Smart cumple veinte años con más de 2,2 millones de coches vendidos en el mundo

Hace 20 años, el Smart city coupé ―actualmente denominado Smart fortwo― asombró al mundo con su insólita propuesta. Desde entonces no sólo se han vendido más de 2,2 millones de unidades, sino que siempre ha ido por delante de las exigencias sociales, de la movilidad urbana a la propulsión eléctrica.

Citycar Sur

La producción se inició en julio de 1998 y, tras 20 años, tres generaciones se han lanzado al mercado de este biplaza compacto que ha establecido una clase propia con una longitud que apenas supera los dos metros y medio y que se puede aparcar también en sentido transversal. Gracias a las innovaciones técnicas que incorpora y a un diseño que conjuga funcionalidad y alegría, el Smart se ha convertido en un coche de culto, hasta el punto que, en 2002, un Smart fortwo se convirtió en el primer vehículo en ser incluido en la colección permanente del famoso Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York mientras continuaba su producción en serie.

El embrión de lo que sería Smart se fraguó a principios de los años 70, cuando los ingenieros de desarrollo de Mercedes-Benz empezaron a trabajar en el “coche del futuro” abordando vías nuevas y revolucionarias que dieron como resultado un concepto de automóvil supercompacto de dos metros y medio de longitud. Tuvieron que pasar varios años hasta que se desarrolló un concepto de seguridad pionero que permitió trasladar el elevado nivel de seguridad típico de Mercedes a un automóvil extremadamente corto. Nicolas G. Hayek, inventor de los relojes Swatch, anunció en 1989 su intención de lanzar al mercado un coche urbano de pequeñas dimensiones. Para hacer realidad esta idea, Hayek decidió asociarse con Mercedes-Benz y aprovechar así su dilatada experiencia. Ambos socios fundaron la empresa Micro Compact Car AG con sede en la ciudad suiza de Biel. Finalmente, el Smart city coupé celebró su estreno mundial en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort de 1997. La producción y la distribución comenzaron en 1998. Ese mismo año Smart se convirtió en filial de Daimler-Benz AG (actualmente Daimler AG).

“Desde su creación, Smart es una marca pionera en la industria automovilística, y además de manera global: desde la revolucionaria concepción del vehículo o la vanguardista arquitectura de la planta de Hambach al momento actual, en el que la marca apuesta firmemente por los sistemas de propulsión completamente eléctricos”, explica Annette Winkler, responsable desde hace muchos años de la marca.

A pesar de que en un primer momento el Smart fortwo se ofrecía solo en Alemania y en otros ocho países europeos, en la actualidad se comercializa en un total de 46 países de todo el mundo.

En 2014 se lanzó al mercado la generación actual, la tercera. Se han mejorado casi todos los aspectos del fortwo, haciendo de él un coche mucho más confortable. El concepto de motor trasero típico de Smart se ofrece por primera vez también en el modelo de cuatro plazas, el forfour. Así, tanto el fortwo, como el forfour son fácilmente reconocibles como miembros de una misma familia. Comparten muchas de sus características de diseño, como los faros, la calandra del radiador en el frontal y la icónica célula de seguridad tridion.

Voladizos cortos, escasa longitud y amplio ángulo de giro del volante son las características óptimas que permiten a los modelos Smart aparcar en cualquier hueco y girar en las esquinas más cerradas. Al mismo tiempo, los modelos destacan brindando máxima amplitud en un espacio mínimo, como demuestra su excelente ‘Body Space Index’ (índice de espacio de la carrocería). Los dos modelos logran una cota excelente en este apartado: 75% (fortwo) y 77% (forfour).

En 2016 se lanzó el Smart fortwo cabrio. Su techo plegable ‘tritop’ permite una flexibilidad única en su género: basta con pulsar un botón para que el fortwo cabrio pase de ser un biplaza con techo cerrado a convertirse en un coche con un gran techo corredizo plegable o un cabrio con la capota completamente abierta. Así es posible adaptar el placer que supone disfrutar del aire fresco a las condiciones atmosféricas o las preferencias del conductor.

De la propulsión de los tres modelos Smart se encargan, entre otros, modernos motores de gasolina de 3 cilindros con 71 CV/52 kW(consumo de combustible ponderado: 5,2-4,8 l/100 km; emisiones de CO2en el ciclo mixto: 120-111 g/km) y 90 CV/66 kW(consumo de combustible medio: 5,4-5,0 l/100 km; emisiones de CO2en el ciclo mixto: 133-115 g/km1). La transmisión de fuerza corre a cargo de un cambio manual de 5 marchas o del cambio automático de doble embrague twinamic de 6 velocidades.

Apuesta por la electricidad

Desde 2017 las tres versiones de carrocería están disponibles también con propulsión eléctrica (consumo de corriente en el ciclo mixto: 14,0-13,5 kWh/100 km; emisiones de CO2en el ciclo mixto: 0 g/km1). Con ello, la marca de Daimler AG es el primer fabricante de automóviles del mundo que ofrece su gama completa de modelos con motor de combustión interna y con propulsión eléctrica por batería.

Smart presentó en la IAA 2017 el vision EQ fortwo, una visión eléctrica y autónoma para un tráfico de cercanías altamente eficiente y flexible. El prototipo presenta un concepto coherente para la movilidad urbana y el servicio de Car Sharing del futuro. El vehículo recoge a sus pasajeros directamente en el lugar elegido y prescinde del volante y los pedales. Es el primer prototipo que asume los cuatro pilares de la estrategia CASE: “connected”, “autonomous”, “shared” y “electric”.

En 2016 se creó el Smart lab a modo de laboratorio de ideas de la marca para el rápido desarrollo e implementación de proyectos creativos en torno a la movilidad urbana. Smart “ready to” es sinónimo de múltiples servicios innovadores que facilitan la vida en la ciudad.

Desde 2017 Smart se mueve exclusivamente con propulsión eléctrica en EE.UU, Canadá y Noruega y, a partir de 2020, dispondrá exclusivamente de vehículos con propulsión eléctrica por batería también en Alemania y Europa Occidental. La idea es hacerlo extensivo al resto del mundo poco después.

El Smart EQ fortwo y el smart EQ forfour hacen que la movilidad eléctrica resulte ahora más atractiva que nunca. Con un par motor de 160 Nm, disponible desde el primer instante, resulta especialmente ágil al acelerar con sus 60 kW (81 CV) de potencia. Una carga de la batería ofrece suficiente autonomía para los trayectos urbanos. Tanto el EQ fortwo como el EQ forfour pueden recargarse en una caja de enchufe de red; en función de la versión del mercado, hasta el doble de rápido que antes gracias al potente cargador incorporado de serie. Desde marzo de 2018 se puede adquirir un cargador rápido que acorta el tiempo de recarga en una base de carga mural a menos de 40 minutos (10-80%).

Comentarios desactivados en Smart cumple veinte años con más de 2,2 millones de coches vendidos en el mundo

Catalogado como Noticias

Comments are closed.