SsangYong Rodius: La espera ha merecido la pena

SsangYong Rodius (frontal)

La segunda generación del SsangYong Rodius ha tardado mucho en llegar, pero, tras comprobar las mejoras patentes en todos los apartados, hay que afirmar que la espera ha merecido la pena. En relación coche/precio sigue sin rival y cuenta con cinco años de garantía.

Nada menos que ocho años ha permanecido en el mercado el SsangYong Rodius original, ese monovolumen de cinco metros, siete plazas y estética singular que se convirtió en una solución familiar magnífica por la relación coche/precio que ofrecía y del que se matricularon 14.500 unidades, siendo el tercer modelo de su segmento más vendido desde 2005, tan sólo por detráas del Kia Carnival y el Ford S-Max. En 2008 experimentó un lavado de cara y, desde esa fecha, se ha mantenido sin cambios en un segmento cuyos rivales sí han experimentado modificaciones notables. Pero todo llega en esta vida y, por fin, la marca coreana ha creado la segunda generación de su buque insignia, manteniendo esa inteligente política de precios rompedores y mejorando el coche en todos los apartados. Ahora sí, el Chrysler Grand Voyager y el Kia Carnival deben echarse a temblar.

Imagen renovada
Estéticamente, SsangYong ha querido dar un aire SUV al Rodius. El frontal recuerda claramente al del Actyon Sports y la zaga, con grandes pilotos, se asemeja a la de algún que otro todocamino. Donde también se ha producido un cambio apreciable es en el pilar D. Ahora es más armonioso con el resto del conjunto. Por su parte, el salpicadero cuenta con un único acabado, mientras que pueden elegirse dos tapicerías, una de tela y otra de cuero (con calefacción).

SsangYong Rodius (trasera)

Modularidad ejemplar
Como buen monovolumen, el Rodius ofrece una modularidad ejemplar con muchas posibilidades a la hora de organizar el interior. Los dos asientos individuales de la segunda fila y la banqueta corrida de la tercera (con tres plazas) pueden desplazarse longitudinalmente, abatirse y retirarse, quedando, en este último caso, un biplaza con auténtica cueva como maletero. Si, por el contrario, hay siete pasajeros dentro, el cubículo para la carga es de 875 litros, cifra inigualable entre los rivales del asiático. Además, el tercer y el cuarto asiento también pueden girarse. ¿Alguien da más?

En el apartado mecánico, la mejora es patente. Siguiendo la filosofía downsizing (bajar cilindradas e introducir turbos o compresores para mejorar prestaciones y descender consumos y emisiones contaminantes) se ha pasado de un 2.7 turbodiésel de origen Mercedes-Benz a un 2.0, de desarrollo SsangYong, de 155 CV a 4.000 rpm y 360 Nm a 1.500 vueltas. Sumando kilómetros con él, se pone de manifiesto el buen trabajo realizado, pues no genera vibraciones y apenas se percibe en el interior. Asociado a un cambio manual, ahora de seis velocidades, o al ya conocido automático E-Tronic de cinco, con software reprogramado para ganar en suavidad entre transiciones, registra, con la primera transmisión, un consumo medio homologado de 7,5 l/100 km y unas emisiones de dióxido de carbono de 199 g/km, que le sitúan en el tramo del 9,75% del impuesto de Matriculación. En un recorrido de 40 kilómetros por ciudad y autopista con todo tipo de terrenos (descensos, bajadas y subidas), el ordenador de a bordo indicó un gasto de 8,5 l/100 km.

SsangYong Rodius (interior)

Isofix y airbags laterales
La seguridad también se ha optimizado al incluir ahora, entre otras novedades, airbags laterales y anclajes Isofix. Además, incluye programa electrónico de estabilidad (ESP) con sistema antivuelco (ARP) y control de tracción (ETCS), ABS con distribuidor y ayuda a la frenada de emergencia, entre otras tecnologías.

Un gran acierto ha sido conservar la versión de cuatro ruedas motrices con bloqueo del diferencial central y reductora, solución que permite al coche transitar por pistas sin pérdidas de trayectoria. Un dato a tener en cuenta por muchos es la carga con remolque: 750 kilos sin freno y 2.000 con él.

El cambio más importante en el chasis ha sido en la suspensión trasera, con una puesta a punto más cómoda para hacer más confortables los viajes a los pasajeros de la segunda y la tercera fila.

Gama
Disponible en cinco colores, el Rodius cuenta con tres acabados: Básico, Premium (previsiblemente, el más vendido) y Limited. El intermedio ya incluye navegador, DVD, cámara de visión trasera, climatizador bizonal, llantas de 16”, volante multifunción, etc. Por su parte, el tope de gama añade asientos de cuero calefactables, llantas de 17”, techo solar, etc.

El modelo coreano puede matricularse con turismo o como mixto adaptable (en este caso, no paga el impuesto de Matriculación, pero no puede circular a más de 100 km/h en vías de primer orden y debe pasar la ITV cada dos años). Si se elige la segunda opción, el precio es más barato.

SsangYong cuenta con las siguientes promociones: 3.000 euros de descuento oficial (2.294 euros si se matricula como mixto adaptable) y 2.000 euros adicionales si se cambia un Rodius viejo por uno nuevo. Si se tiene familia numerosa, se puede acoger al Plan PIVE y se paga el 50% del impuesto de Matriculación.

El Rodius, como turismo e incluyendo los 3.000 euros que quita SsangYong de la tarifa, cuesta 25.280 euros. Como mixto adaptable, 23.877 euros (ver la lista completa abajo). Son precios incomparables a los de su gran rival, el Chrysler Grand Voyager, por lo que le auguramos un gran futuro comercial al asiático.

SsangYong Rodius (maletero)

PRECIOS (INCLUIDO DESCUENTO PROMOCIONAL)

TURISMO

e-200 Xdi 25.280 euros.
e-200 Xdi Premium 28.400 euros.
e-200 Xdi Premium Aut. 30.900 euros.

e-200 Xdi Limited 30.400 euros.

e-200 Xdi Limited Aut. 32.900 euros.
e-200 Xdi Limited AWD Aut. 35.900 euros.

MIXTO ADAPTABLE

e-200 Xdi 23.877 euros.
e-200 Xdi Premium 26.765 euros.
e-200 Xdi Premium Aut. 28.007 euros.
e-200 Xdi Limited 28.615 euros.
e-200 Xdi Limited Aut. 29.789 euros.
e-200 Xdi Limited AWD Aut. 32.463 euros.

Dejar un comentario

Catalogado como Presentaciones

Deja un comentario