su filosofía fue la de viajar en moto sin prisa pero sin pausa, buscando los controles de paso donde sellar el pasaporte de ruta entregado a cada participante, siendo recompensado con un obsequio si, en el último control, el de final de viaje, su salvoconducto lucía todos los sellos. Para ello, a cada viajero se le entregó un roadbook al inicio de cada etapa.

En el briefing inaugural, que no faltó a diario al finalizar cada jornada, se nos explicó la presencia de una cantimplora azul en el pack de bienvenida: debíamos llenarla de agua del Mediterráneo y llevarla con nosotros hasta la llegada a Portugal para vaciarla en el Atlántico como símbolo de hermandad y de unión entre los pueblos español y portugués. De esta forma, el nombre del periplo, De Punta a Punta, cobraba mayor significado. El gesto me pareció muy hermoso.

Hubo algunos moteros que marchaban en pareja, otros en grupo, gente que luego nos encontrábamos en algún repostaje, parada obligatoria, o en la misma ruta, pues cada uno iba según se lo tomara, más rápido o menos, gestionando el tiempo y los kilómetros dependiendo de sus necesidades. A la llegada, a pesar del notable cansancio, sonrisas de satisfacción y agrado, contando cada uno la aventura del día en un ambiente de franca amistad.

El domingo, último día de la aventura, fue la etapa más corta, 410 kilómetros, entrando en Portugal. Accedimos por el Alto Alentejo, región de dehesas, alcornoques, olivos, viñedos y ganadería vacuna y porcina, para seguir por la provincia de Ribatejo en busca del punto más occidental de Europa, el Cabo da Roca. Allí lanzamos el agua de la costa este en la del oeste, gesto sencillo pero cargado de fuerza según cada cual.

Quedaba por recorrer los últimos kilómetros hasta el final de la aventura, en el circuito de Estoril. Fin de fiesta, despedida y cierre no sin antes rodar a buen ritmo, aunque sin desmadrarse, en tan mítico escenario, experiencia esperada y muy celebrada por los participantes. Allí también se entregó el regalo prometido a todos los que mostramos el pasaporte convenientemente visado y sellar la magnífica experiencia vivida con una comida de hermandad en los boxes del trazado luso.

Abrazos, apretones de manos y un hasta el año que viene. De Punta a Punta, una cita que hay que notar en la agenda de 2015.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario