Mazda 3: Herencias atractivas

Mazda CX-5 (frontal)

Las soluciones Skyactiv en los motores y el trabajo en el peso y la aerodinámica vistos en los Mazda CX-5 y 6 también se han extrapolado al compacto 3, que llegará a finales de año con tres propulsores de gasolina y uno diésel de hasta 165 CV.

La revolución paulatina que está realizando Mazda en su gama llega ahora al compacto 3, que mantiene una longitud mayor respecto al resto de rivales, llegando a nada menos que 4,47 metros. Como en el CX-5 y 6, el peso del conjunto se ha aligerado (en el caso del diésel, marca en la báscula 70 kilos menos), la aerodinámica se ha optimizado (el Cx es de sólo 0,275 con la parrilla activa: se abre o se cierra según las necesidades de refrigeración) y se han aplicado soluciones Skyactiv en los motores para mejorar su eficiencia.

Mazda CX-5 (trasera)

La gama mecánica se compone, inicialmente, de tres bloques de gasolina atmosféricos, un 1.5 de 100 CV (nuevo) y un 2.0 con dos niveles de potencia: 120 y 165 CV. La opción de gasóleo es un 2.2 de 150 CV. La peculiaridad reside en que los tres tienen una relación de compresión de 14 a 1 (muy alta para un gasolina y muy baja para un diésel). Habrá cajas de cambios manuales y automáticas, ambas de seis velocidades.

Mazda CX-5 (interior)

El maletero del modelo nipón llega a 350 litros, cifra no excesivamente buena teniendo en cuenta lo largo que es el coche. Por su parte, el equipamiento tecnológico se amplía con el sistema Head Up Display (proyección de datos sobre una lámina de plástico), frenada automática en ciudad, control de velocidad de crucero, cambio automático de luces largas a cortas y viceversa, etc.

La tercera generación del Mazda 3 llegará al mercado español a finales de año.

Dejar un comentario

Catalogado como Novedades

Deja un comentario