Mercedes-Benz CLA 220 CDI 7G-DCT Pack AMG: Objeto de deseo

Mercedes-Benz CLA 220 CDI 7G-DCT Pack AMG (frontal delantera)

Copia casi exacta del exitoso CLS, el M-B CLA es como su hermano mayor pero en pequeño, tanto en tamaño como en coste, pues entre ambos hay una diferencia de 31 centímetros y 34.750 euros. El mayor elogio de este cupé de cuatro puertas, y se pueden hacer muchos, es su atractivo estético y dinámico, que lo hace objeto de deseo.

Citycar Sur

Prueba realizada con BP Ultimate

Si el Mercedes-Benz CLS fue un auténtico bombazo desde el mismo momento en que se puso a la venta, en 2004, éxito que sigue plenamente vigente, el nuevo CLA ha tenido igual acogida, tanto es así que, salvo excepciones (preguntar en Citycar Sur), la demora para hacerse con uno de ellos es de paciencia.

Se trata de una berlina de cuatro puertas a la que el fabricante de la estrella le añade el concepto de cupé, debido a su caída trasera (igual que el CLS), con disponibilidad para cinco plazas y 4,63 metros de longitud. Tiene una anchura de 1,78 y 1,44 metros la altura, mientras que la capacidad del maletero es de 471 litros, medida sobresaliente si tenemos en cuenta que el del Clase A, que goza de portón trasero y zaga más voluminosa, es menor.

El modelo probado, el 220 CDI con el cambio automático 7G-DCT, kit AMG y acabados Urban y Edition 1, presenta una estética impactante, agresiva y vistosa, concitando un sinfín de miradas. Así, el modelo de la prueba (ver fotografías) muestra grandes tomas de aire frontales, parrilla con efecto diamante, faldones laterales, llantas de 18 pulgadas, cristales tintados (en puertas traseras y la luna de atrás), calefacción en los asientos delanteros, faros bixenón delanteros y pilotos traseros de leds, función Stop/Start y un largo etcétera en opciones, que suman, a los 38.300 euros iniciales que cuesta el modelo con el acabado deportivo, otros 8.777 euros más, llegando a 47.000 euros.

Mercedes-Benz CLA 220 CDI 7G-DCT Pack AMG (trasera)

Fabricado en Hungría, el CLA tiene una buena calidad de acabado, como no podía ser de otra forma tratándose de un producto de M-B. El interior lo toma del Clase C, pero con toques personales propios. Es sobrio, como buen hijo de la estrella, pero es acogedor, sintiéndote a gusto nada más entrar y tomar posesión del puesto de conducción. La deportividad que desprende no es una mera sensación visual. Ante el volante multifunción de tres radios con levas del cambio 7G de doble embrague; las dos esferas con fondo gris y agujas rojas del cuadro, formas redondas que mantienen los cuatro difusores frontales del climatizador; la pantalla del navegador; los cromados y el color negro predominante, esa sensación deportiva, que puede ser, repito, de apreciación, al conducirlo, se torna en realidad, tal es la viveza, el dinamismo y energía que transmite el modelo.

Sorprende la ausencia de la palanca de cambios. En la consola central, la situada entre los asientos delanteros, se encuentra, tan sólo, el mando giratorio con el que manejamos la pantalla, que también es táctil, del navegador y que cuenta con otras funciones, situada en lo alto del salpicadero. En más de una ocasión, y hasta que olvidas que este coche carece de ella, largas el brazo hacia la derecha mientras conduces en busca de la palanca, reparando de su ausencia. Es en la parte derecha del volante donde está la palanca de las marchas que lleva todo automático: D, R y P.

Homologado para alojar a cinco personas, con las dos plazas delanteras excelentes, destacando el puesto de conducción, que gracias al magnífico asiento deportivo (también el del acompañante), con numerosos reglajes, al igual que el volante, es fácil encontrar la postura ideal, la tercera plaza de atrás, la central, es casi de emergencia, pues carece de huella para alojarla convenientemente. Sin embargo, quienes viajen en los extremos, junto a la ventanilla, lo hacen confortablemente, con buen espacio tanto para el cuerpo como las piernas y también para la cabeza, que no toca al techo salvo alturas de envergadura.

Mercedes-Benz CLA 220 CDI 7G-DCT Pack AMG (interior)

Pero, sin duda, lo mejor del CLA es el comportamiento y las sensaciones de control y seguridad que transmite. Al llevar el acabado AMG, las suspensiones son más firmes, aunque no resultan incómodas, absorbiendo bien las irregularidades y preservando las espaldas y lumbagos de los pasajeros. Si se lleva a la peña, entonces lo mejor es poner la suspensión con la configuración Confort, más suave y progresiva. Pero si se va solo, la Sport nos dará muchas satisfacciones, sobre todo en curvas, tomándolas casi en plano, pues no balancea, notando el agarre con que se fija al asfalto, afrontándolas con decisión y velocidad sin temor a reacciones inesperadas. Esta es la gran virtud de este coche, su dinamismo, agilidad y estabilidad, divirtiéndonos un montón en las carreteras de montaña, que es donde de verdad se disfruta de la conducción, saliendo a relucir las virtudes o defectos del automóvil probado.

El motor del 220 CDI es un cuatro cilindros de 2.143 cc con inyección directa por conducto común y turbo de geometría variable. Con sistema Stop/Start, los 170 CV de este diesel son suficientes para sacar todas la virtudes dinámicas que tiene la berlina y que ya se han descrito. Sube bien de vueltas, no es ruidoso, salvo en frío (algo común en casi todos los motores de gasóleo) y no es nada sediento, necesitando 6 litros cada 100 km para andar por la ciudad y 5,5 l/100 km de media en carretera, lo cual no deja de sorprender, pues gasta callejeando lo mismo que mi Smart de 71 CV, con la diferencia de que éste pesa 825 kilos y el CLA 700 kilos más.

El cambio automático de doble embrague al que va asociado el 220 CDI, es un buen complemento para este modelo. Suave, efectivo, bien escalonado y con transiciones rápidas, permite disfrutar del gran dinamismo de esta berlina cupé. Si se quiere ir tranquilo, viendo el paisaje, charlando o soportando los semáforos de la ciudad, bastará con despreocuparse del mismo y él llevará el gobierno de las velocidades según pisemos el acelerador. Si, por el contrario, buscamos la conducción deportiva, ponemos el modo Sport, que cambia los parámetros, con una respuesta inmediata y mayor aceleración del motor, manejando entonces nosotros el cambio manualmente desde las levas situadas tras el volante y sintiendo la deportividad que nos brinda este modelo con el que me divertí más de lo que pensaba, pues creía que era aburguesado y resultó ser cañero y respondón si así lo demandamos a través del pie derecho.

El M-B CLA 220 CDI 7G-DCT con el kit AMG, tiene un precio de 38.300 euros. Y desde 31.500 euros tenemos el CLA 180 con 122 CV, versión de acceso a la gama.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 2.143 cc.
Potencia máxima 170 CV a 3.400 rpm.
Par máximo 350 Nm a 1.400 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Automática, 7 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.525 kg.
Largo/ancho/alto 4.630/1.777/1.432 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 470 litros.
Neumáticos 225/40 R18.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 230 km/h.
De 0 a 100 km/h 8,2 segundos.
Urbano homologado 5,3 l/100 km.
Durante la prueba 5,8 l/100 km.
Emisiones CO2 109 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario