Honda Civic 2.2 i-DTEC Executive: Diferente

Honda Civic 2.2 i-DTEC Executive (frontal)

Si el anterior Honda Civic supuso una revolución por imagen futurista, el nuevo se mantiene como uno de los compactos de estética más original. Agradable y eficaz en todo tipo de escenarios, con el motor i-DTEC de 150 CV consume poco.

Prueba realizada con BP Ultimate

Para aquellos que disfruten con un coche estéticamente diferente al resto, el nuevo Honda Civic continúa acaparando miradas por su original imagen, convenientemente evolucionada a partir de su transgresor predecesor.

Esa ruptura con lo clásico también se traslada al interior, con una instrumentación futurista dividida en varias zonas. Por un lado, el cuentarrevoluciones, el nivel de carburante y la temperatura del motor se muestran en formato analógico. En otra pantalla se encuentra el velocímetro digital, que incluye dos testigos que varían de color según la eficiencia en la conducción: de verde (el más ecológico), pasando por el turquesa y finalizando por el azul marino (el menos). Una tercera pantalla aloja el ordenador de a bordo, algo más complejo de utilizar respecto a la mayoría de turismos. Y si se opta por el navegador opcional, hay una cuarta en el centro del salpicadero. Pese a que esta descripción pueda abrumar, en el día a día la conducción no implica mayor complejidad. Lo que sí hay que tener en cuenta es que la visibilidad trasera y la diagonal trasera no son perfectas. La primera, por el portón dividido en dos, y la segunda, por el ancho montante posterior.

Honda Civic 2.2 i-DTEC Executive (trasera)

Obviamente, respecto al anterior Civic se han producido mejoras patentes. Ahora, el arranque por botón se realiza en un único paso. Antes, había que meter la llave y después pulsar dicho botón. Además, se incluye el botón Econ para ajustar al máximo el consumo de combustible, actuando el sistema de parada y arranque automáticos del motor, entre otros. Por su parte, la mecánica turbodiésel i-DTEC es diez CV más potente, desarrollando 150 CV, y gasta menos, 5,8 l/100 km durante la prueba, una cifra realmente ajustada teniendo en cuenta la potencia disponible.

Honda Civic 2.2 i-DTEC Executive (interior)

Siguiendo con el brillante propulsor, no responde al criterio mayoritario de las marcas de bajar cilindradas. Se trata de un silencioso 2,2 litros que muestra poderío desde casi el ralentí (no hay vacíos de potencia) y que ofrece un contundente régimen medio, con el que se gana velocidad con rapidez y que permite adelantamientos seguros. El desarrollo del cambio de seis velocidades es largo (en sexta, a 2.000 rpm, se circula a 120 km/h), pese a lo cual no hay que andar ocupado por la marcha engranada, pues, independientemente del régimen, pisando el acelerador se obtiene empuje.

La gama de mecánicas turbodiésel se ampliará el próximo año con un 1.6 i-DTEC menos potente. En gasolina, hay dos opciones i-VTEC atmosféricas, un 1.4 de 99 CV y un 1.8 de 141 CV.

Eficaz
El Honda Civic muestra con alta nota cómo se puede ser eficaz en cualquier terreno sin desmerecer el confort. Con una suspensión tirando a firme, el compacto permite viajes sin excesivas fatigas y con un buen aplomo a velocidades de crucero. En ellos, el ruido más presente es el aerodinámico, sin llegar a ser molesto por elevado. La dirección es directa y de dureza perfecta, con lo que resulta agradable de manejar en zonas de curvas, donde el coche rinde de forma magnífica y realiza un paso rápido.

F.M.
Fotos: J.L.B.

TAPICERÍA DE CUERO. De serie en el acabado Executive, los asientos están recubiertos de cuero. Los delanteros incluyen regulación lumbar eléctrica y el del conductor también puede variar la sujeción lateral (con un botón se acercan las aletas al cuerpo o se alejan). De esta forma, según sea el terreno por el que se circule, se puede dejar más o menos libertad de movimientos al cuerpo. La postura de conducción es buena, con la única peculiaridad de que el volante no puede situarse en una posición alta, algo que no implica incomodidad.

Como el pilar A es muy inclinado y el techo solar (de serie con el acabado Executive) baja unos centímetros la altura libre, si los pasajeros delanteros son altos (1,90 metros, aproximadamente), estarán cerca de tocar el techo.

SOLUCIÓN INGENIOSA. Ideal para transportar objetos voluminosos, las banquetas traseras se pueden plegar sobre sus respectivos respaldos (como las butacas del cine). Además, éstos pueden abatirse para ampliar la capacidad del maletero.

Por espacio para las piernas, las plazas posteriores son muy recomendables, pues aunque el conductor sea alto, detrás de él puede viajar una persona de talla media sin complicaciones. Peor es la cota de altura al techo, que impide viajar sin agobios a gente espigada. La quinta plaza, como suele ocurrir en cualquier turismo, resulta incómoda por el mullido elevado y duro.

Para abrir las puertas traseras, hay un tirador camuflado, de forma que parece que la carrocería es de tres puertas y no de cinco. El anterior Civic sí disponía de una versión cupé.

MUY AMPLIO. Quien valore tener un compacto con un maletero amplio, el Civic cumple a la perfección con esa necesidad. Cubica 401 litros, a los que hay que añadir otros 76 litros del doble fondo, que sirve para alojar el kit reparapinchazos y otros objetos que queramos introducir. Si se compra la rueda de repuesto en el concesionario, va ubicada en este doble fondo, con lo que desaparece el espacio extra de carga. Como ya citamos anteriormente, los respaldos traseros se pueden abatir, proceso en el cual las banquetas, a su vez, descienden unos centímetros, quedando una superficie de carga casi plana.

A TOPE DE EQUIPAMIENTO. El nivel tope Executive viene realmente cargado de equipamiento: llantas de 17 pulgadas (en la imagen), faros bixenón, leds, techo panorámico, etc (Ver Equipamiento y Seguridad). El navegador es de los pocos elementos opcionales. Con este acabado, el Civic cuesta 25.600 euros (con la rebaja oficial incluida), un precio más alto que el de sus rivales de marcas europeas generalistas y más bajo que el de los compactos alemanes premium.

GAMA CIVIC DESDE: 15.900 euros

2.199 cc / 150 CV / 1.438 kg / 217 km/h / 5,8 l/100 km / 25.600 €

DESTACA:
– Eficaz en todo tipo de recorridos.
– Motor potente, suave, silencioso y ahorrador.
– Equipamiento de serie del acabado Executive.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Quinta plaza incómoda.
– Visibilidad del conductor en algunas direcciones.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; Bluetooth; apertura y arranque sin llave; cámara de visión trasera; faros bixenón; sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento; luz diurna por diodos; retrovisor interior fotosensible; asientos delanteros con ajuste lumbar; lunas traseras tintadas; pedales en aluminio; tapicería de cuero; maletero con doble fondo; techo solar panorámico; retrovisores plegables eléctricamente, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; ABS con distribuidor (EBD); programa electrónico de estabilidad (VSA); reposacabezas delanteros activos; anclajes Isofix, etc.

GARANTÍA: – Tres años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 2.199 cc.
Potencia máxima 150 CV a 4.000 rpm.
Par máximo 350 Nm a 2.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.438 kg.
Largo/ancho/alto 4.285/1.770/1.472 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 477-1.342 litros.
Neumáticos 225/45 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 217 km/h.
De 0 a 100 km/h 8,8 segundos.
Urbano homologado 5,2 l/100 km.
Durante la prueba 5,8 l/100 km.
Emisiones CO2 115 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

2 Comments

Catalogado como Pruebas

2 Respuestas a Honda Civic 2.2 i-DTEC Executive: Diferente

  1. F.H.G.

    Hola, tengo una pregunta: el que este modelo tenga tantos paneles diferentes (3), ¿no puede suponer una distracción más que una comodidad? Es decir, ¿no se sacrifica algo de eficacia a la hora de conducir por un poco de belleza visual?
    Muchas gracias!

    • QuintaMarcha

      Hola F.H.G. Lo primero de todo, muchas gracias a ti por visitar nuestra web! Como digo en el texto, aunque, al principio, pueda abrumar tanta información en varios paneles, rápidamente el conductor se acostumbra a saber dónde dirigir la mirada para obtener el dato que desea. De este modo, no se producen peligrosas distracciones al volante. Un saludo y buena semana!

Deja un comentario