Range Rover Evoque SD4 Automático 4WD Dynamic 5p: Supera todas las expectativas

Nada hay más atractivo que las primeras imágenes del proyecto de un modelo, que suelen ser prometedoras. Pero luego, cuando sale al mercado, poco tiene que ver con lo visto. Nada de eso ha ocurrido con el Evoque, que supera todas las expectativas.

Range Rover Evoque SD4 Automático 4WD Dynamic 5p (frontal)

Efectivamente, el Evoque es un SUV que responde a los trazos dinámicos, atrevidos y deportivos que marcaban su llamativa estética en sus primeras imágenes cuando sólo era un proyecto, el LRX, prototipo del que apenas difiere estéticamente. El resultado final es un coche estilizado y muy personal cuya forma de flecha parece que no vaya a encontrar resistencia en su rodar. En tres (Coupé) y cinco puertas, que es el que hemos probado, este automóvil guarda un gran parecido con su hermano mayor, el Range Rover Sport, siendo más atractivo si cabe y en formato contenido (4.355 mm de largo, 1.965 de ancho y 1.635 mm de alto). Con capacidad para cinco plazas, el secreto de la habitabilidad del Evoque está en la generosidad de su batalla (2.660 mm), gracias a la posición de las ruedas en los extremos de la carrocería.
Si el Evoque es un bellezón de automóvil, en color rojo Firenze es perfecto, hasta el punto de levantar miradas a su paso, incluso las divinas, pues unas monjas que aguardaban para cruzar la calle no resistieron la tentación de observarlo. El frontal, con una rejilla ceñida y prolongada, tiene su continuidad en los faros afilados delanteros, con luces de xenón adaptativas opcionales y antinieblas estratégicamente situados. El uso de vistosos detalles metalizados, como las salidas de aire del capó y en los laterales, marcan el carácter estético de este crossover. La elevada cintura y la caída del techo, reduciendo la superficie acristalada a medida que éste llega a la zaga, potencia su poderosa estampa. La trasera también impacta, siendo, tal vez, la zona que más recuerda a su familiar de gama más próximo ya citado anteriormente.

Como en el Taj Majal
El interior del Evoque también sigue la línea tan singular que marca el exterior. Si, además, viene con asientos eléctricos (los delanteros) en piel de color rojo opcionales (Dynamic Plus Pack: 4.831 euros), como la unidad probada, entrar en su habitáculo es como hacerlo en el Taj Majal. Sobre todo con la espectacular iluminación con la que se recibe al conductor nada más abrirse la puerta, cambiando incluso de tono. La posición de los asientos es elevada, además de muy cómoda y acogedora, como corresponde a un todoterreno. Frente al volante, un cuadro muy vistoso, con dos relojes y una pantalla entre ambos que ofrece una profusa información. En el centro del salpicadero, todo él acabado en piel con pespuntes de igual tonalidad, la pantalla táctil central de navegación (Navegador Premium: 2.308 euros) y demás información, como, por ejemplo, la imagen de la cámara trasera de asistencia en aparcamiento, que es de serie.
El colmo de la exclusividad lo encontramos en la consola central. En ella se ubica el selector giratorio de marchas Drive Select, que en la unidad testada, de transmisión automática, hace las veces de palanca de cambios para elegir el modo de conducción. Al pulsar el botón de arranque, el Drive Select, que hasta ese momento permanece camuflado, emerge para cumplir las funciones de selector de marchas.
Si las plazas delanteras son, además de cómodas, amplias, las de atrás, pese a lo que pudiera parecer por la caída del techo, también gozan de amplitud. El cinco puertas tiene tres centímetros más de altura y nueve más de anchura interior que el Coupé. Eso facilita el acomodo de ocupantes que superen 1,80 metros, pues ni la cabeza tocará el techo ni las rodillas el respaldo delantero. El maletero tiene una capacidad de 575 litros, que aumenta al plegar el respaldo trasero.
Así pues, con semejante cabina de mando, la emoción por conducir máquina tan sugerente y provocadora es absoluta. En marcha, el Evoque es muy ágil en carreteras serpenteantes y suficiente en caminos off road, donde se defiende debido a su concepción SUV y, en el caso del probado, a la tracción total. En ciudad es también un vehículo práctico y resolutivo, moviéndose con dinamismo y diligencia; además, su altura le da ese plus de confianza y seguridad que ofrece conducir desde una mayor altura que el resto de vehículos.

Range Rover Evoque SD4 Automático 4WD Dynamic 5p (trasera)

Motor de sobrada potencia
Con un motor de cuatro cilindros, de 2,2 litros, turbodiésel e inyección directa de 190 CV a 3.500 rpm y par de 420 Nm a 1.750 vueltas, el Evoque SD4 va sobrado. Suave y refinado, el Range Rover convence por su respuesta progresiva y agradable rodar. Su silencioso desplazamiento nos debe mantener en alerta, pues en más de una ocasión nos encontraremos superando la velocidad permitida por el atenuado sonido del motor. Con start/stop de serie, su consumo, durante la prueba, fue de 7,8 litros a los 100 km, superando los 8 litros en conducción urbana, cifras que se pueden considerar asumibles, pues su estructura de todoterreno y peso, 1.670 kilos, le penalizan.
Tecnológicamente, el Evoque es un portento. Destaca el Adaptive Dynamics, que ajusta la dureza de la suspensión mejorando el control, optimizando la amortiguación en función del piso y minimizando el balanceo de la carrocería, sistema que resulta muy efectivo, traduciéndose en un mayor aplomo y seguridad en su comportamiento. Por su parte, el Terrain Response controla el motor, la transmisión y los sistemas electrónicos para optimizar la capacidad de maniobra, el confort y la tracción. Este sistema tiene cuatro configuraciones: normal; hierba/gravilla/nieve; barro/surcos y arena, activándose a voluntad del conductor pulsando los botones correspondientes situados junto al Drive Select. El HDC controla el descenso de pendientes, actuando simultáneamente con el control de frenos y el de aceleración en rampas. Por supuesto, no falta el control dinámico de estabilidad (DSC), ni el de tracción electrónico (ETC), ni tampoco el RSC, que reduce la posibilidad de que se produzca un vuelco. Y no olvidemos la tracción total del Evoque, imprescindible para los conductores a los que no arredra el invierno ni las superficies deslizantes y menos necesaria para los que evitan tales circunstancias. Para estos últimos, el modelo británico también se ofrece con tracción a las ruedas delanteras.

Range Rover Evoque SD4 Automático 4WD Dynamic 5p (interior)

Objeto de deseo
De dirección eléctrica con dureza variable, según la velocidad, de óptimo resultado por su rapidez y precisión, el SD4 utiliza una caja automática de seis velocidades (también puede ser manual de igual número de marchas, con la ventaja de que su menor consumo y emisiones le reducen el impuesto de Matriculación, con el consiguiente ahorro). Para seleccionar las distintas posiciones, N, P, D y S (sport), hay que girar el selector, tal como queda explicado al principio. Entonces, si no hay palanca y queremos conducir cambiando de marchas en manera secuencial, ¿cómo lo hacemos? Pues con las levas situadas en el volante. La ventaja del cambio automático es su comodidad y practicidad, sobre todo en ciudad y trayectos largos. Y cuando queramos disfrutar de la potencia y el dinamismo del Evoque, seleccionamos entonces la S y cambiamos con las levas. Bastará acostumbrarse para disfrutar de las excelentes condiciones de este crossover con el que se puede rodar muy fuerte. Los frenos están encomendados a cuatro discos que aguantan bien el trato duro y prolongado, tanto en asfalto, como en el campo, deteniendo el coche con solvencia.
En definitiva, estamos ante una máquina de gran belleza que, debido a sus innumerables virtudes, es ya objeto de deseo de un amplio elenco de conductores que pueden elegir, además, entre 3 o 5 puertas, lo que amplía todavía más el abanico de posibilidades. Su imponente estampa atrae, sin duda, pero luego, por exclusividad interior, capacidad, confort, comportamiento, suavidad, aplomo, incluso por consumo, no decepciona.
El precio del Evoque SD4 Automático 4WD Dynamic 5p es de 51.700 euros, al que hay que sumar el equipamiento descrito. Pero si esa cantidad supera nuestras posibilidades bancarias, podemos hacernos con él desde 33.900 euros.

EL EVOQUE EN ADVENTURE CENTER
En la calle Regordoño del polígono homónimo ubicado en Móstoles, se encuentra Adventure Center (tel. 91 646 88 75), concesionario Land Rover donde admirar y probar el Evoque. Sus muchos años como oficial de la marca británica, le otorgan a Adventure Center la solidez para confiar en sus innumerables servicios, tanto en la venta, como en la financiación, asesoramiento, etc, así como el perfecto mantenimiento de cualquier modelo Land Rover.

GAMA EVOQUE DESDE: 33.900 euros

2.179 cc / 190 CV / 1.775 kg / 200 km/h / 7,8 l/100 km / 51.700 €

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 19”; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; Bluetooth; control de velocidad de crucero; asistencia al arranque en pendientes; sensor de aparcamiento; faros de xenón con luces diurnas por diodos; volante multifunción; ordenador de a bordo con pantalla TFT de 5”; tracción total; sistema Terrain Response; asiento del conductor regulable en altura y con ajuste lumbar; escapes deportivos, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas; programa electrónico de estabilidad (DSC); fijaciones Isofix; reposacabezas delanteros activos, etc.

GARANTÍA: – Tres años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA
MECÁNICA
Motor/ Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada/ 2.179 cc.
Potencia máxima/ 190 CV a 3.500 rpm.
Par máximo/ 420 Nm a 2.000 rpm.
TRANSMISIÓN
Tracción/ Total permanente.
Caja de cambios/ Automática, 6 velocidades.
DIRECCIÓN Y FRENOS
Sistema/ Cremallera, eléctrica.
Frenos del./tras./ Discos ventilados/discos.
SUSPENSIÓN
Del./tras./ Paralelog. Deformable.
DIMENSIONES
Peso/ 1.775 kg.
Largo/ancho/alto/ 4.365/1.965/1.635 mm.
Cap. depósito/ 60 litros.
Vol. maletero/ 575-1.445 litros.
Neumáticos/ 235/55 R19.
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima/ 200 km/h.
De 0 a 100 km/h/ 10,0 segundos.
Urbano homolog./ 6,7 l/100 km.
Durante la prueba/ 7,8 l/100 km.
Emisiones CO2/ 149 g/km.
Imp. Matricul./ 4,75%.

COMPETENCIA
Audi Q5 2.0 TDI Quattro Automático 170 CV 45.480 €.
BMW X3 xDrive20d 184 CV 43.150 €.
Mazda CX-7 2.2 CRTD Luxury 173 CV 38.300 €.
Toyota RAV4 150D 4×4 Yokubari 32.200 €.

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas, Videos

Deja un comentario