Portomarín y los testimonios de peregrinos en vídeo, las joyas de la penúltima y variada etapa del ‘Camino de Santiago en 12-1 días enchufado’ de José Mª Alegre en ‘ebike’

La décima etapa del ‘Camino de Santiago en 12-1 días enchufado’, con Sixt Rent a Car, lleva a José Mª Alegre y su ‘ebike’ a Melide, desde Sarria, 65 km muy divertidos con caminos ‘rompepiernas’ y senderos de enorme espesura. Alegre graba nuevos testimonios de peregrinos como el de Pablo, que se emociona al recordar los motivos que le han llevado al Camino.

Con testimonio tan conmovedor como el de Pablo, boliviano residente en EEUU que se emociona al recordar a sus padres, ya fallecidos, a los que homenajea haciendo el Camino de Santiago, por segunda vez, abro este reportaje de la penúltima etapa que me lleva, en primer lugar, al casco antiguo de Sarria, localidad lucense donde he pasado la noche en un cómodo hostal. Para acceder al centro de la ciudad hay que afrontar un duro repecho que obliga a pedalear de pie, pero merece la pena. Luego, las salvadoras flechas amarillas indican al ‘bicigrino’ el “Buen camino” a seguir.

Inicio así la undécima etapa de este ‘Camino de Santiago en 12-1 días enchufado’, con Sixt Rent a Car y QuintaMarcha.com, medio que dirijo. Llevo ya 670 kilómetros en las piernas y todo va sobre ruedas…, las de mi ‘ebike’ Cube, que está demostrando la gran bicicleta híbrida que es. A la salida de Sarria, me paro en un precioso puente de piedra para grabar en vídeo la crónica del día.

La etapa de hoy es un ‘rompepiernas’ continuo, con caminos de todo tipo, muchos de ellos con el piso pedregoso, ‘corredoiras’ con lajas de piedra y senderos sombríos debido a que la espesa vegetación que los envuelve los ha convertido en túneles.

A partir de Sarria, el Camino se vuelve más transitado, quedan 120 kilómetros para el final, la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela, y son muchos los peregrinos que inician en Sarria su particular travesía. Pero la afluencia de caminantes y ‘bicigrinos’ no es excesiva, pues octubre es un mes tranquilo, como bien supuse al escogerlo para echar a pedalear -todo lo contrario que en verano, que, según me cuentan, el Camino parece la Castellana a la altura del Bernabéu en tarde de partido-, lo que me permite ir ligerito por los senderos, reduciendo no obstante la marcha al ver personas delante, voceando “¡Bici!” al acercarme a ellas, despidiéndome de los peregrinos con el “Buen camino” de rigor, precedido de una sonrisa -a todo aquél que se detiene para verme pasar-, recibiendo en agradecimiento igual frase, que en los extranjeros suena simpático por el acento que imprime su procedencia, pues el “Buen camino” todos lo saben pronunciar debido a su sencillez -¡qué buen ojo tuvo su “descubridor”!-.

En Ferreiros, a 14 kilómetros del inicio de la etapa, me encuentro con dos sevillanas, Carmen y Mar, a las que no les importa contarme su historia; la suya se trata de un reto, el “de llegar a Santiago”, aunque nadie apuesta por ellas, asegura la primera con la gracia y el desparpajo propias de las tierras de procedencia. ¡Yo sí apuesto por vosotras!

La joya de la ruta se llama Portomarín, preciosa localidad donde el río Miño se ensancha y se accede hasta la población a través de un largo y espectacular puente por el que circulan los vehículos y los transeúntes y que se eleva junto al antiguo puente romano. A mitad del mismo la parada es obligada, pues la vista resulta grandiosa.

Pasado el puente, el peregrino se encuentra con una larga escalinata para llegar a Portomarín, que está en un alto. Por contra, el ‘bicigrino’ debe subir por la carretera que circunvala la ciudad hasta llegar a la preciosa plaza del Ayuntamiento, un antiguo pazo reconstruido situado junto a la iglesia románica de San Juan levantada en este sitio al trasladarla piedra a piedra, no sin antes numerar cada una de ellas, de la antigua ubicación donde fue construida originariamente.

Y es que pocos de los caminantes que transitan por el Camino saben que el Portomarín originario yace bajo las aguas del Miño al construirse el embalse de Belesar, en Chantada. El nuevo pueblo -el actual- fue ubicado entonces en el Monte de O Cristo, inaugurado en 1963, con la población del antiguo que no emigró a otros lares, pues, a pesar de que a todos los vecinos se les ofreció una casa a estrenar en el nuevo lugar, no fueron pocos los que aceptaron el dinero que se les daba como segunda opción para irse a vivir a otro sitio. El número de habitantes de Portomarín actualmente es de 1.500.

En uno de los bares que hay en la plaza del Ayuntamiento me tomo una 1906, segunda ‘birra’ que consumo durante el Camino, pues en las aproximadamente cinco horas de pedaleo diario, no toma alcohol, pero el lugar, la sudada que me he pegado y el calor que hace, bien lo merece.

Son las 4 de la tarde y me quedan 41 kilómetros todavía hasta Melide, por ello, y si no quiero ser pasto de la noche, tengo que ir ligerito para llegar al final de etapa con el día en lo alto, así que a pedalear y a entretenerse poco. Pero en Galicia el paisaje es bello, agreste, salvaje todo él, pases por donde pases, y no pararme para hacer alguna foto o vídeo es tarea harto imposible. Cada vez que me detengo luego debo ir más rápido, así que surco caminos, senderos, y el asfalto de algunos pueblos a cuál más hermoso, disfrutando como nunca lo había hecho.

Al final, y antes de que el manto de la noche lo oscurezca todo, llego al hostal que me acogerá esta noche en Melide, muy cerquita del Camino por donde he venido. Ahora, me toca limpiar y engrasar la cadena de la ‘ebike’ como cada final de etapa, mirar las presiones de los neumáticos y echarle un vistazo para comprobar que todo está en su sitio. Así, mañana saldré con la seguridad de que la Cube está lista para la batalla diaria, la que será la última. Mañana, pues, más y mejor y a disfrutar cada kilómetro de la ruta como si fuera el último. “Buen camino”.

Por Jose Mª Alegre (texto, vídeos y fotos)

Comentarios desactivados en Portomarín y los testimonios de peregrinos en vídeo, las joyas de la penúltima y variada etapa del ‘Camino de Santiago en 12-1 días enchufado’ de José Mª Alegre en ‘ebike’

Catalogado como Noticias

Comments are closed.