Probamos el nuevo Ford Fiesta 1.0 EcoBoost 140 CV ST-Line. Desde 17.945 euros

El nuevo Ford Fiesta es uno de los modelos que más fuerte está pegando entre los utilitarios. Se ha renovado de cabo a rabo y cuenta con suficientes virtudes como para incluso hacer temblar a modelos del segmento superior. Nos ponemos al volante de la versión 1.0 EcoBoost de 140 CV con acabado ST-Line.

La historia del Ford Fiesta es una historia de éxito. No puede ser de otra manera si tenemos en cuenta de que se trata de un vehículo que lleva en nuestras vidas desde mediados de los años 70. Desde entonces se ha ido reinventando hasta lo que es hoy, uno de los utilitarios más capaces de cuantos existen. Y también es muy versátil, pues ofrece acabados para todos los gustos entre los que encontramos desde este año incluso el Active, de corte más campero. Pero no es eso de lo que vamos a hablar hoy, sino del Fiesta ST-Line, el más deportivo de la gama hasta que llegue el ST.

Lo primero que me llama la atención es la decisión de Ford de seguir apostando por una variante de tres puertas, algo que han desechado muchos de sus rivales por los escasos volúmenes de ventas que generan. Llámenme maniático, pero un vehículo de imagen deportiva siempre lo preferiré con esta disposición, por mucho que sea más incómodo a la hora de acceder a las plazas traseras. Aunque la unidad de prueba es de cinco puertas, estructura que, sin duda, resulta muy práctica para parejas con hijos, además de ganar empaque con una estética muy conseguida. Pero el tres puertas…

No obstante, si hay algo que me gusta de este nuevo Ford Fiesta es que, a pesar de mantener su esencia intacta, da la sensación de coche más grande, con más empaque. Los siete centímetros extra de longitud y un diseño muy estudiado permiten esto. Además, el toque deportivo de esta variante lo dan detalles como la parrilla delantera tipo panal, unas llantas específicas o la presencia de un spoiler trasero. Y todo ello sin dejar de comentar que su altura se rebaja un centímetro gracias a la presencia de unos amortiguadores y muelles más firmes.

Toda esta buena impresión que causa el exterior del Ford Fiesta ST-Line se traslada a un habitáculo que destaca por varias cosas. La primera es por su habitabilidad. Tanto la parte delantera como la trasera ofrecen espacio más que suficiente como para que cuatro adultos viajen a sus anchas. El quinto, que será el que ocupe la posición central trasera, mejor para desplazamientos cortos. Otro aplauso merece los acabados. Si tenéis la oportunidad de ver un Fiesta de hace unos años y el actual, os daréis cuenta de que estamos ante un progreso sobresaliente. De nuevo aquí podemos hablar de un vehículo que más bien parece de un escalón superior, salvo por un maletero en la media de lo que se espera, con 292 litros de capacidad. Obviamente, el acabado ST-Line viene también acompañado de detalles específicos, como el volante forrado de cuero, los pedales en acero inoxidable o los estribos de las puertas. Y ojo, porque no se deja de lado un apartado tecnológico que luego trataremos con más profundidad, pero que se deja intuir por la presencia de una pantalla táctil de 8 pulgadas -opcional, de serie viene con una de 6,5-.

1.0 EcoBoost de 140 CV, un motor cada vez mejor

Ford sigue haciendo de las suyas con un concepto de motor que hace unos años nos parecía imposible de llevar a cabo. De hecho, los más veteranos aún se sorprenden del buen rendimiento que ha logrado alcanzar la marca del óvalo con este pequeño propulsor de 1 litro y tres cilindros. En esta ocasión son 140 CV los que anuncia, con un par máximo de 180 Nm a 1.500 rpm. Más que los fríos datos, conviene destacar la sensación que provoca. Sobre todo, si el coche no va cargado, resulta elogiable hasta la capacidad de recuperación que tiene desde bajas revoluciones. Y corre, de una manera civilizada -para los que quieran más este año llega el ST, palabras mayores-, pero corre.

Asociado a este motor encontramos un cambio manual de seis velocidades cuyo funcionamiento no merece un sólo pero. Recorridos correctos -algo más cortos que el resto de versiones-, tacto preciso… Tan sólo tendremos que acostumbrarnos, si es que no estamos familiarizados con las mecánicas tricilíndricas, con algo intrínseco de ellas, y es la aparente falta de retención del motor cuando reducimos. Estos propulsores son así, no hay vuelta de hoja.

Otro de los puntos a elogiar de este motor EcoBoost de 140 CV es su consumo. Es cierto que homologa una media de 4,5 l/100 km, pero es más real hablar de cifras que se mueven entre los 6 y los 6,5 l/100 km, dependiendo de lo que nos queramos divertir con el coche. A buen entendedor…

El buen comportamiento de la mecánica tiene su reflejo en un chasis muy bien trabajado. De hecho, se trata de uno de esos que llega al complicado compromiso de ofrecer suficiente estabilidad como para forzarlo sin miedo y, a la vez, un confort que no acepte discusión a la hora de hacer un uso más normal del coche. El Ford Fiesta que hemos probado no peca de nada. ¿Qué podría ser más radical? Sí, pero para eso, volvemos a recordar que llegará el ST en breve. ¿También podría haber sido algo más blando? No os preocupéis, porque el resto de versiones ofrecen precisamente eso.

Tecnología y equipamiento, otros dos puntos fuertes del Ford Fiesta

El nuevo Ford Fiesta ya no es el hermano pequeño de nadie dentro del organigrama de la marca americana. Estamos hablando de un miembro de pleno derecho que incluso puede presumir de hacer debutar ciertas tecnologías desarrolladas por la firma. Se trata del primer modelo que, por ejemplo, incorpora el sistema de frenada autónoma en ciudad, capaz ahora de detectar peatones, y eso por no hablar del sistema de aparcamiento asistido que aplica el freno para evitar pequeños golpes o, para los más exigentes, un equipo de sonido de alta fidelidad que firma Bang & Olufsen y cuyo rendimiento es obligado recomendar.

También tienen su protagonismo el sistema multimedia SYNC 3, que nos pone ante todo un mundo de posibilidades en este sentido, o el asistente MyKey, que permite limitar algunas funciones del vehículo a favor de la seguridad. Dejarle el coche a nuestro hijo, un momento siempre complicado en la vida de todo padre -o madre-, será un poco más sencillo.

Además, de serie, el Ford Fiesta ST-Line -disponible desde 17.945 euros- incluye elementos como la conexión Bluetooth, el acceso y arranque sin llave, airbags frontales, laterales delanteros y de cortina, ordenador de a bordo con limitador de velocidad, climatizador manual, asistente de arranque en pendiente, alerta por cambio involuntario de carril, retrovisores termoeléctricos y faros antiniebla, a lo que podremos añadir una interesante dotación de elementos opcionales.

Por Daniel Roca
Fotos: JMAlegre

Destaca

Comportamiento dinámico.
Motor muy equilibrado.
Calidad de acabados.

Mejorable

Precio ST-Line con todas las opciones, elevado.
No es tan deportivo como aparenta -para eso, el ESTE-.
Rumorosidad mecánica.

EQUIPAMIENTO

Airbag frontal conductor; Airbag frontal pasajero; Airbags de cabeza delanteros y traseros; Airbags laterales delanteros; Anclajes ISOFIX en asientos laterales de 2ª fila; Antibloqueo de frenos (ABS); Asistente de arranque en cuesta (Hill Start Assist); Asistente de emergencia; Asistente de frenada de emergencia; Aviso de cambio involuntario de carril con asistente de mantenimiento de carril; Aviso de cinturón no abrochado en 1ª y 2ª fila de asientos; Control de estabilidad; Control de presión en neumáticos; Desactivación del airbag del pasajero delantero; Dirección asistida eléctrica variable con la velocidad; Distribución electrónica de frenado (EBD); Faros antiniebla con cornering ligths; Limitador de velocidad; Limpialuneta; Luz de frenada de emergencia; Luz diurna; Ordenador de a bordo; Retrovisores exteriores térmicos; Suspensión deportiva; Tercer reposacabezas trasero; Volante con ajuste horizontal; Volante con ajuste vertical; Elementos de confort
Aire acondicionado; Apoyabrazos en consola central; Asiento del conductor con ajuste de altura; Asiento del conductor con ajuste lumbar; Asientos delanteros deportivos; Botón de arranque Ford Power; Cierre centralizado; Elevalunas eléctricos delanteros; Faros automáticos; Función de parada y arranque automático (Auto Start-Stop); Lunas tintadas aislantes del calor; Luz de lectura delantera; Luz interior de ambiente LED; Mando de apertura a distancia; Parasoles con espejo de cortesía; Repostaje sin tapón Easy Fuel; Retrovisores exteriores con ajuste eléctrico; Toma de 12 V delante; Alfombrillas delanteras y traseras de terciopelo ST-Line Unique; Faldones laterales ST-Line; Kit exterior deportivo ST-Line; Luces traseras LED; Parachoques específicos ST-Line; Paragolpes en color de la carrocería; Pedales en aluminio; Retrovisores exteriores en color de la carrocería; Salida de escape cromada; Volante de 3 radios, pomo de la palanca de cambios y freno de mano forrado en piel; Equipaje y transporte
2 posavasos en consola delantera; Asiento trasero abatible por partes 60/40; Bolsillo para mapas en asientos delanteros; Guantera con iluminación; Maletero con iluminación; 6 altavoces; Apple CarPlay & Google Android Auto; Conexión Bluetooth (Ford SYNC3); Doble conexión USB; Pantalla táctil de 16,5 cm (6,5″); Radio con lector de CD; Kit de reparación de neumáticos; Llantas de aleación 43 cm (205/45 R17); Ford MyKey (limitación de uso); etc.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero trans. 3 cilindros en línea.
Cilindrada 999 cc.
Potencia máxima 140 CV.
Par máximo 180 Nm / 1.500 – 5.000 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema McPherson.
Frenos del/tras Discos ventilados / Disco.
Suspensión del/tras Res. helicoidal.

DIMENSIONES

Peso 1.164 kg.
Largo/ancho/alto 4.065/1.735/1.466 mm.
Cap. depósito 42 litros.
Vol. maletero 303 litros.
Neumáticos del/tras 204/45 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 202 km/h.
De 0 a 100 km/h 9 segundos.
Medio 4,5 l/100 km.
Durante la prueba 6 l/100 km.
Emisiones CO2 102 g/km.
Impuesto Matriculación. 0%.

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario