S 65 AMG, el súmmum de Mercedes-Benz

Mercedes-Benz S 65 AMG (frontal)

Lo más de lo más en Mercedes-Benz es el nuevo S 65 AMG, con motor V12 de 630 CV, que se venderá en marzo de 2014. De serie, incluye el Magic Body Control y la caja automática AMG Speedshift Plus 7G-Tronic. Toda una limusina para unos pocos privilegiados.

El top de Mercedes-Benz es el nuevo Clase S 65 AMG, una limusina en la que la marca alemana ha introducido toda su tecnología puntera. Llegará a España en marzo con la carrocería larga (en el S 63 AMG hay también disponible otra más corta) y con propulsión trasera. El motor es un 6.0 V12 con dos turbocompresores que desarrolla 630 CV, con el que el coche acelera de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos. Por su parte, el cambio es el automático por convertidor de par AMG Speedshift Plus 7G-Tronic, con tres programas: C (Controlled Efficiency), S (Sport) y M (Manual). El consumo medio homologado se sitúa en 11,9 l/100 km.

Mercedes-Benz S 65 AMG (trasera)

Para reducir el peso del coche, la marca alemana ha reemplazado las dos baterías de 12 voltios por una única de iones de litio. Además, las llantas de 20 pulgadas son forjadas. También estarán disponibles en opción discos cerámicos (420 mm de diámetro los delanteros y 360 mm los traseros), más ligeros que los de serie.

Mercedes-Benz S 65 AMG (interior)

En el S 65 AMG, el sistema Magic Body Control es de serie: hasta 130 km/h, una cámara percibe las irregularidades que se van a presentar en la carretera y se prepara a la suspensión para que, al transitar por ellas, no se produzca ningún movimiento aparatoso.

De momento, no hay precio para el mercado español, pero, previsiblemente, estará entre los 250.000 y los 300.000 euros.

Dejar un comentario

Catalogado como Novedades

Deja un comentario