El 92% de los compradores de coches eléctricos no los amortiza sin las ayudas del Estado

electricos

En un momento en el que la contaminación mundial se ha convertido en un problema y que la solución del mundo del automóvil parece pasar por la sustitución de los combustibles fósiles por energías alternativas, la incorporación de este tipo de automóviles al parque español, no se está produciendo al ritmo que debería, sobre todo de los modelos eléctricos, y su penetración en nuestro mercado es simplemente anecdótica, con un 0,12%…

De hecho en los primeros 11 meses del año se han matriculado tan sólo 921 unidades eléctricas en España, una cifra por detrás de los que se matriculan en otros países europeos como Noruega, Holanda, Francia o Reino Unido en tan sólo un mes.

La compañía comparadora de seguros Acierto.com (www.acierto.com) ha buscado las explicaciones pertinentes a esta realidad, y concluyen en un estudio realizado cogiendo de modelo los utilitarios tanto gasolina como eléctricos más vendidos de nuestro mercado, que una de las principales razones de la falta de éxito es la dificultad de amortizar los gatos derivados de su compra, muy superiores al ahorro que proporcionan durante su vida útil. De hecho, tan sólo el 8% de los usuarios de vehículos eléctricos consiguen amortizar la compra de este tipo de vehículo sin las ayudas del Estado. El resto lo harían sólo con ellas, algo efímero puesto que los 10 millones de euros del Plan Movele destinados a tal efecto se agotaron a mediados del pasado mes de noviembre.

Es decir, con un precio de compra de un eléctrico de hasta 14.360 euros más caro que su homólogo de gasolina, se torna necesario recorrer un total de 220.000 kilómetros de uso combinado durante los 11 años de  vida útil del vehículo para amortizarlo, o lo que es lo mismo 20.000 kilómetro/año, algo que tan sólo un 8% cumple, según los datos que constan en las bases de datos del comparador de seguros.

Incluso se descubre que el sobreprecio que hay que pagar de inicio por los coches eléctricos frente a sus homólogos de gasolina se extiende también al importe del seguro, como confirman los datos de la compañía. En concreto, asegurar un vehículo eléctrico a todo riesgo sin franquicia puede resultar hasta un 26% más caro que el del homólogo de gasolina.

A este inconveniente habría que sumar que los vehículos eléctricos no son los vehículos más polivalentes a la horade realizar desplazamientos extraurbanos, consecuencia de su escasa autonomía que ronda a lo sumo los 200 km, junto con un tiempo de carga que dura entre las 6 y las 8 horas de carga convencional. En carga rápida este tiempo se acorta notablemente, pero las grandes ciudades, el hábitat natural de estos vehículos, apenas cuentan con puntos de carga suficientes a disposición de los usuarios.

El único aspecto en el que el coche eléctrico resulta más económico que sus homólogos de gasolina es el menor coste derivado del consumo y del mantenimiento. En el primer caso el gasto en combustible de los vehículos analizados ronda los 0,75 euros los 100 km en vehículos eléctricos, mientras que en gasolina serían de 9,23 euros para uso urbano y de 7,24 euros para uso combinado. En cuanto al mantenimiento, lo eléctricos requieren de una inversión de en torno a los 1.500 euros cada 150.000 kms, por los 2.600 euros de los gasolina.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario