Las 10 multas de tráfico más extrañas

Multas

Cuando nos ponemos al volante estamos expuestos a recibir cualquier tipo de sanción si nos sorprenden realizando alguna acción que no está permitida por el reglamento. Sin embargo, hay algunas de ellas que pueden suponer importantes multas y que seguro que ni conocías. Éstas son las 10 multas de tráfico más raras.

Las gasolineras

Repostar en una gasolinera es una de nuestras actividades más cotidianas. Pero ojo, si mientras lo hacemos un agente nos sorprende utilizando el móvil o no habiendo apagado tanto el motor del coche como la radio incurriremos en una falta leve de tráfico y en una multa potencial de hasta 91 euros.

Las manos

Si un policía no detecta de primeras tus manos en el volante mientras conduces puede pararte y darte un susto. Se ha dado el caso de algún conductor que ha sido denunciado por hablar por el móvil al volante cuando solo se estaba rascando la oreja. Y si es tu palabra contra la del agente…

Atento a la conducción

Muchas veces habrás oído que estar pendiente de la carretera es lo más importante para no sufrir un accidente. Es cierto. Por ello, cualquier acción que implique una pérdida de atención puede ser sancionada. Incluye aquí discutir de forma ostensible con el copiloto o con otro conductor, dedicar gestos obscenos a otro usuario de la vía, besar a tu acompañante… ¡incluso morderte las uñas!

El carril

Si circulas por un carril que no sea le derecho cuando éste se encuentra libre puedes recibir una sanción de hasta 200 euros. Así lo indican los artículos 28 y 31 del Reglamento General de la Circulación.

No usar demasiado el claxon

Aunque lo hayamos olvidado, en la autoescuela nos enseñaron que el claxon solamente se usa en situaciones de emergencia. Si lo activamos sin necesidad -por ejemplo, durante un atasco-, nos estamos jugando una multa de 80 euros.

No hacer ruido

¿Cuántas veces pasa por enfrente de tu casa un coche con la música al volumen de una discoteca? Pues ese individuo debe saber que se juega una multa de entre 80 y 100 euros si es de madrugada o si no baja la intensidad sonora cuando circula cerca de lugares de obligado descanso, como un hospital.

Los semáforos

Hay mucha gente que aprovecha las detenciones ante un semáforo en rojo para realizar otras actividades totalmente ajenas a la conducción. Véase comer, mirar el móvil, retocarse el maquillaje… Si te pillan, pagarás 200 euros y perderás dos puntos del carnet.

Aparcamiento

Todos tenemos más o menos claro dónde está permitido o no aparcar. Sin embargo, hay sitios en los que no se puede y lo desconocemos. ¿Has ido alguna vez a la playa y dejaste el coche sobre la arena? Si éste se considera espacio protegido te juegas una multa de 6.000 euros.

Vestimenta

Para ir en el coche no hace falta vestir mono y casco como si de un piloto profesional se tratase. Eso sí, ponerse al volante sin camiseta, con chanclas o incluso con tacones puede suponer una multa de hasta 200 euros.

Los ocupantes del coche, dentro del mismo

¿Cuántas veces hemos visto, sobre todo en verano, a un conductor sacar la mano por la ventanilla? Esta práctica tan habitual puede ser multada con hasta 100 euros, tanto si el infractor es el conductor como si es el copiloto.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario