El Cadillac CTS-V, o ‘M5 americano’, confirmado para Europa en 2016

1-2016-Cadillac-CTS-V-Sedan-0-20141223-161811663

La firma americana Cadillac entra de lleno en el terreno de las marcas premium alemanas y de sus variantes de altas prestaciones con este CTS-V, el modelo más potente jamás fabricado por la filial de lujo de General Motors, que acaba de confirmar que este sedán que roza los cinco metros de longitud y que tiene una carrocería de cuatro puertas se ofertará en Europa a partir de primavera de 2016.

El Cadillac CTS-V monta un motor gasolina de ocho cilindros en V y 6.2 litros, cambio automático de ocho velocidades (más un diferencial autoblocante electrónico) y tracción a las ruedas posteriores. Un dardo envenenado a la yugular de un mito como el BMW M5, que por configuración es el que más se parece al CTS-V. Este bestial sedán americano declara una potencia de 649 cv (según la norma SAE americana y no la DIN europea, aunque su reducción sería de no más de 20 cv), es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanza de velocidad máxima los 320 km/h, números ligeramente mejores que los de la berlina deportiva de Múnich.

2-cadillac2-20141223-161757381

Presentado en el próximo Salón de Detroit (su venta en EEUU arranca a finales de verano de 2015), el CTS-V incluye de serie un capó fabricado en fibra de carbono (material que se puede implementar en otras zonas de la carrocería gracias a un kit opcional) y elementos aerodinámicos como el splitter frontal, el difusor trasero o el spoiler sobre la tapa del maletero. De serie monta también unas llantas de aleación de 19 pulgadas, unos neumáticos Michelin Pilot Super Sport y un  equipo de frenos Brembo con discos de 390 y 365 milímetros.

3-2016-Cadillac-CTS-V-Sedan-015-(1)-20141223-16183863

Todas estas evoluciones respecto al Cadillac CTS suponen una ganancia en rigidez torsional del 25%. Pero como no todo son prestaciones, la marca americana también quiere salvaguardar los consumos mediante la desactivación automática a baja carga de cuatro de los ocho cilindros del motor, así como un esquema de suspensiones independiente que aunque cuenta con muelles más rígidos se beneficia de una amortiguación adaptativa denominada Magic Ride Control con cuatro programas de funcionamiento para que el conductor también pueda ‘relajar la espalda’ si la ocasión así lo requiere.

Por último, el Cadillac CTS-V monta inserciones decorativas de diferentes materiales, así como unos asientos de serie en cuero u otros opcionales de corte más deportivos firmados por el especialista Recaro. Por supuesto no faltan a la cita tecnologías generalizadas en el segmento premium con una gran pantalla central a color (en este caso de 12,3 pulgadas) que incluye la gestión digital de la navegación, el bluetooth, el hotspot Wi-Fi o el equipo de audio Bose Surround.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario