Prueba del MINI Countryman John Cooper Works, un coche para disfrutar de la aventura diaria

El MINI es para mí un coche especial, seguramente porque fue el primer vehículo que tuve, allá por… Mejor dejarlo. Esta percepción, totalmente sentimental, contrasta con otra más cerebral, la de que el MINI es un coche diferente. Sobre todo, el Countryman John Cooper Works probado.

El Countryman es el modelo más vendido de la gama MINI. Es claramente un SUV, que de mini tiene poco, pues es voluminoso por fuera y, lo que es mejor, por dentro, alojando a cinco personas, cuatro de ellas de forma holgada, no así el que vaya en medio en la fila trasera, salvo que sea un menor, por lo que es un modelo perfecto para viajar, disfrutando de la conducción, especialmente el modelo que nos ocupa.

En el caso del John Cooper Works de la prueba, con su motor 2.0 de cuatro cilindros turboalimentado de 231 CV, par máximo desde las 1.450 vueltas, caja de cambios automática de ocho velocidades y sistema ALL4 (4×4), asociado al control de tracción, el cinco plazas se transforma en un deportivo donde las curvas son su hábitat natural. Mucho se disfruta este MINI en trazados de montaña, pues resulta entretenido y seguro y también lo es en pisos deslizantes o en mal estado, gracias a su tracción 4×4, por lo que resulta ideal para llevar a la familia o gozar en pareja en viajes más deportivos y emocionantes.

El Countryman JCW es una máquina bien acabada, tanto por fuera como por dentro. El exterior muestra su condición deportiva, con unas bonitas llantas de 18 pulgadas, muchos apéndices aerodinámicos, ya sea en el frontal, en los laterales y en la zaga. Ésta, destaca, además de por el práctico portón eléctrico, con spoiler arriba, que integra la tercera luz de freno, por el escape de doble salida y el difusor. Sobre el techo, las barras de tan práctico uso.

El interior, luminoso y elegante, también es profuso en buenos materiales, acabados y ajustes que indican el segmento ‘premium’ al que pertenece el modelo. Los magníficos semibaquets delanteros, en piel y alcántara, agarran el cuerpo perfectamente y la regulación eléctrica de los mismos permiten al conductor una óptima posición frente al volante, que también es ajustable, además de multifunción. El cuadro, con una esfera generosa, incluye, además del velocímetro, un display con todo tipo de datos que manejamos a voluntad. Sobre este, el ‘Head up display’ que proyecta la información para que no tengamos que apartar la vista de la carretera, elemento muy práctico, datos que quedan un poco bajos, debiendo bajar la mirada para verlo todo. En el centro de la consola, la voluminosa pantalla de 8,8 pulgadas del navegador, que incluye la imagen de la cámara trasera de aparcamiento y el sistema de conectividad MINI Find Mate. Está enmarcada en el ya conocido soporte circular cuyo exterior se ilumina de diferentes colores según las funciones que le demandemos. Y, como buen MINI, la tecla de arranque está situada en el centro de la consola, singularidad de la marca que, sin duda, le confiere personalidad.

Ganador del Rally Dakar, al MINI Countryman lo asociamos con dunas, con tierra y barro, en definitiva, con aventuras que bien se pueden realizar con la familia, pues este ‘crossover’ tiene agarre suficiente para afrontar terrenos ‘off-road’ sin gran dificultad. Además, goza de espacio para a la peña confortablemente o bien recoger los asientos traseros, transformando los 450 litros del maletero en unos magníficos 1.390, para meter un par de bicicletas (si no queremos ponerlas sobre el techo en las útiles barras), tablas de esquí, etc.

Pero, además, su condición deportiva, que queda bien a las claras con el petardeo de los escapes en las reducciones, invita a un manejo dinámico y enérgico, ya que su respuesta es firme y segura en todo momento, con casi nulas inercias en los giros, comportándose como si fuera una berlina. A ello contribuye, además del perfecto binomio chasis/suspensiones, la tracción integral no permanente ALL4 (reparte el par entre las cuatro ruedas dependiendo de la perdida de grip en cualquiera de ellas), asociada al control de tracción DSC, que ofrece un efectivo agarre en situaciones complicadas.

Otro de los binomios que funciona a la perfección en el Countryman JCW es el motor de 231 CV de gasolina y el sensacional cambio automático y secuencial de ocho velocidades opcional. El primero tiene empuje y fuerza para salir airoso de cualquier situación, ya sea un adelantamiento o una salida de curva, entregando el par a partir de 1.450 rpm. El segundo, la caja de cambios, es rápida, efectiva, suave y está bien escalonada.

Con unos consumos de 7,2 a los 100 km/h y 169 g/km, el MINI Countryman Jhon Cooper Works es, por su atractiva y llamativa estética, un coche para diferenciarse, para disfrutar al volante, con una estabilidad enorme y refinado tacto de conducción. Goza, además, de una buena dirección y excelentes frenos Brembo, ofreciendo un completo equipamiento, que puedes redondear con un surtido de opciones casi infinito. En definitiva, un coche para disfrutar de la aventura diaria. Desde 39.300 euros.

Texto y fotos: JMAlegre

DESTACA

Conducción efectiva y segura
Motor dinámico y consumo justo
Estética diferente muy atractiva

MEJORABLE

‘Head up display’ mal colocado
Ruido techo panorámico
Precio algo elevado

EQUIPAMIENTO

Airbag frontal conductor; Airbag frontal pasajero; Airbags de cabeza delanteros y traseros; Airbags laterales delanteros; Antibloqueo de frenos (ABS); Asistente de frenado; Cierre automático de puertas en movimiento; Cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas; Cinturones delanteros con tensor pirotécnico de cinturón y limitador de fuerza; Control de crucero con función de frenado; Control de distancia en aparcamiento (PDC) trasero; Control de estabilidad (DSC); Control de frenada en curva (CBC); Control de tracción (DTC, ELDC); Dirección asistida eléctrica variable según velocidad (Servotronic); Distribución electrónica de frenado (EBD); Faros LED (luz de cruce y carretera); Faros antiniebla LED; Fijación para anclaje de dos asientos infantiles ISOFIX en plazas traseras; Indicador de presión de neumáticos (control pasivo); Levas de cambio en volante; Llamada de emergencia inteligente incluyendo TeleServices; Luces de freno dinámicas; Luneta térmica; Luz de giro (distribución adaptativa de la luz); Luz diurna LED; MINI Driving Modes (3 modos de conducción); Mandos multifunción en volante; Ordenador de a bordo; Performance Control (permite una conducción más ágil mediante distribución del par en función de necesidades); Retrovisores exteriores calefactables; Suspensión deportiva; Tracción total MINI ALL4; Tres reposacabezas en plazas traseras; Volante con ajuste horizontal; Volante con ajuste vertical; Acristalamiento de protección solar y térmica; Aire acondicionado; Asientos delanteros con ajuste de altura; Asientos delanteros con ajuste lumbar; Asientos deportivos John Cooper Works; Botón de arranque/parada (Keyless-Go); Cierre centralizado; Climatizador de 2 zonas; Conexión automática de la luz de marcha en caso de oscuridad; Elevalunas eléctricos delanteros; Elevalunas eléctricos traseros; Enchufe de 12 V en consola central delantera; Filtro combinado con carbón activo para aire exterior y aire circulante; Función Start Stop; Iluminación del vano de pies LED delantero y trasero; Luces de lectura LED delanteras; Luces de lectura LED traseras; Luz interior delantera con función de bienvenida; Mando de apertura a distancia; Parasoles con espejos de cortesía iluminados; Retrovisores exteriores con ajuste eléctrico; Sensor de lluvia; Toberas de lavado del parabrisas calefactadas; Alfombrillas de velours delante y detrás; Borde de parachoques en Schwarz mate; Borde inferior de ventanillas en acero inoxidable; Carcasas de retrovisores exteriores en color de carrocería; Faldones laterales y cubierta del pasarruedas en Schwarz mate; Guarnecido interior del techo en antracita; Intermitentes blancos; Kit aerodinámico John Cooper Works; Línea interior Carbon Black y superficie interior Hazy Grey; Pedales y reposapiés de acero inoxidable; Salidas de escape a izquierda y derecha en acero inoxidable; Spoiler trasero en diseño John Cooper Works Aerokit; Tapicería combinación Dinamica/tela Carbon Black; Volante deportivo de cuero John Cooper Works; Equipaje y transporte
4 argollas de amarre en maletero; Asiento trasero abatible 40/20/40; Carriles longitudinales para la baca; Cubierta de maletero extraíble y abatible; Dos portabebidas en la consola central delantera; Guantera con iluminación LED; Maletero con iluminación LED; 4 altavoces de tonos medios y 2 altavoces de bajos; Conexión Bluetooth para teléfono móvil; Conexión wire para iPod; MINI Connected (integración de dispositivos iPhone/iPod Touch y Android); Radio MINI Visual Boost; Juego de reparación de neumáticos; Llantas de aleación 46 cm (225/50 R18) John Cooper Works Black Thrill Spoke; Tornillos antirrobo; Bocina de doble tono; Molduras de entrada MINI John Cooper Works; Paquete de fumadores; Recuperación de la energía de frenado;

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero trans. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.998 cc.
Potencia máxima 231 CV.
Par máximo 350 Nm / 1.250-4.500 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Total.
Caja de cambios Automático, 8 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema McPherson
Frenos del/tras Discos ventilados / Disco.
Suspensión del/tras Res. helicoidal / Paralelog. deformable.

DIMENSIONES

Peso 1.630 kg.
Largo/ancho/alto 4.299/1.822/1.557 mm.
Cap. depósito 51 litros.
Vol. maletero 450 litros.
Neumáticos del/tras 225/50 R18.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 234 km/h.
De 0 a 100 km/h 6,5 segundos.
Medio 6,9 l/100 km.
Durante la prueba 7,2 l/100 km.
Emisiones CO2 158 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario