‘PuntApunta’, un viaje en moto de Isla Cristina a San Sebastián asombroso

1-puntapunta

Organizado por BMW Motorrad, ‘PuntApunta’ reúne a moteros con todo tipo de motos para atravesar la península Ibérica en tres etapas, 1.500 km por carreteras secundarias en un viaje asombroso. Esta es la magnífica aventura que viví, junto con 550 motos y más de 700 personas, con la soberbia BMW S 1000 XR.

13239352_De-Face-BMW

Este año, tercera cita del puntApunta, el viaje se iniciaba en la onubense Isla Cristina, para, en tres etapas, Cáceres (423 km), Burgos (583 km) y San Sebastián (432 km), final de la travesía, cruzar la península Ibérica en moto de sur a norte, pasando por Portugal. Los participantes pueden hacerlo con la moto de la marca y modelo que quieran, pues no se exige que sea una BMW, tan sólo que tenga más de 125 cc y que esté en perfecto estado.

Con respecto a las anteriores, la edición 2016 contemplaba una novedad en su orientación geográfica que la hacía más atrayente. Si en las dos primeras el recorrido era de este a oeste, iniciándose en la costa levantina, para terminar en Portugal, la de este año empezaba en el sur, Andalucía, para concluir en el norte, País Vasco, tomando más conciencia de que, efectivamente, se recorría toda la península, levantando exclamaciones de asombro al contarlo.

Casi 3.000 km en cinco días con la soberbia S 1000 XR

Salí de casa, en Madrid, con el cuadro de instrumentos de la soberbia BMW S 1000 XR (moto excelente, con la que me divertí un montón, sobrada de caballos, si bien la tecnología que presenta la hacen obediente al piloto) marcando 936 km, que a la vuelta se convertirán en 3.702 km, o sea, 2.766 km recorridos en cinco días (sumando el de la ida, para desplazarme al sur, y el regreso al lugar de procedencia), lo que significa una media diaria de 553 km que hicieron que me lanzara a la cama en plancha al finalizar cada jornada, pero con una sonrisa por la magnífica experiencia vivida.

Yo, José Mª Alegre, autor del reportaje.

José Mª Alegre, autor del reportaje.

A pesar de la lluvia caída durante todo el camino, sobre todo a partir de Córdoba y hasta Sevilla, Isla Cristina me recibe con un espléndido sol, astro rey que en los días siguientes se dejará ver más bien poco, como si las nubes no quisieran perderse este gran evento.

El ambiente en el lugar de concentración de la población andaluza es magnífico. En el recinto hay ¡550 motos!, pasando de las apenas 200 del primer año, en 2014, a 400 el segundo, y a las más de medio millar de la actual edición, con récord también de personal, más de 700, ¡una pasada! Muestra del interés por el puntApunta es que las inscripciones se agotaron en menos de 48 horas, obligando a la organización a aumentar su número en cien más para acoger las máximas peticiones posibles. Veo a mucha gente conocida, como a Rocío Toledo, con su BMW R 1200 GS, motera que inauguró el América2 de Gustavo Cuervo junto con otras tres aguerridas riders (ver http://quintamarcha.com/index.php/cuatro-moteras-inician-america2-el-viaje-que-recorrera-ese-continente-en-moto).

Me encuentro también con Mc Bauman, otro motero de pro que es capaz de apuntar su R 1200 GS Adventure al mismísimo Cabo Norte en pleno invierno, no llegando, claro, pues las ruedas de clavos para motos todavía no se han comercializado (lo volvió a intentar en una segunda ocasión, con igual éxito que la primera y promete hacerlo una tercera, ¿la vencida?). Tipo campechano de fina ironía, Mc es un motomundos que piensa que “la vida es un viaje y los viajes son vida”, tal como afirmó cuando le entrevisté para la News BMW Riders en San Mamés (ver http://www.bmwridersnewsletter.es/BMW/?p=10496).

La lluvia protagonista

De entre la mayoritaria concentración de BMW’s que hay, algo esperable por ser la marca convocante, veo también motos que no son del fabricante alemán, como Ducati’s (tal vez las más numerosas después de la citada), Triumph, Suzuki, incluso escúteres. Me llama la atención un Burgman 400 con un cabezal colocado en lo alto del top case que lleva detrás y que debe ser para que su pareja vaya como una reina (o rey), aunque en esta ocasión viaja solo.

20160512_083249.Ok

Tras las verificaciones de las motos (confirmar su perfecto estado para rodar, amén del seguro vigente, tal como cito al principio) y entrega de la documentación a los inscritos (pegatinas con el dorsal, pasaporte donde se deberán sellar los diferentes controles de paso que encontraremos en la ruta y road book), llegan los consabidos parlamentos. La alcaldesa de Isla Cristina, Antonia Grao, y el director de BMW Motorrad, Alexander von Scheidt, entre otros, se dirigen a los presentes en un acto que resulta entrañable, pues todos formamos parte de él, con la moto como nexo de unión ante una aventura común que afrontaremos juntos. Aplausos y a descansar, no sin antes cenar con los colegas. La aventura espera.

20160512_B

Y el primer día de puntApunta se inicia muy pronto pasando con las motos bajo el arco de salida y dirigiéndonos a la playa para realizar el acto simbólico de recoger agua del océano Atlántico (en una botella metálica entregada en el pack de bienvenida el día anterior) y verterla en el mar Cantábrico, gesto metafórico de hermanamiento entre los pueblos.

Con la botella llena de Atlántico, otros con el océano en sus botas, incluso algunos que no se conforman con eso y se meten aguas adentro hasta casi las rodillas, tal es su emoción ante la inmensidad del líquido elemento (lo cierto es que no calcularon el oleaje y el mar hizo de las suyas), enfilo con los colegas la aventura que promete emociones fuertes, con la lluvia por compañera, que no nos abandonará en los tres días, y las ganas de pasarlo bien disfrutando de una travesía nada común ni corriente.

Un viaje en el que no hay ganadores

PuntApunta es una travesía cuya filosofía exime la competición, la victoria o la rivalidad entre sus participantes. En ella no hay vencedores ni vencidos, ganan todos los que llegan al final de cada etapa, lo hagan en primer, segundo o último lugar. El motivo de este encuentro de BMW Motorrad es disfrutar de la moto, rodando sin prisa, devorando km siguiendo un road book que nos llevará por carreteras insólitas, infinitas curvas y lugares exclusivos en un viaje realmente fascinante.

20160512_Recogiendo-agua

Iniciada la aventura, la lluvia reaparece (ya he comentado que su presencia será constante), debiéndonos poner el mono de agua en la primera gasolinera que encontramos, parándonos de paso para repostar los caballos de hierro. Allí confluyo con Ignacio Zabaleta, devorador de kilómetros sobre su BMW F 800 GS, con la que lleva más de ¡380.000 km! y a la que apenas le ha hecho mucho más que el mantenimiento recomendado por la marca, según afirma en la entrevista suya que publica la News BMW Riders de abril y que es digna de leerse por la filosofía tan singular de este vasco: http://www.bmwridersnewsletter.es/BMW/?p=11932.

20160513_08.Ok

De la provincia de Huelva pasamos enseguida a Portugal. El recorrido marcado en el road book, todo él por carreteras secundarias, también en el país vecino, nos descubre pueblos perdidos de gran belleza donde la gente nos recibe con la habitual simpatía y amabilidad lusa. Deberíamos haber circulado por algún camino, pues el puntApunta los contempla para hacerlo más auténtico, si bien carecen de dificultad alguna para cualquier moto, incluso se vadean ríos de bajo caudal, pero las tormentas caídas los han dejado impracticables, por lo que la organización elimina la parte trail, dando alternativas para sortearlos.

Espectador en el coche; actor en la moto

En Portugal se desarrolla una buena parte de esta primera etapa, pasando por Corte do Pinto, Vales Mortos, en el Alentejo, y un buen puñado de lugares entrañables y paisajes de película con los que echamos la mañana. La lluvia arrecia y decidimos pararnos a comer en un bar con varios parroquianos cuya media de edad supera el jubileo. Todos salen a recibirnos, interesándose por nuestras motos (la potencia y, sobre todo, el precio, serán las preguntas preferidas de todos los que nos abordarán en el recorrido). Ya dentro del establecimiento, la comida casera, la charla y las risas no faltan, fotografiándonos con los allí presentes.

20160514_092506.Ok

La moto es un nexo de unión entre uno mismo y los demás. Para el motero, su vehículo de dos ruedas es una historia (o infinitas), un deseo, una ilusión, un triunfo. El tenerla significa cumplir los anhelos tan largamente perseguidos: salir, viajar, disfrutar, divertirse e interrelacionarse con los que llevan igual vehículo y con los que encuentra en el camino, personas en pueblos y lugares que ven al motero un tipo valiente, aguerrido y sufridor y, por tanto, merecedor de su confianza y ayuda si la necesita. Mientras que en el coche se es espectador, en la moto eres el actor. Ese enfrentarse a las adversidades de la climatología a cuerpo descubierto despierta la admiración de la gente, acercándola al rider, propiciando un vínculo de simpatía entre ambos.

El grupo Todomoto

El grupo Todomoto

XR, un paso por curva formidable

En carreteras serpenteantes y lentas, la BMW S 1000 XR se maneja bien. A ello contribuye, sin duda, la gran tecnología que lleva, como los modos de conducción, que mantuve en lluvia (Rain) durante gran parte de los tres días. Los 160 CV a 11.000 vueltas del motor de cuatro cilindros, cuyo par es de 112 Nm a 9.250 revoluciones, bajan a 150 para que los caballos aplicados a la rueda trasera sean mejor gobernados. Con el control de tracción DTC que lleva el paquete Pro, además del ASC de serie, conducir la XR resulta fácil. Tiene un paso por curva formidable y no es nada difícil convencerla de por dónde debe ir.

IMG_2028_Ok

La pantalla de la XR, con dos alturas, protege bastante del viento y la lluvia en su posición más elevada y el confortable asiento me permiten hacer kilómetros sin prácticamente enterarme. Sólo cuando llego a la habitación y me caigo sobre la cama, me sale el cansancio de haber estado un porrón de horas sobre la moto. Pero cuando lo que se hace es tan reconfortante como viajar por parajes tan bellos y salvajes, en compañía de colegas con los que te ríes un montón, cuyos nombres podéis ver en el pie de foto, la fatiga no es de lamento, sino de gozo.

Mis cuatro compañeros de viaje llevan sendas R 1200 RT y R 1200 GS, una de ellas Adventure, por lo que mi XR es la que dispone de menos autonomía. El depósito totalmente lleno da para recorrer, apurando la reserva, unos 300 km, pero estoy seguro que con una conducción más distendida esa distancia se puede aumentar.

20160513_Banderola

Cáceres-Burgos, etapa maratón de 583 km

Amanece en Cáceres y ya estamos subidos en las BMW (el toque de diana se produce todos los días antes de la salida del sol). Previamente, los colegas tenemos una breve charla para determinar si nos ponemos o no el mono de agua, pero Lorenzo ha salido tímidamente y nos dejamos engañar creyendo que hoy no lloverá, ¡qué ilusos!

La etapa Cáceres-Burgos, es la más larga, 583 km, por lo que la organización la denomina, con gran acierto, maratón, empleando en hacerla ¡doce horas! Recuerdo de nuevo que, al igual que la anterior y la del día siguiente, viajamos por rutas secundarias, vías tortuosas repletas de curvas que hacen que los km sean más largos por ser más lentos. Por si fuera poco, la lluvia vuelve a aparecer, debiéndonos colocar ¡otra vez! los chubasqueros.

Lucía Pascual y José Mª Guerra, de Todomoto

Lucía Pascual y José Mª Guerra, de Todomoto

Los maravillosos paisajes en este viaje de extremo a extremo de la península son cambiantes. Así, de la agreste y verde Extremadura (craso error el de aquellos, que no son pocos, que piensan que la tierra de exploradores, cerdo ibérico y extraordinario patrimonio histórico es poco más que un secarral), que en su parte norte es todavía más exuberante que lo visto en la jornada anterior, pasamos a las tierras llanas y sin relieve de Castilla. De las carreteras de curvas de todo radio, a las largas e inacabables rectas castellanas de horizontes perdidos. En una de ellas, la monotonía la rompe un radar furtivo en un tramo de 90 km/h que a buen seguro hace botín. En otra, la presencia de un coche incendiado extinguiéndose por la acción de los bomberos, sin mediar accidente alguno, parece que se deba al rodaje de una secuencia de la enésima entrega de Mad Max. Ambas visiones nos despiertan del amodorramiento que nos produce la magnífica comida realizada en el restaurante Las Cabañas, en Peñaranda de Bracamonte, en el que Mari, su propietaria, ejerce de embajadora a pesar de sus admirables 84 años, recibiendo cordial y amablemente a todo aquel que se detiene en su establecimiento a practicar el buen yantar.

IMG_1990.Ok-'puntApunta'-en-Burgos

La moto es un magnífico confesionario, sobre todo si eres el único ocupante. Cuando los km pasan sin más emoción debido a la larga e inacabable carretera, los pensamientos se acumulan en la cabeza, siendo uno de ellos el del sentimiento de libertad que provoca su conducción. Otro, en días como este y el anterior, en los que la lluvia se erige en protagonista, es la admiración que produce la estabilidad de la moto sobre el deslizante asfalto a pesar de no ir precisamente parados, permitiendo incluso tumbar en las curvas. La perfección de los vehículos que llevamos y de los neumáticos que montan, Brigestone Battlax ST en mi caso, nos dejan ir a buen ritmo con seguridad y confianza. Pero no debemos olvidar que la lluvia exige rodar con más concentración si cabe, siendo finos y moderados con el puño derecho.

De izq. a dcha: Carmen Mora, Pepus Alonso, el autor, Mari, Antonio Guzmán, María Maroto y Óscar Glez.

El acceso de la mujer a la moto, un hecho imparable

Poco antes del radar que nombro anteriormente, saludo a Lucía Pascual y José María Guerra, de Todomoto, concesionario oficial BMW Motorrad en Córdoba y Sevilla, que han llevado al puntApunta a un grupo de 20 motos. Los dos van en BMW R 1200 GS Adventure, ¡pero cada uno en la suya!, a pesar de que Lucía no es de talla alemana, precisamente. Cierto que la ADV de la rider tiene la altura rebajada, pero su arrojo es considerable, demostrando que si ella la maneja (y con soltura), otras también lo pueden hacer.

20160514_Ok.Bar

La etapa maratón finaliza en Burgos, ciudad alegre y coqueta que recibe la caravana de motos con inusitada expectación. Atravesamos el arco de llegada situado en el bonito paseo Atapuerca, con el museo de la Evolución a un lado y el río al otro, a las puertas de la noche. Caras de cansancio, pero también de satisfacción por la aventura vivida, en una etapa larga que deja un magnífico sabor de boca. Como todos los días, briefing a poco de la llegada explicando los pormenores de la ruta siguiente y a cenar, ágape que se convierte en un foro de experiencias personales muy enriquecedor.

Tras la cena, al sobre, máxime cuando no voy a poder tomar una sidrina con María Elsi, motera también (el acceso de la mujer al mundo de la motocicleta es un hecho imparable que todos debemos fomentar con nuestro apoyo) que no puede acudir a la cita por un compromiso de última hora. María es una mujer valiente y decidida que se va sola a la India con su BMW F 800 GS el próximo septiembre y cuyos pormenores cuenta, amén de otras vicisitudes que le cambiaron la vida, en la entrevista subida a la News BMW Riders que merece ser leída: http://www.bmwridersnewsletter.es/BMW/?p=12143

20160514_130-Ok

La etapa Burgos-San Sebastián, la última del puntApunta, amenaza lluvia, ¡cómo no!, así que decido iniciarla vestido de agua, decisión que no secunda la compañía (luego tendrán que imitarme, jejeje!). Por delante nos quedan 432 km de carreteras plagaditas de curvas, escenarios con la frondosidad de tierras casi vírgenes, donde el verde es perenne y la frescura del ambiente notable. Por los pueblos donde pasa la serpiente motera, el revuelo es evidente, pues no todos los días se ve circular por sus angostas y solitarias calles semejante bullicio.

En un lugar de La Rioja, paramos en el único bar que hay para degustar un café y fumarse su cigarrito el de siempre, con la sorpresa de que lo regenta una pareja de catalanes que lo han dejado todo para refugiarse en lugar tan esquinado “porque aquí se está tranquilo”, dice él, mientras ella sonríe con agrado.

Esta última etapa es de gran encanto, pasando por lugares como Elciego, Cenicero o Laguardia, en el corazón de la Rioja alavesa, lugares donde el vino es vida y ésta vive gracias a él. Disfruto contemplando los inmensos paisajes, campos verdes y amarillos que el viento mece como si fueran olas en un mar de colores que se me antoja fantástico.

20160514_Puente-ok

Puertos con curvas cerradas y retorcidas

Nos detenemos en un sembrado de colza para hacer una foto (la de apertura) de los colegas metidos en él como alegoría a la cosecha motera que promueve el puntApunta juntando riders de todos los puntos cardinales (los hay de Andorra, Francia, Portugal e incluso Gran Bretaña) y fomentando el uso racional y festivo de la moto. Gracias por vuestra paciencia, compas.

A partir de este punto, una vez entrados en el País Vasco, se suman los puertos con curvas cerradas y retorcidas, alguna incluso de primera velocidad, con trazados que avanzan por vías estrechas entre una vegetación espesa y cerrada, debiendo extremar la precaución al estar el piso mojado.

20160515_13-Ok

Tras un montón de horas sobre la moto, al igual que lo sucedido en las dos jornadas anteriores (unas 28 en total, más las empleadas en los enlaces), llegamos a la playa de la Zurriola en la bellísima Donostia, dando por concluida la fantástica travesía. Allí, en el mar Cantábrico, ejecutamos la ceremonia de verter el agua del océano Atlántico que llevamos en la botella desde Isla Cristina. Caras de satisfacción y alegría que solapan la fatiga. La aventura ha terminado sin incidentes dignos de mención, tal como apunta la organización, lo cual es un premio para BMW Motorrad ante la enorme complejidad de un evento como este. Todo un éxito.

Tres de los más grandes viajeros

Por la noche, como broche de oro final a tan magnífica aventura, cena de despedida en el palacio de Miramar, edificio de estilo inglés ubicado frente a la Concha, con música en directo, sorteo de regalos y un gran ambiente. Conozco a otro viajero impenitente, se trata de José Emilio Agote, que el mes que viene se sube a su R 1200 GS Adventure y se pira a Indonesia en un periplo que durará tres meses. Buscador de aventuras porque “el viajar te lleva a aprender, a respetar y a enriquecerte personalmente”, como asegura en la News ya citada (ver: http://www.bmwridersnewsletter.es/BMW/?p=12141), Agote ha acompañado a los Amigos de Clásicas BMW en la última etapa, Burgos-San Sebastián, aguerridos moteros que han tenido la audacia de hacerse el puntApunta con sus históricas R90S.

José Emilio Agote, Iñigo Zabaleta y Mc Bauman

José Emilio Agote, Iñigo Zabaleta y Mc Bauman

En los salones de Miramar, además de Agote, se encuentran Zabaleta y Mc Bauman, a los que sólo tengo que juntarlos para hacer una foto que me parece valiosa, pues son tres de los más grandes viajeros, como lo prueban los centenares de miles de kilómetros que llevan rodados en moto, la cantidad de sellos de países de todo el mundo que decoran sus pasaportes, además de andar en BMW los tres (no es un anuncio, es un hecho) y ser vascos. La gentileza del terceto me facilita las cosas, consiguiendo mi propósito. A pesar de afrontar sus aventuras preferentemente en solitario, a los tres el puntApunta les ha parecido una buena experiencia, al igual que a la práctica totalidad del más de medio millar de participantes, según las opiniones que escuché.

Y es cierto que este puntApunta ha sido el mejor de todos, convirtiéndose ya en una cita ineludible para los riders que gustan de las grandes travesías, disfrutando de la moto, de la compañía, de las carreteras inéditas y serpenteantes, formando parte del paisaje como actor y no como espectador. BMW Motorrad ha puesto el listón muy alto, veremos cómo nos sorprende en el puntApunta 2017, algo que a buen seguro conseguirá.

Texto y fotos: José Mª Alegre

A la izquierda, la BMW S 1000 XR, en Isla Cristina, inicio del ‘puntApunta’. La XR en San Sebastián, fin de la travesía.

 

Dejar un comentario

Catalogado como Motos

Deja un comentario