Volkswagen Golf GTD 5p DSG: Bendito ‘petrolero’

VW Golf GTD (frontal)

Casi tan mítico como el VW Golf GTI, la versión GTD, con 184 CV, produce alta dosis de adrenalina y crea adicción de la buena. ‘Curvear’ de forma eficaz mientras comprobamos que los consumos no se disparan resulta toda una bendición para el afortunado poseedor de este coche.    

Prueba realizada con BP Ultimate

Sentarse a los mandos de un coche con tanta historia (el primer Golf GTD salió en el año 1982), primero, es un placer y, segundo, es una responsabilidad, pues hay que analizar de forma minuciosa si se trata de un modelo que tiene el derecho a portar esas siglas tan míticas.

El GTD siempre se ha ubicado en una escala por debajo del GTI. Las potencias en el Golf VII así lo indican claramente: 184 CV del primero frente a 220 CV (230 en la versión Performance) del segundo. Por lo tanto, a nivel de prestaciones, no hay comparación posible. ¿Para quién va dirigido entonces el GTD? Para aquellos que quieran fardar de una estética racing (las miradas se dirigirán hacia el coche casi de inmediato) y disfrutar de un contundente empuje y de un comportamiento deportivo, que no agotador, en curvas, sin que el gasto de combustible sea elevado (de hecho, hasta el coche, ocasionalmente, da consejos ecológicos a través del display para reducir el consumo). Todo eso lo consigue el Golf turbodiésel más potente de la gama.

Desarrollos para autopistas
El GTD emplea el archiconocido bloque de cuatro cilindros en línea 2.0 TDI y, como transmisión opcional, la automática de doble embrague DSG de seis velocidades, con modo Sport y levas en el volante. Como siempre que se forma este binomio motor/cambio, el agrado de conducción resulta muy alto, aunque bien es cierto que no llega a la exquisita suavidad del gasolina 2.0 TSI del GTI. El único perjuicio es que, cuando circulamos a 90 km/h por una carretera secundaria con la sexta velocidad engranada (en modo D, se suele ir con la marcha más alta posible), el régimen se sitúa sobre las 1.500 rpm, lo que impide una respuesta contundente al pisar en ese instante el acelerador y provoca más reducciones de marcha de las deseadas. Emplear el modo Sport o las levas soluciona ese contratiempo. En autopistas, esta sensación no se produce porque a 120 km/h el propulsor gira por encima de las 2.000 vueltas, por lo que la rapidez de respuesta es mucho mayor.

De la mecánica cabe destacar que la potencia máxima la da a únicamente 3.500 rpm, por lo que tiene un régimen intermedio fabuloso, con el que te pegas al asiento al apurar hasta la zona roja del cuentavueltas. Por supuesto, la efectividad del DSG, con limpias y rápidas transiciones entre marchas, continúa enamorando a cualquiera.

¿Y el consumo? En nuestra prueba habitual, ha sido corriente ver en el ordenador de a bordo cifras en torno a los 5,5 l/100 km en una conducción interurbana normal (siendo cuidadosos con el acelerador, pero sin buscar el mínimo gasto posible). Sumando ciudad y un poco de gas en zonas reviradas, registramos 5,9 l/100 km, cifra sorprendente por baja. En conducción deportiva durante 40 kilómetros, con ascensión incluida a un puerto, el display indicó 8,0 l/100 km.

VW Golf GTD (trasera)

Fantástico comportamiento
En el GTD, las altas prestaciones (228 km/h y aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos) se unen a un chasis fantástico para afrontar viajes a ritmos endiablados e inconfesables con total control. El tren de rodaje deportivo limita claramente las oscilaciones, pero, como indiqué antes, el coche no resulta agotador y la puesta a punto es perfectamente asumible por el tipo de cliente de este coche. En curvas, tanto en las rápidas como en las lentas, el conductor suele lograr la trazada deseada a la primera (no hay que realizar correcciones en el volante) y el aplomo resulta primoroso, comprobando cómo trabaja a la perfección el eje trasero para mantener el coche por la trayectoria elegida. Si a la salida de las mismas, se pisa a fondo el acelerador, el autoblocante electrónico XDS, de serie, optimiza notablemente la tracción. La dirección directa activa (DAS) limita los manoteos con el volante, pues hace cambiar la dirección en un santiamén. También de serie son los perfiles de conducción, que permiten variar la asistencia de la propia dirección, la transmisión, el climatizador y los faros adaptativos a través de un botón y de la pantalla central táctil.

El equipo de frenos, con discos delanteros de 312 mm y traseros de 272 mm, trabaja con contundencia y no aflojan su rendimiento en conducción deportiva. Recuerda que, en equipamiento de seguridad, el Golf es de los compactos más completos (ver abajo Sistemas de Seguridad).

VW Golf GTD (interior)

Equipamiento muy completo
Para que el Golf GTD se distinga claramente del resto de versiones, Volkswagen le ha introducido un completísimo equipamiento específico de serie: frontal y trasera racing, llantas Curitiba de 17” (las de que montaba la unidad de pruebas son opcionales), asientos deportivos con tapicería retro Clark, doble salida de escape, siglas GTD, spoiler trasero, volante multifunción GTD ribeteado en gris y con levas, faros bixenón adaptativos (se mueven en las curvas) y un largo etcétera. Al primer vistazo, cualquiera que entienda mínimamente de coches sabe que está ante un modelo especial.

¿Y el precio? Pues ya se sabe que el Golf no es precisamente de los compactos más asequibles y menos la versión tope turbodiésel. Con carrocería cupé y cambio manual de seis velocidades, cuesta 31.370 euros. Nuestra unidad de pruebas, con cinco puertas y transmisión DSG, sube a 32.610 euros, y eso que, al emitir únicamente 119 g/km de dióxido de carbono, está exento del pago del impuesto de Matriculación. Es, sin duda, un fuerte desembolso, pero a fe que el coche cala muy hondo.

El resto de información del Volkswagen Golf, en estas otras pruebas: Grata recomendación y Alternativa a los monovolúmenes

ESTILO RETRO. Con tapicería específica de tela Clark, de diseño retro, los asientos delanteros del GTD, válidos para todo tipo de tallas, combinan uso diario cómodo con gran sujeción en curvas, pues los resaltes laterales, tanto en la banqueta como en el respaldo, impiden que las piernas y la parte inferior del tronco se desplacen. Se regulan en altura y también la parte lumbar. Además, llevan integrados cajones portaobjetos tapizados.

SISTEMAS DE SEGURIDAD. En cuanto a equipamiento tecnológico de seguridad, el Golf no tiene nada que envidiar al Ford Focus, referencia en este apartado. El GTD incluye de serie frenado de emergencia anticolisiones múltiples (cuando hay un accidente, actúan los frenos automáticamente para evitar más choques entre coches), detector de fatiga y sistema Pre-Crash (actúa en dos fases: tensa los cinturones en una frenada de emergencia y cierra ventanas y techo corredizo si se pierde la estabilidad). También hemos podido analizar en la unidad de pruebas el control de crucero adaptativo, que es fantástico, porque mantiene siempre la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Este sistema con tráfico intenso es un inventazo. Muy, muy recomendable. Asimismo, hemos visto cómo funciona el asistente de mantenimiento de carril, que actúa sobre la dirección si nos vamos a salir del mismo, y el impresionante asistente de luces Dynamic Light Assist: puedes ir con las largas puestas sin deslumbrar al resto de conductores, porque el sistema impide automáticamente que llegue luz a los coches que entran en el alcance de los faros. Digno de comprobarlo en conducción real. Verdaderamente asombroso.

Texto y fotos: F.M.

GAMA GOLF: Desde 18.740 euros.

1.968 cc / 184 CV / 1.465 kg / 228 km/h / 5,9 l/100 km / 32.610 €

DESTACA:
– Alto disfrute al volante.
– Binomio motor/cambio.
– Estética bien diferenciada/equipamiento completo.

MEJORABLE:
– Rueda de repuesto de emergencia.
– Sexta velocidad sólo para autopistas.
– Precio.

EQUIPAMIENTO DE SERIE Y SEGURIDAD
Climatizador bizonal; llantas de 17 pulgadas; radioCD con lector de MP3 y conexiones auxiliares; pantalla táctil central de 5,8 pulgadas; sensores de alumbrado, lluvia y aparcamiento; freno de mano eléctrico; Bluetooth; Start&Stop; tren de rodaje deportivo; dirección directa activa; perfiles de conducción; volante multifunción GTD; doble salida de escape en aluminio; paragolpes y difusor trasero específicos; asientos delanteros deportivos regulables en altura y con ajuste lumbar, guarnecido del techo en negro, pedales de aluminio, spoiler trasero; faros bixenón adaptativos con luces diurnas por leds; retrovisores plegables eléctricamente, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodillas para el conductor; programa electrónico de estabilidad (ESC); detector de fatiga; sistema Pre-Crash; diferencial XDS; anclajes Isofix; frenado de emergencia anticolisiones múltiples; indicador de presión de neumáticos, etc.

GARANTÍA: Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.968 cc.
Potencia máxima 184 CV a 3.500 rpm.
Par máximo 380 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Delantera.
Caja de cambios Automática, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, electromecánica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos.
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.465 kg.
Largo/ancho/alto 4.268/1.790/1.442 mm.
Cap. depósito 50 litros.
Vol. maletero 380 litros.
Neumáticos 225/45 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 228 km/h.
De 0 a 100 km/h 7,5 segundos.
Urbano homologado 5,5 l/100 km.
Durante la prueba 5,9 l/100 km.
Emisiones CO2 119 g/km.
Impuesto Matriculación. Exento.

Prueba realizada con BP Ultimate

1 comentario

Catalogado como Pruebas

Una Respuesta a Volkswagen Golf GTD 5p DSG: Bendito ‘petrolero’

  1. GonzaloR

    Conducir un Golf siempre es un placer, y más con estas prestaciones. Bien es cierto que la fama del GTI es superior a la GTD, pero es un modelo muy a tener en cuenta por su bajo consumo.

    Buenas fotos y mejor descripción del coche

Deja un comentario