Equivocarse de carburante al repostar es la avería más común por despiste

Repostaje gasolina

El 41% de las averías que se producen por descuido de los conductores es la de equivocarse en el repostaje de combustible, esto es, echar gasolina en lugar de gasoil o viceversa. Otro de los deslices más frecuentes es dejarse las llaves en el interior del coche.

Equivocarse a la hora de repostar combustible es la avería más común entre las que se producen por distracción o despiste de los automovilistas. Así se desprende del I Informe de Mantenimiento de LeasePlan basado en el uso de su flota de renting por parte de los clientes. El informe refleja que el 41% de las averías por falta de atención o indolencia es consecuencia de una equivocación en el repostaje, o lo que es lo mismo, poner gasolina en lugar de gasoil  o lo contrario. Esta avería impide funcionar el motor y requiere, en la mayoría de los casos, una intervención del taller mecánico.

Otro de los despistes más frecuentes, el 25%, es olvidar las llaves en el interior del vehículo cerrado. Si no se dispone de otra copia, la solución suele ser cambiar la cerradura del coche. Siguiendo con el estudio, el 23% de las averías por uso incorrecto es consecuencia de ignorar deliberadamente los testigos del salpicadero, un 5% se producen por no limpiar el barro de los bajos del vehículo, un 3% por no evitar el sobrecalentamiento del motor y un 2% por no cumplir las revisiones de mantenimiento establecidas por la marca.

El informe precisa que el 55,8% de las visitas al taller se produce cumpliendo las revisiones programadas por el fabricante y sólo el 44,2% corresponde a reparaciones imprevistas. Dentro de estos imprevistos, el 23,9% tiene su origen en averías simples, un 17,7% en desgastes menores de piezas y un 14,7% en cambios de accesorios. Sólo el 6,2% de las intervenciones responden a averías complejas, como reparaciones del motor, la culata, la caja de cambios o la inyección.

Los coches empiezan a sufrir averías de desgaste mayor a partir de 126.000 kilómetros y averías complejas desde los 131.000 kilómetros. La estancia en el taller oscila entre uno y diez días, con una media de 4,95 días en el caso de averías complejas.

Para evitar fallos mecánicos, LeasePlan recomienda a los conductores permanecer 30 segundos al ralentí al arrancar el coche, realizar trayectos mixtos en ciudad y carretera, repostar en gasolineras homologadas, revisar los niveles, usar un tipo de aceite específico, realizar el plan de mantenimiento de la marca, observar los testigos luminosos y verificar el estado de los neumáticos.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario