Renault Clio 1.5 dCi Energy Dynamique: Entra por los ojos

Renault Clio (frontal)

El principal reclamo de un coche es la estética. Si entra por los ojos, tiene mucho ganado. El nuevo Renault Clio, con una imagen pintona, es fácilmente distinguible entre calles y avenidas y, además, premia a los pasajeros con un gran compromiso entre confort y estabilidad.

Prueba realizada con BP Ultimate

Puede agradar o no, porque en gustos no hay nada escrito, pero lo que está claro es que la cuarta generación del Renault Clio tiene una imagen llamativa que no deja indiferente a nadie y que permite identificarlo entre calles y avenidas. Que rompa de forma tan clara con su antecesor en la parte estética supone, a nuestro juicio, un acierto, pues el resultado es un coche que sabe tocar la parte emotiva del cliente. Además, cuenta con altas posibilidades de personalización. Así queda corrobado con los packs Trendy, Sport y Elegant, con los adhesivos para el exterior, con los diferentes recubrimientos para el salpicadero, etc. La carrocería es de cinco puertas, pero tiene tintes deportivos, pues los tiradores posteriores están camuflados en las ventanillas (no habrá versión cupé) y el acabado tope Dynamique incluye un alerón posterior, además de llantas de aleación de 16 pulgadas.

El maletero, lo más destacable
En el interior, las cotas no varían mucho respecto a las de su predecesor, sobre todo en las plazas posteriores, donde el espacio, sin ser reducido, tampoco supone una revolución en el segmento B. Delante, el conductor puede regularse el asiento en altura, algo que lo agradecerán los adultos de talla alta. El del acompañante es fijo, así que, si el viajero es espigado, su cabeza estará cerca del techo y la altura de la visión estará próxima a la unión entre el parabrisas y el propio techo.

Sí es destacable el maletero por capacidad, pues cubica 300 litros hasta los respaldos de los asientos traseros, uno de los volúmenes más altos entre los utilitarios. Si aquéllos se abaten (en proporción 60/40), queda un escalón y la cifra aumenta hasta 1.146 litros. Debajo del plano de carga, se encuentra un kit reparapinchazos.

Por su parte, el colorido salpicadero (si lo adornamos con recubrimientos opcionales) presenta un tacto agradable y un diseño muy actual. El navegador con pantalla táctil a color (que incluye Bluetooth y tomas auxiliares) forma parte del equipamiento de serie en el acabado tope Dynamique, lo que otorga un estatus superior al Clio.

Renault Clio (trasera)

Mejor tacto
En marcha, se percibe rápidamente que la dirección eléctrica tiene un mejor tacto comparándola con la del Clio III pues es mucho menos artificial y la asistencia es variable en función de la velocidad. También es fácilmente comprobable que el coche suma comodidad y estabilidad a partes iguales: podemos juguetear con él en zonas reviradas y también viajar sin notar en exceso las irregularidades de las carreteras y con la sensación de que estamos a los mandos de un coche de mayor tamaño, por estabilidad lineal y buen aplomo. En ciudad lo que se echa en falta es una mejor visibilidad en diagonal hacia atrás, para poder incorporarnos a vías controlando el entorno.

Renault Clio (interior)

Rendimiento y ahorro
Las opciones turbodiésel en el Clio son dos dCi Energy de 75 y 90 CV. El más potente es de 1,5 litros y responde con suavidad y sin excesivos ruidos al acelerador. Su rendimiento está acorde a la potencia oficial que otorga y gusta porque es difícil que quede ahogado aun engranadas marchas largas, lo que permite no estar muy atentos al cambio. Éste, manual de cinco velocidades, sigue teniendo largos recorridos entre una marcha y otra, pero el manejo es agradable. La mecánica de gasóleo incluye como soluciones ecológicas el sistema Start & Stop y el botón Eco, que modifica diversos parámetros para reducir el gasto de carburante. En un manejo suave y utilizando alguna que otra vez este mando Eco, el consumo registrado fue realmente ajustado, 5,2 l/100 km.

Tras analizar el modelo galo, cuya historia se remonta nada menos que a comienzos de los años 90, éste promete dar mucha guerra al Seat Ibiza, dominador del segmento, por estética, comportamiento y agrado general.

Fotos: J.L.B.

GAMA CLIO: Desde 12.950 euros (sin promociones ni Plan PIVE).

1.461 cc / 90 CV / 1.146 kg / 178 km/h / 4,7 l/100 km / 17.750 € (sin promociones ni Plan PIVE).

DESTACA:
– Estética pintona.
– Motor dCi solvente y ahorrador.
– Buen maletero.

MEJORABLE:
– Kit reparapinchazos.
– Tercer reposacabezas trasero opcional.
– Frenos posteriores de tambor.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Aire acondicionado; llantas de 16 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; navegador con pantalla táctil; volante multifunción de cuero regulable en altura y profundidad; asientos traseros abatibles; alerón; acceso y arranque inteligentes; luces diurnas por leds; control de velocidad de crucero; ordenador de a bordo; asientos delanteros calefactables; faros antiniebla; Stop & Start; tapicería Mikado; elevalunas y retrovisores eléctricos, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina; programa electrónico de estabilidad (ESP); ayuda al arranque en cuesta; reposacabezas delanteros activos, etc.

GARANTÍA: – Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.461 cc.
Potencia máxima 90 CV a 4.000 rpm.
Par máximo 220 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Manual, 5 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, eléctrica.
Frenos del/tras Discos ventilados/tambores.
Suspensión del/tras McPherson/eje torsional.

DIMENSIONES

Peso 1.146 kg.
Largo/ancho/alto 4.062/1.732/1.448 mm.
Cap. depósito 45 litros.
Vol. maletero 300-1.146 litros.
Neumáticos 195/55 R16.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 178 km/h.
De 0 a 100 km/h 11,7 segundos.
Urbano homologado 4,1 l/100 km.
Durante la prueba 5,2 l/100 km.
Emisiones CO2 93 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario