En una incorporación, frena al comienzo de la misma si no puedes meterte en la vía principal

Consejos al volante

Incorporaciones

Con tráfico denso, incorporarse a una autopista o a una autovía puede ser una maniobra delicada. Si ves que no puedes meterte, frena al comienzo del carril de aceleración y no al final. Y si vas por la vía principal, echa una mano a los que vayan a introducirse en ella.

La incorporación a una autopista o autovía puede ser una maniobra sencilla si hay poco tráfico en la vía principal, pero el problema surge cuando la circulación es densa. ¿Qué hacer? Lo primero es analizar la posición y la velocidad de los coches a través de los retrovisores. Si compruebas que no puedes incorporarte a la vía principal, para al comienzo del carril de aceleración y no al final. En el momento que veas vía libre, acelera con firmeza  e introdúcete en los carriles centrales señalizando la maniobra e intentando coger lo más rápidamente posible la velocidad de crucero.

Si vas por la vía principal y observas que un coche quiere incorporarse, facilítale la maniobra, dejándole espacio o situándote en el carril de la izquierda. Esta ayuda es especialmente útil cuando el vehículo es un autobús o un camión.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario