Utiliza un parasol si no puedes aparcar en sombra

Consejos al volante

parasoles

Para evitar que el volante esté demasiado caliente al coger el coche aparcado, pon un parasol en el parabrisas delantero. Es una solución barata y muy, muy práctica en los días en los que aprieta el calor.

Qué sensación tan desagradable es entrar en tu coche aparcado y comprobar lo calientes que están el volante, la palanca del cambio e incluso los asientos, ¿verdad? En los días que apriete el calor y no encuentres aparcamiento en la sombra, pon un parasol en el cristal delantero y mantendrás a una temperatura adecuada los elementos antes mencionados. Es una solución barata, muy práctica y que se puede encontrar con facilidad (están a la venta en cualquier centro comercial o grande superficie).

También hay parasoles infantiles que reducen las molestias del astro rey a los niños en las plazas traseras. Suelen estar decorados con imágenes de películas infantiles y son muy sencillos de poner y también de retirar de las ventanas laterales.

Dejar un comentario

Catalogado como Noticias

Deja un comentario