La planta de Ford en Almussafes fabricará los nuevos Mondeo, S-Max y Galaxy

Ford Almussafes

El cierre en 2014 de la planta de Ford en Genk (Bélgica) repercutirá positivamente en la de Almussafes (Valencia), pues fabricará las nuevas generaciones del Mondeo, S-Max y Galaxy. A cambio, ésta cederá la construcción del C-Max y Grand C-Max a Saarlouis (Alemania).

Ford va a acometer una importante reestructuración en sus plantas operativas en Europa. La primera decisión será, en 2014, cerrar la fábrica de Genk (Bélgica), que cuenta con una plantilla de más de 4.000 trabajadores. Esta drástica medida repercutirá positivamente en el centro de Almussafes (Valencia), pues ese mismo año tendrá la misión de construir las nuevas generaciones del Mondeo, S-Max y Galaxy, lo que supondrá una importante inversión y la garantía de muchos empleos. A cambio, la sede valenciana deberá ceder la producción del C-Max y Grand C-Max a la planta alemana de Saarlouis, de donde sale el Focus.

Este plan se explica por la sobrecapacidad productiva que sufre Ford como consecuencia de la caída de la demanda en Europa occidental en los últimos cinco años. Concretamente, aseguran desde la marca estadounidense que “responde a los cambios estructurales del mercado y busca conseguir un crecimiento rentable en la región”.

Sobre los despidos que se llevarán a cabo en Genk, Stephen Odell, presidente de Ford Europa, aseguró que “reconocemos plenamente y aceptamos nuestra responsabilidad social en esta complicada situación. Si el plan de reestructuración se confirma, nos aseguraremos de que se adopten medidas y apoyos para mitigar el impacto en todos los trabajadores afectados”.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario