Probamos la G 310 R, la BMW de acceso a la marca por sólo 5.090 euros

La nueva BMW G 310 R es una moto de 34 CV para los que tienen el carné A2. Ideal para los jóvenes y los que quieren un vehículo urbano, sorprende por su rapidez, estética, confort y acabados. ¡Ah, y precio!: 5.090 euros.

La primera roadster de menos de 500 cc de BMW, la G 310 R, tiene una magnífica presencia. Luce aires de la S 1000 R, pero más contenida, ADN que se aprecia al acelerar, pues los 34 CV de su motor monocilíndrico suben cerca de las ¡10.000 vueltas! con una rapidez de vértigo.

Llama la atención su llamativo faro; la robusta horquilla telescópica invertida en color dorado; el poderoso disco de freno de 300 mm delantero; las dinámicas formas del conjunto; la quilla en color negro; la ergonomía del depósito que acoge las rodillas perfectamente y la bonita zaga, en la que dos asideros permiten agarrarse al de atrás y maniobrar la moto en parado. El conjunto se ensalza con los acertados combinados cromáticos, sobre todo el blanco metalizado con líneas azules y rojas. Se nota que se ha trabajado mucho en ella para maridar belleza, ergonomía y practicidad.

La G 310 R se ha concebido para usuarios jóvenes de ambos sexos. Un modelo para abrir las puertas a las féminas al mundo BMW Motorrad, con la ventaja de que se puede conducir con el carné A2. Por eso, además del fácil gesto de subirse a esta naked urbana de sólo 158,5 kilos, todo resulta sencillo. Se llega al suelo perfectamente, potenciando sus cualidades urbanas. La postura, con el manillar ancho y alto, refuerza el control sobre ella. Sorprende el magnífico tablero de instrumentos, un display LCD de gran tamaño y óptima lectura con mucha información.

Le doy al arranque de esta moto que para muchos será su primera BMW. Un deseo soñado y cumplido gracias a que sólo cuesta 5.090 euros (o desde 75 euros al mes con la financiación Select). El motor suena bien, sobre todo cuando sube de vueltas.

En el infernal tráfico de Madrid, esta moto guapa y pintona, a la vez que robusta, sortea los atascos con agilidad. Sin duda es la moto ideal para moverse por la ciudad, siendo a la vez muy cómoda, se maneja bien, tiene una frenada potente (con ABS) y la altura ideal para los cambios de dirección a baja velocidad.

Pero no sólo es la moto ideal para la gran urbe. La BMW nos permite disfrutar en carretera. En curvas actúa con aplomo, inclina muy fácilmente y se comporta con neutralidad, afianzado mi confianza por su seguridad. Por otra parte, las prestaciones son más que suficientes, los frenos responden y la comodidad sigue prevaleciendo. La G 310 R abre un mundo nuevo para muchos jóvenes deseosos de tener una BMW.

La G 310 R, nuevo segmento para BMW, la base para su crecimiento

La G 310 R de BMW es una moto con la que el fabricante alemán entra en un mercado nuevo para él, el de la cilindrada inferior a 500 cc, un segmento muy competido en el que la marca muniquesa quiere irrumpir más allá de las fronteras europeas. En España, el sector de las motocicletas de 250 a 499 cc en el que compite este nuevo producto tuvo unas ventas de 8.064 unidades en 2016, 2.615 de ellas roadsters (motos urbanas), como la G 310 R. En nuestro país, la moto alemana deberá enfrentarse a seis competidores que controlan el 90% de las ventas (el 10% restante está muy repartido).

Son, por este orden, la Honda CB 500 F (1.074 unidades vendidas en 2016: 35% del mercado). Le sigue a mucha distancia la Yamaha MT-03 (322 vendidas: 10%). La Royal Enfield Bullet (291 vendidas: 9%). A continuación, la Kawasaki Z 300 (273 motos: 9%). La KTM Duke 390 (250 unidades: 8%) y, cerrando la lista, la Benelli BN302 (247 unidades: 8%). Es aquí donde tendrá la pelea la G 310 R, con un precio de salida en España de 5.090 euros, cifra magnífica para que muchos jóvenes vean cumplido el sueño de tener una BMW. Y una juventud de ambos sexos, pues la moto teutona, con su ligereza, agilidad, corta altura, poco peso e impactante estética, busca también al público femenino. Y, a todo esto, sus 34 CV permiten el acceso al carné A2.

Pero decíamos antes que BMW ambiciona ir más allá de los límites de la UE. Porque su mirada está puesta en los mercados asiáticos y sudamericanos. China, India (donde se fabrica el nuevo modelo, con el control, desarrollo y supervisión alemán), Tailandia y Brasil, son algunos de los países que mayor crecimiento están mostrando y en los que la cilindrada de la G 310 R tiene un gran potencial. El objetivo de BMW (que el año pasado vendió 145.032 en todo el mundo) es llegar a las 200.000 en 2020. Ello pasa por entrar en el mercado de las cilindradas medias. La G 310 R es el primer paso para conseguirlo.

Dejar un comentario

Catalogado como Motos, Pruebas

Deja un comentario