Los nuevos Mercedes-AMG C 63, más agilidad para la versión más potente del Clase C

Los potentes motores V8, el dinamismo de su conducción y el atractivo diseño han hecho un éxito de ventas de la familia de modelos C 63 de Mercedes-AMG, desde la berlina al Estate, el coupé y el cabrio. Sus nuevas versiones salen ahora a la venta con un diseño exterior más acentuado, un habitáculo modernizado y una mayor agilidad.

Citycar Sur

Con un consumo de combustible en el ciclo mixto de 10,4-9,9 l/100 km y emisiones de CO2en el mismo ciclo de 236-227 g/km, las nuevas versiones de los C 63 se distinguen por el cambio AMG Speedshift MCT de 9 marchas con transiciones especialmente rápidas, el diferencial trasero con regulación electrónica y el sistema AMG Traction Control con nueve niveles (en el C 63 S), que elevan el dinamismo longitudinal y transversal a un nivel completamente nuevo.

Otro equipo que asegura mayor diversión al volante es AMG Dynamics, sistema integrado de control de estabilidad que amplía las funciones del ESP con una distribución perfectamente dosificada de la fuerza entre las ruedas del eje trasero (Torque Vectoring) y aumenta de ese modo la agilidad, manteniendo al mismo tiempo una gran estabilidad.

El sugestivo diseño es otro de los atributos: la calandra del radiador específica de AMG subraya la identidad de la marca y acentúa su potente presencia.

El habitáculo se beneficia del puesto de conducción totalmente digital (equipo opcional) con indicadores específicos AMG y de la nueva generación de volantes AMG.

El C 63 se encuentra en el origen mismo de Mercedes-AMG. El potente propulsor de ocho cilindros es su atributo más destacado. El V8 forma parte imprescindible de la identidad de la marca AMG. La tracción trasera, el tren de rodaje específico AMG y la presencia atlética distinguen asimismo al C 63 de sus competidores. A esto se suman innumerables posibilidades de personalización.

La profunda actualización del modelo comprende un largo elenco de medidas a fin de mejorar el dinamismo longitudinal y transversal. Una novedad en el C 63 es el cambio AMG Speedshift MCT de 9 marchas, en vez de 7, con embrague húmedo para el arranque. Esta transmisión es la clave de recuperaciones más rápidas y reacciones más espontáneas a las órdenes del conductor, transmitidas mediante el pedal acelerador. A esto se suma el diferencial autoblocante del eje trasero incorporado de serie, ahora con control electrónico en todas sus versiones, lo que hace posible una dosificación más precisa de la tracción.

El sistema AMG Traction Control (en el C 63 S) permite regular el resbalamiento en el eje trasero en nueve niveles, algo que sabrán apreciar los conductores con ambiciones deportivas. Otro equipo que asegura mayor diversión al volante es el sistema integrado de regulación de la estabilidad AMG Dynamics.

 

Cambio AMG Speedshift MCT 9G

En el C 63 se monta ahora por primera vez el cambio AMG Speedshift MCT 9G, adaptado específicamente por los ingenieros de desarrollo de Mercedes-AMG para lograr una experiencia de conducción dinámica. El embrague húmedo para el arranque sustituye al convertidor de par. De ese modo se ahorra peso y mejora la respuesta a las órdenes transmitidas por el conductor mediante el pedal acelerador, especialmente al acelerar con rapidez y en los cambios de carga.

La reducción directa múltiple permite recuperaciones rápidas y la función de doble embrague brinda una experiencia de conducción aún más sugestiva.

Con el pulsador situado en la consola central puede seleccionarse el modo “Manual”. Su estrategia de cambio se basa en el programa de conducción elegido; los cambios de marcha se efectúan a través de las levas del volante. Además, el cambio conserva la marcha seleccionada y no pasa automáticamente a una marcha más larga si el régimen del motor alcanza el valor máximo del limitador.

El conductor puede influir en el comportamiento de marcha del nuevo C 63 seleccionando uno de los programas de conducción AMG Dynamic Select “Calzada resbaladiza”, “Comfort”, “Sport”, “Sport+”, “Race” (en el C 63 S) e “Individual”. Con esta selección se modifican importantes parámetros, como la respuesta del motor y el cambio, la curva característica de la dirección, la amortiguación del tren de rodaje o la sonoridad del sistema de escape.

En el C 63 y el C 63 S, los programas de conducción AMG Dynamic Select se completan con AMG Dynamics. Este sistema integrado de control de estabilidad amplía las funciones del ESP (programa electrónico de estabilidad) con una distribución perfectamente dosificada de la fuerza entre las ruedas del eje trasero (Torque Vectoring) y aumenta de ese modo la agilidad, manteniendo al mismo tiempo una gran estabilidad. AMG Dynamics optimiza el dinamismo transversal y aumenta al máximo la tracción en curvas. Un detalle especialmente notable es la capacidad de AMG Dynamics de calcular la reacción del vehículo. Las diversas opciones de AMG Dynamics responden a las denominaciones “Basic”, “Advanced”, “Pro” y “Master”.

El conductor puede hacer uso asimismo de AMG Traction Control para influir con mayor precisión en el comportamiento de marcha del nuevo C 63 S. Este equipo permite preseleccionar uno de nueve niveles de resbalamiento en el eje trasero.

El conductor recibe asistencia en uno de los desafíos más importantes al volante, la elección del par motor ideal y el incremento óptimo de este parámetro al acelerar a la salida de una curva. Este equipo le asegura exactamente el nivel de tracción que desea y que ha ajustado con anterioridad. Es preciso mencionar que la dosificación en la entrega de potencia del motor al acelerar a la salida de la curva es uno de los criterios más importantes para alcanzar tiempos excelentes por vuelta.

El tren de rodaje con suspensión mecánica AMG Ride Control con sistema de amortiguación ajustable de regulación electrónica ofrece a los ocupantes del C 63 dinamismo deportivo y el confort característico de la marca para viajes largos.

El sistema de amortiguación adaptativo regulable se incorpora de serie. Este sistema con regulación electrónica y funcionamiento completamente automático adapta de forma progresiva la amortiguación en cada rueda en función de la situación. De ese modo mejoran la seguridad de conducción y el confort de rodadura

El conductor selecciona los tres diagramas característicos de la amortiguación “Confort” “Sport” y “Sport+” mediante un pulsador en la consola central, ajustando así la sensación de conducción a sus preferencias particulares, desde confortable hasta deportivamente rígido.

Con objeto de mejorar la tracción y el dinamismo de conducción, todos los modelos C 63 y C 63 S incorporan un diferencial autoblocante con regulación electrónica en el eje trasero, que reduce el resbalamiento en la rueda interior de la curva.

 

El motor V8 biturbo, único en este segmento

Las cuatro versiones de la carrocería están disponibles en dos ejecuciones, básica y modelo S. El acreditado motor AMG V8 biturbo de 4,0 litros entrega 476 CV (350 kW) o 510 CV (375 kW), y su par motor máximo se cifra en 650 ó 700 Nm. El C 63 S completa la aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,9 segundos; el C 63 en 4,0 segundos. La velocidad máxima está limitada por vía electrónica, a 290 km/h en el C 63 S Berlina y Coupé, a 280 km/h en el C 63 S Estate y Cabrio y a 250 km/h en todas las variantes del C 63. Como opción es posible aumentar la velocidad máxima también en el C 63.

El grupo de ocho cilindros y 4,0 litros con sobrealimentación biturbo ya se ofrece en numerosos vehículos AMG de altas prestaciones. La inyección directa guiada de gasolina asegura una combustión limpia y eficiente con un rendimiento termodinámico elevado.

El sistema de refrigeración de generosas dimensiones asegura el rendimiento del motor bajo condiciones extremas de conducción, como por ejemplo en jornadas de conducción en circuitos cerrados. Lo mismo puede decirse de la culata de flujo optimizado, fabricada en una aleación especial resistente a muy altas temperaturas. El reglaje progresivo de los árboles de levas de admisión y de escape mejora el desarrollo de la potencia y la eficiencia. Esta técnica es la clave de una respuesta excelente del motor, y optimiza los ciclos de admisión y escape en cada punto de operación. Asimismo contribuye al bajo consumo de combustible la bomba de aceite con regulación variable.

El modelo más potente C 63 S está equipado con apoyos dinámicos del motor. Estos apoyos resuelven el conflicto de objetivos entre confort y dinamismo de conducción, reduciendo las vibraciones de la unidad motor/cambio.

 

Comentarios desactivados en Los nuevos Mercedes-AMG C 63, más agilidad para la versión más potente del Clase C

Catalogado como Noticias

Comments are closed.