Volkswagen Passat Alltrack 2.0 TDI 140 CV 4Motion: Sendas abiertas

Volkswagen Passat (frontal)

Cogemos un VW Passat Variant, ampliamos su altura libre hasta 16 cm y le dotamos de tracción a las cuatro ruedas, protecciones de bajos y programa Off Road. ¿El resultado? El Alltrack, capaz de agradar en las sendas de asfalto y también en las que nos proporciona la naturaleza.

Prueba realizada con BP Ultimate

Si el Volkswagen Passat Variant (carrocería wagon) resulta envidiable por espacio y comportamiento, el nuevo Alltrack suma la posibilidad de adentrarse en pistas gracias a su mayor altura libre al suelo (16 centímetros), su tracción a las cuatro ruedas 4Motion (ver abajo Tracción Total), sus protectores de bajos en acero inoxidable y su programa de conducción Off Road, de serie y tomado del Touareg y el Tiguan (ver abajo Programa Off Road). Excursionistas, aquí tenéis lo que buscabais.

El primo del Audi A4 Allroad y del recién desaparecido Skoda Scout, pese a contar con una carrocería más separada del asfalto, no pierde enteros en la carretera. Es más, la sensación al volante es que se comporta de forma muy parecida al Variant, otorgando una gran estabilidad lineal y un perfecto aplomo en autopistas, así como una buena dosis de eficacia abordando curvas. Frente a un SUV, con oscilaciones de la carrocería más evidentes, el Alltrack se maneja exactamente como un turismo, agradando mucho más al conductor. La suspensión adaptativa DCC (ver abajo Suspensión Adaptativa), opcional, tiene buena culpa de este positivas sensaciones dinámicas. También hay que tener en cuenta que nuestra unidad de pruebas contaba con unos neumáticos específicos para carretera (en este caso, de la marca Continental). No nos olvidamos, por supuesto, de la tracción a las cuatro ruedas (opcional con el motor 2.0 TDI de 140 CV), que en días climatológicamente difíciles, como durante la prueba del vehículo, con temperaturas de hasta –4ºC y asfalto con poca adherencia, supone un plus muy elevado de seguridad y permite circular por la trazada deseada sin sufrir sobresaltos.

Volkswagen Passat (trasera)

A buen ritmo
Comprobado el gran resultado en la alfombra gris, toca el turno de pasar a las pistas. En las que se encuentran en buen estado, el ritmo puede ser lo alto que uno considere, pues las suspensiones trabajan a la perfección y la dirección se muestra eficaz y con buen tacto. En las más irregulares, hay que ser conscientes de que los recorridos de las propias suspensiones son algo limitados, por lo que hay que ser precavidos. El límite de uso en el campo se encuentra cercano (o muy cercano) al de muchos SUV, superando a bastantes en comportamiento. Un dato a tener en cuenta.

TDI de 140 CV
Las dos opciones turbodiésel TDI para el Alltrack son un bloque 2.0 con dos niveles de potencia, 140 y 170 CV. El menos potente, el elegido para el análisis, tiene sus virtudes en la fuerza que dispone desde casi el ralentí y en el silencioso funcionamiento. Con poca carga y a un ritmo normal, se puede utilizar constantemente por debajo de las 2.000 vueltas, pues el conductor obtendrá un empuje muy agradable, aun circulando en marchas largas. El peso del conjunto, más de 1.800 kilos con un pasajero y con los líquidos (combustible, aceite, etc), es lo que impide que, con este propulsor, el Alltrack obtenga aún mejores prestaciones (siendo buenas las que tiene). El consumo medio registrado fue de 7,4 l/100 km, una cifra algo más alta que en las versiones berlina y Variant (además del peso también se nota la peor aerodinámica), pero nada exagerada y que permite una autonomía de casi mil kilómetros. Los desarrollos del cambio, siendo largos (en sexta, a 2.000 rpm, se circula a 110 km/h), no lo son tanto como en las otras dos carrocerías, lo que resulta más agradable sumando kilómetros pues no obligan a reducir de marcha más de lo habitual.

En el interior, nada cambia respecto al del Variant, excepto la inserción de la palabra Alltrack en la consola central. También viene escrito 4Motion al lado del cambio en las versiones dotadas con dos ejes motrices.

El equipamiento de serie verdaderamente es rico, lo que justifica los 36.150 euros de desembolso. Con el mismo motor TDI de 140 CV, pero sin tracción 4×4, el coste baja a 34.370 euros.

Volkswagen Passat (interior)

CON ALCANTARA. Los asientos delanteros son regulables en altura e incluyen ajuste lumbar e inserciones de Alcantara. El del conductor, además, tiene mandos eléctricos (para la inclinación del respaldo y también para el ya comentado apoyo lumbar). Desde el primer momento, me he sentido a gusto en él por las amplias regulaciones. La sujeción en curva es normal, desplazándose más la parte superior del tronco.

ESPACIOSAS. Como sucede en el Touring, las plazas traseras exteriores disponen de mucho espacio para las piernas. Incluso adultos de talla alta no tocan con sus extremidades inferiores los asientos delanteros. Nuestra unidad de pruebas venía equipada con el techo panorámico, que resta altura, pero, como no hay caída de la carrocería, también hay bastante sitio para las cabezas. Como es costumbre, la quinta plaza es más estrecha e incómoda, tanto por el mullido duro del respaldo (esconde un reposabrazos) como por el molesto túnel de transmisión.

UNA ‘CAVERNA’. Realmente amplio y profundo, el maletero del Passat Alltrack resuelve la demanda de espacio de cualquier familia. Tiene un gran volumen de 588 litros, 15 menos que la versión 4×2. Incluye toma de corriente, ganchos para bolsas, argollas y cortinilla. Nuestra unidad de pruebas contaba con una rueda de repuesto de distinto tamaño a las otras cuatro, pero que no era de emergencia. Para abatir los asientos traseros, hay dos tiradores en el cubículo que facilitan muchísimo la operación. La superficie de carga puede ser totalmente plana. Las banquetas también pueden abatirse, situándose pegadas al respaldo de los asientos delanteros. 

TRACCIÓN TOTAL. Opcional (1.780 euros) con el motor 2.0 TDI de 140 CV, el sistema de tracción integral 4Motion, con embrague Haldex, distribuye, en condiciones normales de adherencia, un 90% de la fuerza al eje delantero y el 10% restante al trasero. Cuando hay pérdidas de motricidad y también cuando somos contundentes con el acelerador, el reparto se equilibra entre los dos trenes. El porcentaje puede llegar casi al 100% al posterior en momentos puntuales.

PROGRAMA OFF ROAD. De serie en el Alltrack, el programa Off Road, que se activa pulsando un botón al lado de la palanca del cambio y que funciona a una velocidad máxima de 30 km/h, resulta muy útil en pistas con desniveles pronunciados, pues se activan los asistentes de ascenso y descenso (en rampas del 10%, como mínimo). También recalibra el funcionamiento del ABS, el control de tracción y los diferenciales electrónicos, desactiva el Start & Stop y la respuesta del acelerador es más suave.

En este punto, son dignos de destacar los cuatro neumáticos, pues son autosellantes, es decir, resisten un inoportuno pinchazo, contratiempo que se puede dar más fácilmente en pistas que en el asfalto.

SUSPENSIÓN ADAPTATIVA. Nos ha gustado mucho la opcional suspensión adaptativa DCC (985 euros) por su utilidad en la carretera y en el campo. Tiene tres posiciones: Comfort, Normal y Sport, seleccionables mediante un botón situado junto a la palanca del cambio. Entre la más cómoda y la más firme sí que se aprecia la diferencia, tanto en el momento de superar irregularidades como a la hora de tomar curvas. Ninguna de ellas es radical (ni la Sport convierte al Alltrack en un coche incómodo ni la Comfort en uno torpe) y en cualquiera de las tres, la altura libre al suelo es de 16,5 centímetros.

PAQUETE ALLTRACK PLUS. Entre los todos paquetes opcionales disponibles, uno de los más interesantes de adquirir es el Alltrack Plus (2.335 euros). Incluye las muy demandadas luces diurnas por leds, faros bixenón adaptativos (alumbran de forma fantástica), lavafaros, sensor de aparcamiento delantero y trasero, techo panorámico practicable y sistema Park Assist 2.0, capaz de aparcar automáticamente (se maneja solo el volante) tanto en línea como en batería en espacios verdaderamente ajustados.

Texto y fotos: F.M.

GAMA PASSAT ALLTRACK DESDE: 34.160 euros

1.968 cc / 140 CV / 1.706 kg / 198 km/h / 7,4 l/100 km / 36.150 €

DESTACA:
– Agradable en asfalto y campo.
– Buen motor TDI.
– Suspensión adaptativa recomendable de adquirir.

MEJORABLE:
– Peso.
– Quinta plaza justa.
– Mandos de la climatización pequeños.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD

Climatizador bizonal; llantas de 17 pulgadas; cargador de 6 CD’s con pantalla táctil y conexiones auxiliares; neumáticos autosellantes; reloj analógico; volante multifunción; protector de bajos en acero inoxidable; programa de conducción Off Road; asientos con inserciones de Alcantara; asiento del conductor ajustable eléctricamente y con apoyo lumbar; control de velocidad de crucero; freno de estacionamiento electrónico; sensores de alumbrado y lluvia; retrovisor interior fotosensible, etc.
Seguridad: Airbags frontales, laterales y de cortina: programa electrónico de estabilidad (ESP) con asistente de contravolante; detector de fatiga; anclajes Isofix; indicador de presión de los neumáticos; inmovilizador electrónico, etc.

GARANTÍA: – Dos años sin límite de kilómetros.

FICHA TÉCNICA


MECÁNICA

Motor Delantero transversal. 4 cilindros en línea.
Cilindrada 1.968 cc.
Potencia máxima 140 CV a 4.200 rpm.
Par máximo 320 Nm a 1.750 rpm.

TRANSMISIÓN

Tracción Total.
Caja de cambios Manual, 6 velocidades.

DIRECCIÓN Y FRENOS

Sistema Cremallera, electromecánica.
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Suspensión del/tras McPherson/multibrazo.

DIMENSIONES

Peso 1.706 kg.
Largo/ancho/alto 4.771/1.820/1.550 mm.
Cap. depósito 70 litros.
Vol. maletero 588 litros.
Neumáticos 225/50 R17.

PRESTACIONES Y CONSUMOS

Velocidad máxima 198 km/h.
De 0 a 100 km/h 10,3 segundos.
Urbano homologado 7,0 l/100 km.
Durante la prueba 7,4 l/100 km.
Emisiones CO2 150 g/km.
Impuesto Matriculación. 4,75%.

Prueba realizada con BP Ultimate

Dejar un comentario

Catalogado como Pruebas

Deja un comentario