Suzulight, el primer Suzuki de la historia

Sólo han llegado hasta nuestros días dos unidades originales del Suzulight y una de ellas se encuentra en el museo que la marca tiene en Japón. Esta es la historia del primer Suzuki.

Suzuki Garaje J-J

Al igual que otras marcas de automóviles, Suzuki no comenzó su actividad con la fabricación de coches. Para encontrar el origen de la marca japonesa hay que remontarse a 1909, cuando Michio Suzuki funda la compañía Suzuki Loom Works. Dedicada a la fabricación de telares industriales, la crisis en la producción de algodón que se produjo en 1951 obligó al cese de esta actividad, pero para entonces la marca ya había redirigido sus esfuerzos hacia la producción de motocicletas, un medio de transporte económico, fácil de mantener y muy necesario en el Japón de la posguerra.

El punto de inflexión para la firma llegaría en 1954, cuando Michio Suzuki se vuelca, junto a su yerno Shunzo, en el desarrollo de su primer vehículo y funda Suzuki Motor Corporation Limited. Siguiendo el lema ‘Yaramaika’ (Hagámoslo), Shunzo, que dirigía a un joven equipo de ingenieros, comenzó a investigar algunos vehículos producidos en el extranjero, adquiriendo, de esta manera, los conocimientos necesarios para desarrollar el que se convertiría en el primer vehículo de la marca, el Suzulight.

La principal fuente de inspiración del yerno de Suzuki fue el Austin 7, un coche muy popular en el Reino Unido y que encajaba a la perfección en los planes de Shunzo, ya que era fácil de conducir y sus costes de mantenimiento muy ajustados.

Un año después, Shunzo y su equipo de ingenieros ya tenían listo el Suzulight para las primeras pruebas en carretera. Se trataba de un vehículo muy ligero que tan sólo pesaba 500 kilos y que, además, cumplía, gracias a sus reducidas dimensiones (2.990 mm de largo, 1.295 mm de ancho y 1.400 mm de alto), con la legislación japonesa de ‘Keijidosha’.

Tras un largo viaje por caminos sin pavimentar a través de la región montañosa de Hakone, entre Hamamatsu y Tokio, que demostró, aunque no sin dificultades, la viabilidad del modelo, Suzuki recibió la aprobación del Gobierno para comenzar la producción.

Los dos primeros Suzulight, que se propulsaban gracias a un motor de dos tiempos de dos cilindros, 360 cc y 16 CV, fueron entregados a dos médicos, quienes a partir de entonces lo utilizarían para sus visitas diarias por distintos pueblos.

La producción inicial fue de 3-4 automóviles por mes, pero a principios de 1956 el volumen mensual creció hasta las 30 unidades. La historia de éxito de Suzuki había comenzado.

 

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario