Probamos el Ford Ka+: Un microurbano ágil y funcional para la gran ciudad

Desde el primer momento que lo vi tuvimos un flechazo. Enseguida me llamó la atención su carrocería, moderna y juvenil, de líneas deportivas y rectas que nada hacían presagiar que estaba delante de la última generación del Ford Ka, esa ‘pelotilla’ motorizada de dimensiones compactas que lanzó la firma del óvalo en 1996 y que también impactó en su momento por su ruptura con lo convencional. Desde 6.990 euros.

El Ford Ka+ es otra cosa, de ahí el signo ‘más’ (+) que acompaña su nombre y con el que se refleja, no sólo un cambio de rumbo en la estética, sino la osadía de redefinir su tamaño. De hecho, para hacer más énfasis en este concepto, el nuevo Ka+ se ofrece únicamente con carrocería de cinco puertas, algo que no sucedía con sus antecesores (el de 1996 y el de 2008), disponibles con tres.

A primera vista, parece más el hermano pequeño del Fiesta que del Ka. Mide 3,93 metros de largo, 1,69 de ancho y 1,52 de alto, con una distancia entre ejes aumentada hasta los 2,49 metros, casi 20 centímetros más que su antecesor de 2008 y tres centímetros más alto que el Fiesta.

Cuenta con una parrilla delantera y unos faros rasgados a los laterales que lo hacen parecer más deportivo y actual si cabe. Eso sí, no pierde del todo la forma ovalada del frontal que distinguió a la primera generación del Ka, aunque en este era mucho más empinada y marcada. Las puertas son amplias y las ventanas inmensas. La sensación es fantástica.

En cuanto al interior, es holgado y cómodo. Sin duda, un habitáculo bien aprovechado. También el espacio para las plazas traseras: agradable y suficiente para que quepan tres personas sin que acaben a golpetazos. Al salpicadero no le falta nada, pero tampoco le sobra. Reconozco que no soporto los salpicaderos abarrotados de botones que te complican la existencia hasta la extenuación.

Este es práctico y sencillo, igual que la consola central, el volante multifunción y la pequeña pantalla LCD con el ordenador de a bordo. Sin ostentaciones de ningún tipo. Ahora bien, para aquellos acostumbrados a dispositivos vanguardistas y modernos, los del Ka+ se les quedarán cortos. En mi caso, abogo por la funcionalidad y lo utilitario, no por lo espectacular y lo aparatoso.

A la hora de conducirlo, el motor 1.2 Duratec Ti-VCT de 85 CV y cuatro cilindros responde bien a revoluciones altas y no es muy escandaloso ni ruidoso. Reconozco, sin embargo, que en marchas cortas se vuelve algo perezoso y le falta poderío.

La solución es jugar con las velocidades (cinco) de la caja de cambios (manual) para sacarle el máximo partido al rendimiento. Otro apunte: el desarrollo de las marchas es bastante largo, especialmente en la cuarta y la quinta, lo que reduce mucho el consumo.

Alcanza una velocidad máxima de 169 km/h, lo que tampoco está nada mal para un coche de estas características y teniendo el límite 49 km/h por debajo. Y lo mejor, su consumo, en torno a los 5 litros cada 100 km. En definitiva, el Ford Ka+ no es pretencioso.

Sirve para lo que sirve y no decepciona: un microurbano ágil y funcional para la gran ciudad y las carreteras llanas, que, además, ofrece una gran relación calidad precio (disponible a partir de 6.990 euros). Perfecto para los que buscan moverse como pez en el agua por la urbe sin renunciar a un coche amplio y resuelto.

Sin duda, una buena forma de destronar a la pequeña bolita motorizada de 1996 y darle la bienvenida a este nuevo concepto Ka. Más información en www.quintamarcha.com

Por JA
Fotos: JMA

DESTACA

– Capacidad.
– Ágil y resuelto.
– Precio.

MEJORABLE

– Rumorosidad.
– Motor justo.

EQUIPAMIENTO

Airbag frontal conductor; Airbag frontal pasajero; Airbags de cabeza delanteros y traseros; Airbags laterales delanteros; Antibloqueo de frenos (ABS); Asistente de arranque en pendiente (Hill Start Assist); Aviso de cinturón no abrochado para ocupantes delanteros; Cinturones de seguridad delanteros regulables en altura; Control de estabilidad (ESC); Control de presión en neumáticos; Control de tracción; Dirección asistida eléctrica variable según velocidad; Distribución electrónica de frenado (EBD); Faros antiniebla; Fijaciones ISOFIX con Top-Tether en asientos traseros exteriores; Limitador de velocidad; Luz de frenada de emergencia; Luz diurna; Ordenador de viaje; Tres reposacabezas traseros; Volante con ajuste vertical; Aire acondicionado; Asiento del conductor con ajuste de altura; Cierre centralizado; Dos luces de lectura delante; Elevalunas eléctricos delanteros; Función start-stop; Llenado de depósito sin tapón Ford Easy Fuel; Mando de apertura a distancia; Parasoles con espejo de cortesía; Retrovisores exteriores con ajuste eléctrico; Toma de 12 V delante; Alfombrillas delanteras; Paragolpes en color carrocería; Retrovisores y tiradores exteriores en color de carrocería; Asiento trasero abatible 60:40; Bolsillos en respaldo de asientos delanteros; Cubierta de maletero extraíble; Guantera con iluminación; Maletero con iluminación; Posavasos en consola central; 4 altavoces; Conexión Bluetooth con audio streaming; Conexión USB; MyFord Dock (soporte y cargador para dispositivos portátiles); Radio; Kit de reparación de neumáticos; Bocina de doble tono;

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero trans. 3 cilindros en línea.
Cilindrada 1.194 cc.
Potencia máxima 86 CV.
Par máximo 115 Nm / 4.250 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 5 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema McPherson.
Frenos del/tras Discos ventilados / Tambor.
Suspensión del/tras Res. helicoidal.

DIMENSIONES

Peso – kg.
Largo/ancho/alto 3.941/1.704/1.524 mm.
Cap. depósito 42 litros.
Vol. maletero 270 litros.
Neumáticos del/tras 195/55 R15.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 169 km/h.
De 0 a 100 km/h 13,5 segundos.
Medio 5,0 l/100 km.
Durante la prueba 5,0 l/100 km.
Emisiones CO2 114 g/km.
Impuesto Matriculación. 0%.

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario