La nueva BMW R 1200 GS ya está a la venta por 15.650 euros

BMW Motorrad renueva su moto más emblemática, la R 1200 GS. Una renovación que no se reduce a la estética y al innovador bóxer refrigerado por agua que presenta. La GS lo estrena todo, desde el  motor, al embrague, o el chasis, pasando por la impactante línea y el derroche tecnológico que ofrece. Sale a la venta el 7 de marzo por 15.650 euros.

El reto de BMW Motorrad ha sido hacer una moto nueva partiendo de una de tanto éxito y plenamente vigente como es la R 1200 GS, que, no lo olvidemos, es la enduro más vendida, con 17.000 unidades comercializadas en el mundo en 2012. Y el desafío no le podía salir mejor a la marca alemana, porque debiendo superar tan icónica moto, la nueva R 1200 GS refrigerada por agua no sólo es mejor que el modelo del que parte, sino que lo supera en todo.

Impresiones de conducción: Potente, suave y divertida
La nueva GS produce admiración nada más verla, porque tiene una estampa realmente bonita. Lo primero que se agradece es la variedad de alturas del asiento que ofrece BMW, además de su forma más estrecha al llegar al depósito, por lo que tocar al suelo con la planta de los pies, indistintamente de la estatura que se tenga, ya no es un imposible. El puesto de conducción es cómodo y erguido.

Los mandos están bien situados y el cuadro de instrumentos es una delicia por la cantidad de información que ofrece, con ordenador de abordo de serie, que se controla fácilmente desde el manillar. El sonido del motor también ha cambiado. Es más ronco y poderoso que la anterior, una música que se agradece, pero que no llega a molestar. Acelero y ¡sorpresa! Los movimientos laterales típicos del bóxer no existen. ¡Magnífico! La otra sorpresa agradable es la ausencia de vibraciones, ni en parado ni en marcha, lo que demuestra el sensacional trabajo que han hecho los ingenieros alemanes.

Pongo la primera marcha y apenas su engranaje produce ruido. Segunda, tercera… hasta la sexta… La caja de cambios hace su trabajo con precisión y suavidad, ¡qué delicia! Teniendo cuatro kilos más de peso que la que sustituye, la nueva parece más ligera. Eso se debe al equilibrio del conjunto, con un magnífico reparto de pesos y menor centro de gravedad. El motor estira desde abajo y no desfallece hasta e corte. Al carecer de vibraciones, no parece un bóxer, pero reivindica su configuración por el gran par que tiene, con unos bajos excelentes, subiendo de vueltas fulgurantemente a partir de las 4.000 vueltas hasta 8.000.

En trazados de montaña, la GS es una pasada. Aborda los tramos enlazados con apenas una insinuación de la cintura, permitiéndote rectificar, esto es, inclinar todavía más, si un inesperado y mal cálculo de la curva nos obliga a ello. Puede ser que ocurra que toquemos con la estribera al suelo (hay que tumbar mucho, ¡eh!), pero de ahí no pasará, pues el agarre y seguridad que tiene esta moto es para no dejar de curvear.

La efectividad del Dynamic ESA es de tal precisión, que si dejamos el asfalto y nos metemos en campo apenas lo notaremos, pues las suspensiones se lo tragan todo. La nueva R 1200 GS estará disponible en los concesionarios a partir del 7 de este mes de marzo por 15.650 euros.

La BMW R 1200 GS al detalle
Si empezamos por la estética, la última entrega de la BMW más solicitada, nacida en 1980 como R 80 GS, no puede negar su procedencia GS. Sin embargo, la indiscutible líder del segmento luce personalidad propia gracias a detalles tan acertados como el futurista grupo óptico frontal doble de tecnología led con luz diurna; los laterales que recubren los radiadores con el logotipo de la firma y las siglas GS; la esbeltez de la cintura; el sorprendente tubo de escape rectangular, ahora situado a la derecha, al igual que el cardán, y la acertada decoración bicolor que combina cuatro colores, blanco, rojo, azul y gris, con uno base, el gris metalizado, junto con los anodizados en diversos elementos mecánicos, le confieren un aspecto imponente.

Asiento, manillar, manetas y estriberas ajustables en altura
Pero, además, recibe un sinfín de beneficios que no hacen sino aumentar el confort y la versatilidad. La cúpula se regula manualmente con una sola mano. La altura del manillar también se puede variar. A ello no escapan los asientos, pues el delantero puede regularse la altura y la inclinación, mientras que el del acompañante lo hace horizontalmente. Además, hay más posibilidades para los usuarios menos altos, como estribos regulables y palanca de freno, al igual que la de cambios. Para un mejor control, la zona de apoyo de las rodillas en el depósito es más ergonómica para que el piloto domine su moto con mayor seguridad.

El bóxer refrigerado por agua, la gran revolución
Sin duda, la gran revolución de la nueva GS está en su propulsor. Sigue siendo un bóxer bicilíndrico, pero ahora refrigerado por agua y aire para alcanzar los niveles de prestaciones deseados y cumplir las futuras normas europeas de ruidos y emisiones, modificándose, entre otros, el sistema de refrigeración.

Con culatas de doble válvulas y flujo refrigerante vertical, el bóxer mantiene la misma cilindrada de la versión anterior, 1.170 cc, pero desarrolla 125 CV, 15 más, a 7.700 rpm, con un par máximo de 125 Nm a 6.500 vueltas. Gracias a él, la GS tiene un comportamiento más dinámico a cualquier régimen, acelera con mayor fuerza y tiene una mejor capacidad de recuperación.

Además de las culatas, se han optimizado los procesos de combustión y encendido, lo que ha permitido prescindir del sensor de autodetonación y del sistema de doble encendido. El cigüeñal es más compacto y ligero, pero resulta mucho más rígido.

Elogiable la ausencia de vibraciones del nuevo bóxer refrigerado por agua y la desaparición del movimiento lateral en las aceleraciones en parado. Al igual que el anterior, éste lleva también un árbol de compensación que gira a las mismas revoluciones que el cigüeñal, pero se han modificado las masas desequilibradas con el fin de eliminar las vibraciones. El árbol de compensación es hueco y en su interior se aloja el eje del embrague. Con ello se ha conseguido que el motor de la R 1200 GS funcione más sedosamente a cualquier régimen, especialmente a revoluciones altas, superando claramente a las del motor anterior, manteniéndose el sonido ronco y el funcionamiento característico del propulsor.

Caja de cambios integrada en el motor y embrague en aceite
En cuanto a la caja de cambios, es la primera vez en la historia de BMW Motorrad que forma una unidad junto con el motor bóxer y el embrague. Una solución que reduce el peso, al prescindir de mucha tornillería, consiguiéndose una mayor rigidez torsional y menor espacio. La caja cambios de seis marchas está integrada en el cuerpo del motor. Además, se optó por un embrague en baño de aceite con función anti-rebote, en vez del embrague en seco utilizado antes. La propulsión secundaria sigue estando a cargo del eficiente cardán, que ahora se encuentra en el lado izquierdo, al igual que el escape.

Acelerador electrónico
Otro de las novedades de la nueva BMW es el acelerador electrónico. La voluntad del conductor se transmite directamente desde el sensor del puño del acelerador hacia la unidad electrónica de control del motor. Dependiendo del modo de conducción seleccionado por el conductor, esta unidad calcula la posición apropiada de las mariposas y el reglaje electrónico se produce de forma instantánea, permitiendo un estilo de conducción más fino, pero también directo, pues no hay cables ni holguras.

Si se opta por el equipamiento opcional ‘ASC y modos de conducción’, el sistema es capaz de activar diversos modos de respuesta a los movimientos del acelerador (suave, óptima, directa), incluyendo, además, por primera vez en el fabricante teutón, un sistema de regulación de la velocidad, que se monta en fábrica, viajando de manera más relajada y cómoda en trayectos largos por autopistas.

Parte ciclo, nueva
Para aumentar el dinamismo de la moto, así como su precisión en todo tipo de terrenos, la GS estrena chasis de doble viga de tubos de acero, con subchasis atornillado, que le proporciona mayor rigidez. Para ello, se ha modificado el Telelever y el basculante EVO Paralever, mejorando significativamente la estabilidad, al igual que su maniobrabilidad y precisión.

La sofisticación de la configuración geométrica del chasis desemboca en una mejor maniobrabilidad de la moto, así como el monobrazo basculante garantiza una mejor capacidad de tracción, una cualidad importante cuando se conduce por el campo.

La GS se estrenan mundialmente los neumáticos de formato 120/70 R19 y 170/60 R17, concebidos para prestaciones más altas. Montados en llantas de fundición de aleación ligera de diez radios, la superficie de apoyo es mayor, lo que redunda en una mayor estabilidad en curvas y mejor aplicación de la fuerza de frenado.

ABS de serie y suspensión electrónica ESA
Como todas las motos BMW puestas a la venta en 2013, el ABS es de serie y la GS no es una excepción. Los frenos del modelo que nos ocupa han sido objeto de una profunda remodelación. Dos discos flotantes delanteros de 305 mm y pinzas Brembo con bobines de 32 milímetros de diámetro y uno trasero de 276 mm, cumplen a la perfección.

Con el sistema opcional de regulación Dynamic ESA (Electronic Suspension Adjustment) ofrecido por BMW Motorrad, podemos cambiar el recorrido vertical de la suspensión delantera y trasera con la tecla ESA situada en el puño izquierdo y sin detener la marcha, pudiéndose elegir entre ‘Soft’, ‘Normal’ y ‘Hard’. De esta manera, el conductor tiene la posibilidad de efectuar un reglaje según el peso que lleve la moto, ya sea de una sola persona o de dos, con o sin equipaje y el tipo de pilotaje que desee realizar.

Pero el Dynamic ESA no es un sistema aislado, pues reacciona con los demás sistemas de regulación de la R 1200 GS (BMW Motorrad ABS, control dinámico de la estabilidad ASC) a través de CAN-Bus (Controller Area Network). Los ajustes básicos del sistema de Dynamic ESA están relacionados con los modos: ‘Rain’, ‘Road’, ‘Dynamic’, ‘Enduro’ y ‘Enduro Pro’, programas que elegimos cómodamente accionando un botón situado en el puño derecho. Con ‘Rain’, la suspensión se adapta a la conducción suave que requiere el asfalto mojado, regulando el ASC para su inmediata actuación.

En el modo ‘Road’, el reglaje de la suspensión se torna más duro y el ASC es más permisivo que con lluvia. También la configuración del ABS prevé el uso en carretera.

En ‘Dynamic’, el sistema endurece aún más la amortiguación para un tipo de conducción deportiva en carreteras asfaltadas y secas. En este caso, el ASC se adapta a esta demanda, permitiendo que la rueda posterior derrape ligeramente. También el ABS se adapta a lo solicitado y las respuestas al puño del acelerador son instantáneas.

El modo ‘Enduro’ es apropiado para la conducción off road y el reglaje de la amortiguación permite una mayor capacidad de tracción. Además, el ASC permite derrapar ligeramente al conducir por pistas de tierra. El ABS funciona en su modalidad semi-integral, trasladando parte de la fuerza al presionar la maneta delantera a la rueda posterior, evitando que las ruedas se bloqueen.

Por último, el modo ‘Enduro Pro’ es para pilotos experimentados en off road, ampliándose el recorrido de la amortiguación, desconectándose el ABS en la rueda trasera y siendo más permisivo el ASC para derrapar con la rueda posterior.

También se pueden desactivar los sistemas ABS y ASC manualmente, sin importar el modo de conducción elegido.

Moto personalizada al gusto del comprador
Para la nueva R 1200 GS, BMW ofrece toda una gama de equipación y accesorios especiales que permiten múltiples posibilidades de personalización, como el conjunto de sistemas de asistencia activa, de equipos de confort, para el día a día y los grandes viajes, sistemas de dinamismo, de seguridad y equipaje, además del equipamiento de motorista de BMW Motorrad en tonos adaptados al color de la moto.

1 comentario

Catalogado como Presentaciones, Videos

Una Respuesta a La nueva BMW R 1200 GS ya está a la venta por 15.650 euros

  1. Magníica moto y mejor crónica. Los tiempos obligan a incorporar masivamente electrónica en las motos, sin ella no serían posibles las mejoras en el comportamiento y esas ayudas a la conducción tan útiles, pero asusta tanto cable y ordenador. Lo importante, querido José María, es que nos cuentes y nadie mejor que tu, en que modo queda la moto cuando fallan algunos de esos soportes de software.
    Un fuerte abrazo,

Deja un comentario