Sainz aguanta el ataque de Peterhansel con una ventaja de 44 minutos a dos etapas del final

Nasser Al-Attiyah

Carlos Sainz sigue aguantando la presión de su compañero Stéphane Peterhansel. Ayer, debido a la rotura de la caja de cambios del español, que le obligó a rodar los últimos kilómetros con la tercera velocidad, perdió quince minutos frente al francés. La etapa, suspendida para las motos, fue ganada por Nasser Al-Attiyah.

La llegada a la región de San Juan no fue un camino de rosas para los pilotos, que se enfrentaron a la especial más larga del rally, con 523 kilómetros de lucha contra el reloj. Una mezcla de arena, pistas rápidas y tramos pedregosos que exigieron resistencia y mucha atención a los pilotos, cuya resistencia ya está mermada sobremanera tras doce agotadores días de competición. Las motos y quads se libraron de tan penosa etapa, pues la climatología adversa y los problemas de seguridad obligaron a los organizadores a anular la etapa.

Situado a más de una hora de Carlos Sainz en la general, Nasser Al-Attiyah es consciente de que, salvo sorpresa mayúscula, no se adjudicará su tercer Dakar. Pero eso no impidió al piloto de Toyota salir a tope para cuajar una nueva exhibición que le llevó a su tercera victoria de etapa desde la salida de Lima, y ello pese a sufrir dos pinchazos, ¡cómo iría de rápido! Por detrás de éste, Stéphane Peterhansel, protagonizando un bonito duelo con el catarí. Finalmente, el francés fue segundo, por delante de Carlos Sainz, noveno, con problemas en la caja de cambios de su Peugeot, bloqueada en la tercera velocidad, arañándole quince minutos. En la general, el español mantiene una renta de 44 minutos sobre el galo.

Carlos Sáinz

Isidre Esteve

Isidre Esteve está muy cerca de completar su segundo Dakar consecutivo en coches. El piloto del Repsol Rally Team superó con muy buena nota la especial más larga de la presente edición. Al final de la antepenúltima etapa, el ilerdense se clasificó el 26º provisional, estando muy cerca del ‘Top 20’ en la general, concretamente en el puesto 23.

La jornada partía por la mañana desde Chilecito y acababa ya de noche en San Juan. Por el camino, los participantes en coches tuvieron que superar casi 800 kilómetros, entre los 270 de enlace y los 523 de especial. De esta forma, Isidre Esteve y su copiloto, Tema Villalobos, salvaron otro día muy complicado.

Isidre Esteve

Cristina Gutiérrez

Lo que está sufriendo Cristina Rodríguez, la única piloto española en coches en el Dakar, es sobrehumano. La burgalesa encadenó este jueves su tercera jornada sin apenas descansar. Ayer, completó casi toda la etapa 11ª de noche y por la mañana, recién llegada al campamento de Chilecito, volvió a reemprender la marcha al volante de su Mitsubishi Montero, que tantos problemas le está dando.

Cristina Gutiérrez está viviendo una verdadera odisea. El miércoles, en la etapa 10ª, peligró su continuidad por un problema con una válvula del turbo causado por el exceso de temperatura, al forzar por los pasos de ríos de arena. Al no poder reparar en plena especial, fue remolcada por el camión de asistencia durante unos 400 kilómetros por pistas y dunas muy complicadas, lo que obligó a la burgalesa a mantenerse en tensión durante muchas horas.

Cristina Gutiérrez

Sin embargo, Cristina, a base de voluntad y una encomiable tesón, llegó hasta la meta tras 19 horas de carrera y clasificada en 50ª posición. En el campamento, los mecánicos de ARC-Miracar, dentro de la estructura de DKR Raid Service, trabajaron a toda prisa para solucionar la avería, aunque le resultó materialmente imposible por falta de tiempo. De ahí que el equipo decidiera iniciar ayer la etapa undécima, entre Belén y Chilecito, nuevamente remolcados para, unos kilómetros más adelante, parar y, gracias a los conocimientos de su copiloto Gabi Moiset, terminar de reparar el coche.

Esta alternativa permitió a la española seguir en carrera, si bien cuando finalmente pudo reanudar la marcha era casi de noche. Eso la obligó a pasar las temidas dunas de Fiambalá en plena oscuridad, guiada por Moiset. Juntos y después de múltiples peripecias, lograron llegar a la meta de Chilecito alrededor de las 6 de la mañana (las 10 en España) de este jueves. La burgalesa, que se alimentó a base de plátanos y mucha agua, estaba agotada pero muy satisfecha y orgullosa.

Su extraordinaria hazaña no ha finalizado todavía, ya que tras media hora escasa de descanso en la que los mecánicos aprovecharon para repasar su 4×4, siendo autorizada para iniciar la etapa de ayer, con cinco horas de retraso sobre su horario previsto.

La incombustible Cristina Gutiérrez no ha dudó en volverse a poner al volante de su Mitsubishi Montero para afrontar otros 800 kilómetros, con la especial de 523 km, la más larga del Dakar 2018 y una de las más extremas.

En camiones, Ton van Genugten solo aspira a coleccionar especiales tras dar por perdidas todas sus opciones en la general. El piloto de Iveco se alzó con su tercera victoria en las últimas cinco etapas tras imponerse a Martin Kolomy, que sigue peleando duro por abrir su marcador este año. En la categoría SxS, Reinaldo Varela volvió a mostrar su poderío al coronarse por quinta vez en el rally. El piloto de Can Am aumenta así su renta sobre su rival en la general, el francés Patrice Garrouste.

Suspendida la etapa para motos y quads

Al igual que en la 9ª etapa, la 12ª etapa del Dakar también tuvo que ser anulada para las motos y los quads. Un duro revés para aquellos que deseaban aprovechar la ruta hacia San Juan para hacerse un hueco entre los puestos de honor. Kevin Benavides y Toby Price, que no renuncian a su sueño de coronarse en el rally, perdieron así una oportunidad de oro para meter presión a Matthias Walkner. Gerard Farrés y Antoine Meo se encuentran también un poco más lejos de un potencial puesto en el podio.

Dejar un comentario

Catalogado como Competición

Deja un comentario