Lexus IS 300h Executive: Ecología pasional

Lexus IS (frontal)

Con una estética imponente y un interior original y muy cuidado, el Lexus IS 300h tiene en la parte emotiva una clara virtud. Su módulo de impulsión híbrido de 223 CV no otorga prestaciones espectaculares, pero sí un consumo bastante ajustado. 

Prueba realizada con BP Ultimate

Más allá de las berlinas premium alemanes, como el Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes-Benz Clase C, se encuentra el japonés Lexus IS, una fantástica alternativa por imagen (la estética deportiva es imponente y hace girar miradas allá por donde pasa) y por un interior con una presentación muy original (el salpicadero presenta un diseño nada convencional y, a su vez, bastante práctico).

La firma nipona, perteneciente al Grupo Toyota, apuesta claramente por las variantes híbridas. De hecho, sólo tiene de este tipo y de gasolina, renunciando al diésel por su componente contaminante. En el caso del IS 300h, lleva un motor de gasolina 2.5 de 181 CV y otro eléctrico de 143 CV, cuya potencia máxima conjunta es de 223 CV. Típico de los híbridos, se disfruta mucho en la ciudad, gracias a las salidas desde parado totalmente silenciosas y a la suavidad mecánica. Además, el mayor uso del propulsor eléctrico por calles y avenidas redunda en un gasto de combustible menor comparándolo que versiones con motor de combustión.

En recorridos interurbanos, las prestaciones no son tan espectaculares como se pueden prever de un bloque de 223 CV, pero a fe que se pueden realizar adelantamientos con premura y recuperar velocidad con presteza. En fuertes aceleraciones, sí hay algo de rumorosidad en el interior (el cambio CVT mantiene el motor en regímenes altos), pero aparece mucho más atenuada si la comparamos con la de los Toyota Prius y Auris Hybrid. Sumando mil kilómetros, de los cuales 950 fueron por fuera de la ciudad, el consumo medio obtenido fue de 6,0 l/100 km, una cifra que permite una alta autonomía y que es mucho más baja que la de una berlina de gasolina convencional de idéntica potencia y parecida a la de otra de gasóleo.

Lexus IS (trasera)

El único punto diferente en la conducción de un híbrido es el tacto de la frenada. Al pisar el pedal, comienza a regenerar energía para la batería, por lo que hay que ser más contundentes con la pisada para notar mordiente. Un detalle muy bueno de los híbridos del Grupo Toyota es que en la instrumentación aparece un símbolo de un coche con las letras EV cuando tan sólo actúa el motor eléctrico. Así sabemos si estamos realizando una conducción 100% ecológica.

El antes comentado cambio CVT incluye modo secuencial, con seis relaciones prefijadas, que se pueden insertar a través de la palanca y también por levas situadas en el volante, haciendo más emotiva la conducción. También el sistema ASC, que crea en el interior un sonido mecánico más intenso, sirve para aumentar la motivación.

Lexus IS (interior)

Alto dinamismo
De propulsión trasera, el IS 300h tiene una clara faceta rutera, con un perfecto compromiso entre comodidad y deportividad, así como un habitáculo bien aislado que permite sumar kilómetros con un alto grado de confort y notar un aplomo perfecto a ritmos elevados. No obstante, al nipón también le gusta superar terrenos revirados, pues la carrocería no oscila en curvas, permitiendo un alto dinamismo. En este apartado, es una de las berlinas referencia porque no hay aparatosidad en los movimientos y el límite de adherencia se encuentra ya en situaciones casi temerarias. En ciudad, como gira mucho, las maniobras de aparcamientos son mucho más sencillas.

Interior brillante
Como hemos comentado antes, el interior es, frente al de los rivales germanos, muy original, con una consola central muy voluminosa y que se extiende hacia los asientos delanteros. Como elementos destacados, un reloj analógico con iluminación led, una cámara de visión trasera con una alta resolución y un mando que simula un joystick para controlar diversos elementos. Éste es más sensible que los de la competencia, por lo que hay que manejarlo de forma suave. Lo único que desentona del interior es que el freno de mano sea por pedal y no eléctrico.

ASIENTOS DELANTEROS. Los asientos delanteros del IS 300h, tapizados en tela y cuero, sujetan bien en curvas y permiten una posición baja de conducción. Por su parte, en los traseros, con los contornos muy marcados, se pueden introducir únicamente adultos de talla media debido al limitado espacio para las cabezas. Además, para acceder al interior, hay que contornear el cuerpo más de lo habitual. El asiento central está sobreelevado y molesta el voluminoso túnel de transmisión. Hay varios elementos de confort y seguridad: anclajes Isofix, salidas de aire, reposabrazos, posavasos, asideros, ganchos, luces de lectura, etc.

BUEN MALETERO. Con 450 litros, el maletero del IS 300h, al que se accede a través de una tapa, tiene una capacidad más que suficiente para las necesidades de transporte de una familia. Se pueden abatir los asientos traseros, aunque queda un gran escalón y el hueco no es especialmente grande. Como solución a un pinchazo, hay un gel sellante.

MODOS DE CONDUCCIÓN. El Lexus IS 300h, con el acabado Executive, dispone de cinco modos de conducción: EV (se fuerza a que sólo actúe el motor eléctrico), Eco (limita la aceleración), Normal, Sport (se buscan las mayores prestaciones) y Snow (para terrenos delicados por complicaciones meteorológicas). Cuando se activa el modo Sport, en la esfera izquierda de la instrumentación se visualiza un cuentarrevoluciones (en el resto de modos, hay una división de tres apartados: Charge, Eco y Power).

Texto y fotos: F.M.

GAMA IS: Desde 35.900 euros.

2.494 cc / 223 CV / 1.735 kg / 200 km/h / 6,0 l/100 km / 38.950 €

DESTACA:
– Diseño y presentación.
– Comportamiento general.
– Suavidad mecánica y consumos en ciudad.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Quinta plaza incómoda.
– Freno de mano por pedal desfasado.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; sensores de alumbrado y lluvia; faros bixenón con luces diurnas por leds; tapicería de tela y cuero; asientos delanteros regulables en altura y traseros abatibles; pilotos traseros por leds; volante multifunción con levas; reloj analógico; apoyabrazos trasero; pantalla en color de 7 pulgadas; modos de conducción (EV, Eco, Normal, Sport y Snow); retrovisor interior fotosensible; retrovisores plegables eléctricamente, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas para el conductor y el pasajero; programa electrónico de estabilidad (VDIM); ayuda al arranque en cuesta (HAC); control de presión de los neumáticos; cierre automático de puertas; reposacabezas delanteros y capó activos; fijaciones Isofix, etc.

Garantía: Tres años.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero longitudinal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 2.494 cc.
Potencia máxima 223 CV (conjunta).
Par máximo 221 Nm a 4.200 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Trasera.
Caja de cambios Automática, múltiples velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados.
Suspensión del/tras Multibrazo (ambos ejes).

DIMENSIONES

Peso 1.735 kg.
Largo/ancho/alto 4.665/1.810/1.430 mm.
Cap. depósito 66 litros.
Vol. maletero 450 litros.
Neumáticos 225/45 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 200 km/h.
De 0 a 100 km/h 8,4 segundos.
Urbano homologado 4,6 l/100 km.
Durante la prueba 6,0 l/100 km.
Emisiones CO2 103 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario