Mini Paceman Cooper S, altera los sentidos

Mini Paceman (trasera)

El Mini Paceman es un coche que no pasa inadvertido. Al tener tres puertas y el techo inclinado, su estética es la de un cupé. Sin embargo, la notable altura y el poderoso frontal, que lo toma del Countryman, le dan un contraste de gran atractivo. Con el motor de 184 CV del Cooper S y el cambio automático de 6 velocidades, el Mini Paceman altera los sentidos.

Prueba realizada con BP Ultimate

El Paceman es el Mini de mayor longitud de la gama (4,11 metros, 1,52 de altura y 1,79 metros de altura). Utiliza, por lo tanto, la plataforma del Countryman (4,09 metros de longitud) y muchos argumentos estéticos de éste, como, por ejemplo, el rotundo frontal. A partir de ahí, toma su propia identidad. Tiene dos puertas (la mitad que su hermano mayor), más el portón trasero, que guarda un maletero de 330 litros de capacidad, llegando a 1.080 litros con los asientos traseros abatidos. El techo es elevado en su inicio (para alojar bajo él, ampliamente, al conductor y acompañante, aunque sean de envergadura), bajando de forma pronunciada hasta la zaga. El contraste entre el robusto morro y el lateral cupé, produce un choque visual que no desentona los sentidos, al contrario, atrae un montón, seduciendo al instante.

Mini Paceman (lateral)

La zaga también tiene su propia personalidad. Mientras que en el Countryman los pilotos son verticales, el Paceman los dispone horizontales, invadiendo los pasos de rueda, y el paragolpes también cuenta con diseño propio.

El interior es Mini a tope. O lo que es lo mismo, diseño singular, exclusividad, buenos acabados y magnífica presentación. El enorme velocímetro sigue en el centro del salpicadero. En él se encuentra el navegador y diferentes opciones para el óptimo control e información del vehículo. Frente al conductor, el cuentarrevoluciones, con cabida para las luces de testigo y una ventana con la información del ordenador de a bordo. El volante, regulable en altura y profundidad, es multifunción, alojando sobre los brazos laterales las levas del cambio automático/secuencial de 6 marchas que llevaba nuestra unidad de pruebas.

Debido a la altura del modelo y a la amplitud en las plazas delanteras, la entrada y salida del vehículo es muy cómoda, no teniendo que doblar excesivamente la espalda para tales maniobras, algo que se agradece. Y también es fácil encontrar la postura ideal frente al volante, pues el asiento, además de recoger bien el cuerpo y resultar confortable, dispone de numerosas regulaciones para que así sea. Las otras tres plazas son, al igual que la del conductor, individuales, con reposabrazos las traseras, y un carril central (Mini Center Rail) que recorre el habitáculo y en el que se sujetan diversos artilugios, como puede ser el cenicero, portabotellas, etc.

Mini Paceman (interior)

En cualquier caso, el Paceman se puede personalizar a la carta, tanto el interior, con múltiples posibilidades en tapicerías, colores, iluminación, techo solar panorámico practicable, etc, como el exterior, desde la pintura, con ocho colores o las llantas; incluso los ajustes de la suspensión pueden pedirse a la carta, con una deportiva (de serie) y otra más suave (sin coste), y la tracción 4×4 All4, que no llevaba nuestro Cooper S.

En marcha, el Paceman es un juguete que corre mucho y se sujeta mejor, transmitiendo magníficas sensaciones. En este sentido, su conducción mantiene la exclusividad del Mini convencional. Sus reacciones son rápidas, directas, pero predecibles y seguras, dando confianza y permitiendo ir muy rápido en carreteras reviradas.

El Cooper S tiene un motor de cuatro cilindros en línea de 1.598 cc. De inyección directa, turbo alimentado e intercooler, 4 válvulas de regulación variable por cilindro, doble árbol de levas en culata y par máximo de 240 Nm, sus 184 CV empujan desde muy abajo (a partir de 1.500 rpm) y no se cansan de hacerlo hasta cerca de las 6.000 vueltas. El consumo medio oficial es de 7,1 l/100 km y 166 g/km de CO2. A nosotros nos sumó un litro más (8,2 l), en una media tomada en ciudad (con el start/stop) y en ruta.

Mini Paceman (emblema)

En cuanto a las prestaciones, alcanza 100 km/h desde parado en 7,8 segundos y su velocidad máxima es 212 km/h. No es el más rápido de la clase, pero tampoco hace falta, porque con lo que ofrece es más que suficiente para sentir las aceleraciones de este propulsor, que, además de la rapidez en la entrega de la potencia gracias al turbo, es también suave y dócil.

Pero un coche no es sólo velocidad, ni estética. Si su comportamiento no es sano, ¿para qué queremos potencia? Y es ahí, en la carretera, donde encontramos las mejores virtudes del Paceman, sobre todo en curvas. Con suspensión McPherson delante y eje multibrazo detrás, este coche de 1.405 kilos y buen reparto de pesos tiene una conducta sobre el asfalto intachable.

En trazados serpenteantes le sacaremos las máximas prestaciones, pues ahí entrega lo mejor que tiene: el agarre y la estabilidad. Tiene un paso por curva espectacular, sin balanceos laterales ni apenas subviraje. Por otra parte, poniendo el cambio en la posición secuencial, manejándolo desde la palanca o presionando las levas en el volante, tendremos un aliado para disfrutar todavía más de la conducción deportiva del Paceman, pues cambia con rapidez y las marchas están bien escalonadas. No menos precisa es la dirección electromecánica de asistencia variable, directa, rápida y de gran tacto. En cuanto a los frenos (discos delante de 307 mm y de 280 detrás), detienen el coche con celeridad y no se agotan del abuso prolongado en los trazados de montaña.

Mini Paceman (llanta y faro)

Como ya no se puede correr, o pocos son los sitios que se pueda hacer, hay que buscar un coche que nos emocione conduciéndolo por sus virtudes deportivas; que nos deleite por su confort y visual interior (que es lo que contemplamos cuando lo manejamos) a ritmos de la DGT, y que nos llene de satisfacción cuando lo dejemos aparcado y nos giremos para contemplarlo. Y el Paceman cumple a la perfección con esas tres máximas: es veloz, extremadamente ágil, equilibrado y estable; el habitáculo es acogedor, cómodo y vistoso y su línea es atractiva, diferente y exclusiva. En definitiva, el Mini Paceman Cooper S Automático, con un precio de 33.093 euros, es un coche que altera los sentidos.

DESTACA
– Estética de gran impacto.
– Rendimiento motor. Comportamiento magnífico.
– Puesto de conducción.

MEJORABLE
– Altura del techo de las plazas traseras para ocupantes de 1,80 metros.
– Visibilidad trasera.
– Precio.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador; guantera refrigerada; radio Mini CD MP3 y 6 altavoces; 6 airbag; anclajes Isofix en asientos traseros; ABS; arrancada en rampa (Hill Assist); cierre automático de puertas; control de crucero; control de estabilidad (DSC III); control de frenada en curvas (CBC); control dinámico de tracción (DTC); autoblocante electrónico (EDLC); dirección asistida electromecánica con función Servotronic; faros antiniebla; indicador desgaste de pastillas de frenos; indicador de presión de neumáticos; mandos función volante; ordenador de abordo; suspensión deportiva; asientos delanteros deportivos; elevalunas delanteros eléctricos; mando apertura a distancia; spoiler trasero; argollas de amarre maletero; volante deportivo de cuero de tres brazos; conexiones auxiliares para fuentes de sonido externas; llantas de aleación de 17”, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.598 cc.
Potencia máxima 184 CV a 5.500 rpm.
Par máximo 260 Nm a 1.700-4.500 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Automática/secuencial, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.405 kg.
Largo/ancho/alto 4.115/1.786/1.522 mm.
Cap. depósito 47 litros.
Vol. maletero 330 litros.
Neumáticos 205/55 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 212 km/h.
De 0 a 100 km/h 7,8 segundos.
Urbano homologado 9,5 l/100 km.
Durante la prueba 8,2 l/100 km.
Emisiones CO2 166 g/km.
Impuesto Matriculación. 9,75.



Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario