Las diferencias entre el gas natural licuado y el gas natural comprimido, y qué uso se le da a cada uno de ellos

Los expertos de Iveco –líder del mercado en tecnología de vehículos comerciales propulsados por gas natural– explican las diferencias y utilidades entre el gas natural licuado (GNL) y el gas natural comprimido (GNC).

El gas natural está protagonizando una revolución en el sector del transporte. El ministerio de Transporte e Infraestructura Digital de Alemania ha corroborado la visión de Iveco en esta materia: el gas natural es la única alternativa a gran escala al diésel y el siguiente paso en el camino hacia un transporte sostenible.

Javier Ruesga, Ingeniero GNL de Enagás, nos recuerda que “el gas natural es el combustible más limpio de todos, con diferencia. Además, presenta unas propiedades físico-químicas y termodinámicas que lo hacen más seguro que otros gases combustibles. Por otro lado es competitivo, porque se oferta a buen precio y ambientalmente muy interesante”.

Hay dos tipos de gas natural para vehículos. El gas natural licuado (GNL) es un gas natural que ha sido procesado para ser transportado y almacenado en estado líquido a baja temperatura. El gas natural comprimido (GNC) es gas natural almacenado a altas presiones, entre 200 y 250 bares. “Son el mismo producto, pero en distinta fase térmica”, aclara Antonio Murugó, director de Estrategia del Grupo HAM, “El GNL es un producto criogénico que va a 160 grados bajo cero y la ventaja, respecto al funcionamiento en un camión, es que la autonomía que ofrece es mucho mayor. El GNC viene comprimido y tiene la desventaja de una menor autonomía, pero a cambio, es más fácil su instalación. Es una alternativa muy viable para vehículos que no necesitan de un largo recorrido, de autonomías cortas, por ejemplo, para trabajos dentro de ciudad o para repartos. Para vehículos que necesitan recorrer largas distancias, la alternativa del GNL es la mejor solución”.

Javier Camón, responsable de producto de Gama Media y Ligera de Iveco, explica por qué el GNL ofrece más autonomía en un vehículo. “El GNL no deja de ser gas natural comprimido, que de una manera criogénica se hace más pequeño y se pueda almacenar en depósitos de gas natural licuado y proporcionarnos más autonomía”. José María Chamizo, director de Desarrollo negocio de Gas de Iveco, añade que “en el mismo volumen cabe muchísimo más GNL que GNC, y esto permite mucha más autonomía, por lo que el GNL es ideal para el transporte de larga distancia”.

Iveco lleva veinte años investigando y siendo una empresa pionera en tracciones alternativas. Como resultado, es líder absoluto del mercado de vehículos comerciales propulsados por gas natural, con más de 22.000 unidades vendidas del Iveco Stralis NP460 en todo el mundo. Es un camión de gas natural diseñado específicamente para operaciones de larga distancia, con una autonomía garantizada de hasta 1.600 km gracias a su doble depósito de GNL y eficiente motor de 460 CV. Iveco es, a día de hoy, el único fabricante que ofrece una gama completa de modelos de gas natural, con tres familias de motores que van de los 136 a los 460 CV, y una oferta tanto de vehículos comerciales ligeros como vehículos pesados para transporte de larga distancia, así como autobuses.

El nuevo Stralis NP 460 ofrece la única gama completa de camiones pesados de gas natural. Este vehículo puede funcionar con GNC, GNC y GNL combinados o GNL. La versión de doble depósito de GNL garantiza una autonomía récord de hasta 1.600 km. El nuevo Stralis NP 460 cuenta con las tecnologías de eficiencia de combustible más avanzadas de Iveco y la máxima comodidad de la cabina Hi-Way, diseñada para misiones de larga distancia.

El Stralis NP460 ya ha demostrado su popularidad en el sector del transporte pesado internacional de hasta 40 toneladas y muchos clientes han confirmado que supone una importante reducción del coste total de propiedad (TCO). En lo relativo al rendimiento medioambiental, los beneficios resultan significativos con el gas natural fósil, con una drástica reducción del 99% de partículas en suspensión y del 60% de NOx en comparación con los límites del estándar Euro VI. Además, al funcionar con biometano, sus emisiones de CO2 se recortan un 95%. También disminuye la contaminación acústica, con un funcionamiento extremadamente silencioso a menos de 71 dB. Un camión revolucionario que brinda a los operadores de transporte la ventaja competitiva de ofrecer una logística realmente sostenible.

Las diferencias entre el GNL y GNC y qué uso se le da a cada uno de ellos, en vídeo:

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario