Miquel Silvestre explica su viaje a Samarkanda con la nueva BMW R 1200 GS

httpv://www.youtube.com/watch?v=–R9HxvbA4A

A comienzos de marzo, Miquel Silvestre comenzará la Ruta Embajada a Samarkanda con la nueva BMW R 1200 GS de agua. Su objetivo, seguir los pasos de Ruy González de Clavijo, embajador madrileño de Enrique III. Regresará en septiembre coincidiendo con el Encuentro BMW Riders en Formigal.

Pregunta. ¿Qué destacas de la nueva BMW R 1200 GS?

Respuesta. Lo que más me llama la atención de la moto es el cambio radical experimentado en la geometría del propulsor. Las modificaciones son muchas, tantas que incluso no la reconozco (sonríe). Cada vez que se actualiza una máquina, la nueva imagen choca mucho al principio, pero en cuanto me acostumbre a ella, me va a parecer, seguro, la montura ideal.

P. ¿Cómo será la moto que lleves a la Ruta Embajada a Samarkanda?

R. No voy a llevar una R 1200 GS diferente a la de serie. Va a ser como la que se puede adquirir en un concesionario oficial, porque me gusta conducir motos estándar. Según sale de la tienda, una máquina tiene que estar desarrollada para llevarte al fin del mundo. Si no, no es buena. No me considero un conejillo de indias. Creo que la moto viene ya bastante probada y estoy convencido de que en Alemania han hecho muy bien su trabajo.

P. ¿Cuál es el objetivo de tu aventura?

R. En principio, a principios de marzo comenzaré la Ruta Embajada a Samarkanda. Recorreré la Ruta de la Seda siguiendo el rastro de Ruy González de Clavijo, embajador madrileño de Enrique III en 1403. En Samarkanda (Uzbekistán) tiene dedicada una calle. Allí he de llegar con la nueva GS y, de este modo, homenajear a un gran explorador. Incluida la vuelta, la duración del viaje es de, aproximadamente, seis meses. Quiero volver con la preciosa GS en perfecto estado al Encuentro BMW Riders 2013 en Formigal, en septiembre.

P. Supongo que habrá muchas dificultades en el reto.

R. Ésta es una aventura real. No hay trampa ni cartón. Debo recordar que entre Estambul, que será la ciudad donde encuentre el último concesionario BMW Motorrad, y Samarkanda, hay 20.000 kilómetros, ida y vuelta, sin taller de la marca alemana. Es decir, si me paro, la gente se va a enterar.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario