Los coches autónomos de Ford verán en la oscuridad

Ford-1

Ford está probando en Estados Unidos versiones autónomas de los Fusion -el Mondeo americano- en condiciones de total oscuridad, las cuales pueden ser afrontadas gracias a la utilización conjunta de la tecnología LiDAR y mapas 3D, lo que permite a los vehículos circular incluso con los faros apagados.

Conducir a ciegas es posible. Al menos para Ford y su tecnología autónoma, tal y como ha demostrado la marca del óvalo recientemente en una serie de pruebas llevadas a cabo en Arizona, Estados Unidos.

Conducir en condiciones de total oscuridad supone el siguiente paso en el camino de Ford hacia la consecución de vehículos completamente autónomos. Estamos ante un desarrollo importante, ya que demuestra que, incluso sin cámaras que dependen de la luz, los sensores LiDAR de Ford -que funcionan con el software de conducción virtual del coche- son suficientemente robustos para conducir de manera impecable en carreteras sinuosas. Aunque es ideal contar con los tres tipos de sensores -radares, cámaras y LiDAR- los últimos pueden funcionar de manera independiente en carreteras sin luces de tráfico.

En EE.UU., la Administración Nacional de Seguridad Vial en Carretera ha recopilado datos que demuestran que la tasa de mortalidad de ocupantes de vehículos durante la noche puede ser hasta tres veces mayor que durante el día. “Gracias a los LiDAR, los vehículos de pruebas no dependen de que brille el sol o de que las cámaras detecten las líneas blancas pintadas sobre el asfalto”, cuenta Jim McBride, jefe técnico de vehículos autónomos de Ford. “De hecho, los sensores LiDAR permiten a los coches autónomos circular en la oscuridad igual de bien que lo hacen de día”.

Ford-2

Para navegar en la oscuridad, los coches de conducción autónoma de Ford utilizan mapas en 3D de alta resolución junto con información acerca de la carretera, de las señales viales, la geografía, la topografía y puntos de referencia como señales, edificios y árboles. El vehículo utiliza señales LiDAR para ubicarse en el mapa en tiempo real. Otros datos provenientes del radar se unen con los que ofrecen los LiDAR para completar la capacidad completa de percepción del vehículo autónomo.

Para las pruebas en el desierto, los ingenieros de Ford, equipados con gafas de visión nocturna, monitorizaron el Fusion desde dentro y fuera del vehículo. La visión nocturna les permitió ver al LiDAR hacer su trabajo en forma de red de haces láser infrarrojos proyectados alrededor del vehículo a su paso. Los sensores LiDAR lanzan 2,8 millones de pulsos láser por segundo para escanear con precisión su entorno.

“Dentro del coche podía notar cómo se movía, pero cuando miraba por la ventana, solo veía oscuridad”, describe Wayne Williams, ingeniero e investigador de Ford. “Desde el asiento trasero del coche seguía su progresión en tiempo real utilizando monitorización por ordenador. Se mantuvo en todo momento en su carril circulando por esas sinuosas carreteras”.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario