Las versiones 2018 de las Moto Guzzi V9, la Roamer y la Bobber, símbolos de confort y estilo

La cultura tradicional de Moto Guzzi anima a las nuevas versiones de sus V9: la Roamer es la ‘custom’ universal, magnífica para mostrar y apasionante para conducir, y el ánimo más oscuro y nocturno llega de la mano de la Bobber, con sus gruesos neumáticos y un ‘look’ completamente negro.

Las tres principales características que caracterizan las generaciones ‘custom’ de Moto Guzzi son el diseño fuertemente personal, en el cual la particular y exclusiva configuración del motor juega un rol estilístico determinante, siempre en el centro del diseño y desarrollo del producto, además del depósito de gasolina sinuoso y el sistema de escape bajo; el mítico motor bicilíndrico transversal en V a 90 grados, introducido en 1967 y el placer de conducción en cualquier tipo de condición, merced a las reconocidas características de su parte ciclo, propias de todas las Moto Guzzi, capaces de cautivar el corazón de sucesivas generaciones de usuarios a lo largo de las carreteras de todo el mundo.

Con esta explícita referencia de estilo y tecnología presente en toda la historia de Moto Guzzi, las nuevas V9 no podían dejar de ser bellísimas, divertidas y seguras. En particular, el máximo esfuerzo de Moto Guzzi se ha concentrado en la definición de un diseño que ponga en valor las definidas y esculturales líneas del nuevo bicilíndrico 850 hecho en Mandello. Por otra parte, se ha puesto la máxima atención en la calidad percibida: V9 Roamer y V9 Bobber se han construido con una excepcional calidad en todos sus detalles y componentes. Un nuevo modo de concebir la motocicleta de media cilindrada.

Explorando sus detalles, se percibe el amplio uso de materiales nobles como el acero o el aluminio, mientras que por lo que se refiere a los plásticos, su uso se reduce al mínimo indispensable. El depósito de combustible de tipo gota, metálico para la V9, con una capacidad de 15 litros, se ha realizado con una preciosa pintura en la cual se perfila el logo de Moto Guzzi, protegido por un lacado transparente.

Tanto el guardabarros delantero como el trasero están realizados en metal, tal y como manda la tradición ‘custom’ de las motos de Mandello del Lario desde la década de los 70 del siglo XX. En aluminio ligero se han fabricado las tapas laterales, el tapón de la gasolina y las manetas de embrague y freno, así como las piñas de mandos, además de los estribos del piloto. Los colectores de escape de acero están protegidos por un segundo tubo, el cual, creando una cámara de aire contribuye a reducir el calor emanado, a la vez que protege la superficie externa.

Cuidadísimos son los acabados de las soldaduras del nuevo chasis, así como la pintura del mismo y los detalles que caracterizan el nuevo bicilíndrico transversal en V a 90 grados, no sólo por su fundición, sino también por el tintado negro opaco que resalta la marca Moto Guzzi fresada sobre la tapa de las culatas. Dos motos que se deben observar cuidadosa y particularmente, tocarlas con las manos para conseguir percibir toda la tradición y cultura constructiva típica de los mejores productos de Moto Guzzi.

La V9 Roamer ‘custom’ cosmopolita de Moto Guzzi

Fascinante, fácil, cómoda y tranquila en su conducción, como toda Moto Guzzi, la V9 Roamer es la ‘custom’ italiana dedicada a los ciudadanos del mundo. El Centro de Estilo del Grupo Piaggio ha desarrollado el diseño, respaldado también por las ideas del PADC (Piaggio Advanced Design Center) situado en Pasadena. V9 Roamer representa la capacidad de combinar el estilo clásico y esencial con acabados del más alto nivel, resaltando la arquitectura única y exclusiva del nuevo bicilíndrico de 850 centímetros cúbicos.

Cuidadísimos detalles como las nuevas llantas (de 19 pulgadas la delantera y 16 pulgadas la trasera), acabadas en negro mate con el borde pulido, o la nueva instrumentación digital multifuncional en un solo reloj circular. El confort de conducción está garantizado por una cómoda y relajada posición de conducción, idónea para disfrutar todas las cualidades ciclísticas de la V9 Roamer.

En línea con su espíritu turístico, la V9 Roamer en su versión 2018 ofrece de serie una nueva cúpula que conjuga elegancia y estilo además de gran protección aerodinámica, una herencia generada por la mítica Nevada 750, que se mantuvo en la gama durante más de veinte años y que desarrolló sus ínfulas de pequeña gran turismo, y se puede complementar con una gran gama de accesorios originales pensados para viajar, con un parabrisas aún más amplio, un inédito porta-paquetes con respaldo extraíble y un conjunto de maletas específicas.

Su reducido peso, de apenas 199 kilos en orden de marcha, récord para su categoría, unido a sus espléndidas cualidades ciclísticas y su elevado par motor a bajo régimen permite a la V9 Roamer regala sensaciones, maniobrabilidad y una emoción de pilotaje única.

La V9 Bobber inaugura un nuevo segmento

La V9 Bobber es la ‘custom’ deportiva de Moto Guzzi que inaugura el segmento ‘bobber’ de serie en motos de media cilindrada, en la que actualmente la V9 es su única representante. Las ‘bobber’ nacieron en los EE. UU. de la mano de pilotos que eliminaban los elementos que no servían en las carreras sobre superficie de tierra batida.

Como complemento de ese estilo, la V9 Bobber abandona cualquier cromado o pintura brillante para destacar todos sus detalles en negro mate, con la única concesión de algunos detalles en amarillo y rojo mate. Se ha pintado también en negro mate el sistema de escape, los espejos retrovisores y los guardabarros metálicos, en el que el trasero ha visto reducidas sus dimensiones para poder albergar un grupo óptico muy compacto que contribuye de manera determinante a conseguir el ‘look’ minimalista de la V9 Bobber.

Las llantas son también en negro mate de 16 pulgadas y finamente decoradas con el logo de Moto Guzzi en gris, equipadas con generosos neumáticos de 130/90 delante y 150/80 detrás.

La generación V9 Bobber de 2018 se puede homologar fácilmente para acoger a un pasajero: de hecho, está presente la posición y anclajes para el segundo usuario, fácilmente removible, así como los reposapiés del mismo, para poder conseguir una V9 Bobber realmente monoplaza. La distancia al suelo desde el asiento es de sólo 785 mm y si a ello se une su reducido peso de 199 kilos en orden de marcha, se puede uno imaginar lo fácil que resulta conseguir un gran nivel de confort, control en la conducción y placer que puede ofrecer esta V9 Bobber en su conducción.

 

Nuevo motor bicilíndrico 850 de Moto Guzzi

La versión 2018 de V9 Roamer y V9 Bobber está equipada con el grupo termodinámico Moto Guzzi, como siempre construido en las instalaciones de Moto Guzzi en Mandello del Lario. Se trata naturalmente de un bicilíndrico transversal en V a 90 grados refrigerado por aire y aceite, configuración que caracteriza a toda la producción motociclista actual de Moto Guzzi, aunque con diferentes cilindradas y prestaciones, para garantizar una dinámica de conducción y sonido único.

Se ha desarrollado con el claro objetivo de elevar al máximo el par y la elasticidad, aspectos fundamentales para asegurar un gran placer de conducción y diversión en la carretera. Partiendo desde la parte baja del motor, los nuevos cárteres en aluminio se convierten en el punto neurálgico, adopta un nuevo cárter de aceite y un cigüeñal calibrado en las inercias para lograr una gran vivacidad y el adecuado freno motor.

En el interior, el sistema de lubrificación se ha diseñado para digerir la mayor capacidad térmica y reducir la absorción de potencia para garantizar las prestaciones y la reducción del consumo de carburante. Se ha previsto un sistema de ventilación que reduce las pérdidas de potencia debidas al bombeo en el interior de los cilindros y una nueva bomba de aceite con flujo reducido para absorber la menor potencia posible.

Esta unidad es capaz de desarrollar 62 Nm de par a sólo 3.000 revoluciones por minuto, con una potencia máxima de 55 CV a 6.250 rpm., unos valores que demuestran el empeño de Moto Guzzi de mantener un elevado nivel de par con bajo régimen de rotación. Este propulsor evidencia un carácter y personalidad sorprendentes, que contribuyen a una experiencia de conducción verdaderamente excitante. Existe una versión limitada a 35 kW, en línea con las características exigidas para el carné de conducir A2 e ideal para los nuevos guzzistas, que pueden contar también con un peso récord muy reducido y una facilidad general de conducción de la V9.

Otro aspecto innovador del motor 850 Moto Guzzi es el embrague monodisco en seco con un diámetro de 170 mm, que permite obtener una perfecta transmisión del par y de la potencia sin tirones ni vacíos. El cambio de seis marchas, muy preciso y suave se beneficia de una inédita relación desarrollada para disfrutar de las mejores características de par y potencia del motor. La transmisión final se confía al nuevo árbol de transmisión de doble trócola y sobredimensionado, con un nuevo par cónico que garantizan una gran solidez y fiabilidad en la entrega de potencia del motor. El basculante en fundición de aluminio se ha diseñado para soportar las prestaciones del nuevo motor y puede albergar el nuevo neumático de 150 mm.

Equipamiento: seguridad y placer de conducción

Como en el caso de los últimos modelos de Moto Guzzi, también la V9 llega equipada con un avanzado y completo sistema electrónico situado en el vehículo de manera muy discreta, permitiendo una conducción más segura y fácil. Llega de serie con el evolucionado sistema ABS de dos canales, nada invasivo en la conducción más brillante, pero capaz de evitar el bloqueo de las ruedas cuando es realmente necesario, con el MGCT (Moto Guzzi Control de Tracción), el avanzado sistema de control de tracción de Moto Guzzi, integrado con la gestión electrónica del motor y regulable en dos diferentes niveles de intervención y desconectable, que garantiza la mejor adherencia del neumático trasero casi en cualquier tipo de pavimento, limitando el par motor en aquellas situaciones en las que resulta necesaria una reducción de la entrega de potencia. De serie es también el inmovilizador antirrobo y el conector USB situado bajo la pipa de la dirección, muy útil para la recarga de accesorios externos.

Coherente con el estilo de las dos V9 es también la nueva instrumentación electrónica, formada por un único reloj circular. La escala del tacómetro es analógica, mientras que el resto de la información se encuentra en el cuadro digital: odómetro, trip parcial y trip diario (se pone a cero automáticamente después de ocho horas desde el último encendido), tiempo de viaje, consumo instantáneo y medio, reloj, temperatura externa, velocidad media, nivel de MGCT, además del indicador de la marcha insertada y de cambio, cuyo valor de revoluciones máximo y mínimo lo puede regular directamente el piloto. De este modo se puede controlar el régimen de giro del motor, por ejemplo, para realizar un mejor rodaje del vehículo o bien para reducir al mínimo el consumo de carburante.

En el rico y extenso catálogo de accesorios se encuentra disponible el MG-MP, la plataforma multimedia de Moto Guzzi que conecta el teléfono móvil al vehículo garantizando así una información muy útil de viaje.

La V9 Roamer y la V9 Bobber tienen disponible como opción la plataforma multimedia al servicio del piloto Moto Guzzi. MG-MP es el innovador sistema multimedia capaz de conectar la moto con el Smartphone y por consiguiente con la red: un auténtico y sofisticado ordenador de a bordo y multifunción que conecta el vehículo con Internet.

Versiones y colores

La Roamer 2018 está disponible en verde y gris con acabado brillante y con guardabarros delantero y trasero en negro brillante. La Bobber 2018, en azul, negro y gris con acabados en pintura mate y gráficas en gris sobre el depósito.

Comentarios desactivados en Las versiones 2018 de las Moto Guzzi V9, la Roamer y la Bobber, símbolos de confort y estilo

Catalogado como Motos

Comments are closed.