Nissan investiga el desarrollo de una pila de combustible de bioetanol

Nissan-1

Nissan ha anunciado que está investigando y desarrollando un sistema propulsado por pila de combustible de óxido sólido (SOFC), que funciona con electricidad generada a partir de bioetanol. Éste utiliza la reacción de varios combustibles, incluyendo el etanol y el gas natural, con el oxígeno para generar electricidad de alta eficiencia.

Nissan mira al futuro, un futuro que ha de ser sostenible. Así se explica que la marca japonesa esté invirtiendo gran cantidad de tiempo y dinero en investigar y desarrollar un sistema propulsado por pila de combustible de óxido sólido (SOFC), que funciona con electricidad generada a partir de bioetanol. La pila de combustible de bioetanol genera electricidad a través la SOFC (generador eléctrico) y usando el bioetanol almacenado en el vehículo. El sistema utiliza hidrógeno transformado a partir de combustible mediante un reformador y oxígeno atmosférico y provoca una consiguiente reacción electroquímica que produce electricidad para propulsar el vehículo.

A diferencia de los sistemas convencionales, la pila de combustible de bioetanol tiene la SOFC como su fuente de energía, con lo que alcanza una mayor eficiencia eléctrica para ofrecer al vehículo una autonomía similar a la de los coches de gasolina.

Nissan-2

Los sistemas con pila de combustible utilizan productos químicos que reaccionan con el oxígeno, generando así electricidad sin liberar productos derivados nocivos. Los combustibles de bioetanol, como los procedentes de la caña de azúcar y del maíz, están disponibles en países de América del Norte y del Sur, así como en Asia. La pila de combustible de bioetanol puede ofrecer soluciones de transporte respetuosas con el medio ambiente y generar oportunidades en la producción energética regional, además de dar apoyo a la infraestructura existente.

Cuando se genera electricidad en un sistema de pila de combustible, normalmente se emite CO2. Con el sistema de bioetanol, las emisiones de CO2 se neutralizan desde el proceso de crecimiento de la caña de azúcar que luego se transforma en biocombustible. Con ello, se consigue un ciclo neutro de carbono, ya que casi no se produce ningún incremento de las emisiones de CO2.

En el futuro, la pila de combustible de bioetanol se acercará todavía más a los usuarios. El agua mezclada con etanol es más fácil y más segura de usar que la mayoría del resto de combustibles. Dado que esto eliminará los límites para la creación de una infraestructura totalmente nueva, tiene un mayor potencial de crecimiento de mercado.

Los costes de utilización serán muy bajos, similares a los de los eléctricos actuales, lo que al final beneficiará tanto al público como a las empresas, ya que la pila de combustible de bioetanol es una opción ideal para una más amplia variedad de necesidades de los clientes.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario